Are­nas mo­ve­di­zas

El 'deí­to' de Pas­cual

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

pas­cual Gon­zá­lez, ese ge­nio re­na­cen­tis­ta se­vi­llano, se lle­va el de­do al cue­llo y ha­bla. Eso, que no tie­ne mé­ri­to, in­clu­so sin de­do, en us­ted y en mí, lo tie­ne de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria en el hombre que más y me­jor le ha can­ta­do a Se­vi­lla. Ese lar­gui­ru­cho, del­ga­do y bi­go­tu­do in­di­vi­duo que si­gue lu­cien­do su cé­le­bre co­le­ta creó en su día con Jua­ni Cal­ce­tei­ro, la voz em­ble­má­ti­ca de Can­to­res de Hís­pa­lis, un gru­po de música que se es­ca­pa­ba de los es­que­mas ha­bi­tua­les de la ciu­dad del Gua­dal­qui­vir. En­sa­yó, arries­gó y pro­bó nue­vas fór­mu­las de ex­pre­sión mu­si­cal a las que el pú­bli­co se en­tre­gó sin du­dar­lo y di­na­mi­zó el mer­ca­do de las se­vi­lla­nas has­ta el cé­le­bre boom que com­par­tió al fi­nal de los ochen­ta con otros gru­pos ex­ce­len­tes. Pas­cual tu­vo siem­pre un tio­vi­vo en la ca­be­za, y de ese fes­ti­val de co­lo­res y so­ni­dos sur­gie­ron pie­zas me­mo­ra­bles que, es­cu­cha­das vein­te o trein­ta años des­pués, si­guen sien­do fres­cas, in­ten­sas y de­li­cio­sas. Su obra de­di­ca­da a la Se­ma­na San­ta, co­pla a co­pla, es el ca­tá­lo­go per­fec­to de la es­pi­ri­tua­li­dad y hon­du­ra de la se­ma­na gran­de de Se­vi­lla, sea en la gra­ve­dad de San Lo­ren­zo co­mo en la ale­gría po­pu­lar de Tria­na: no es fá­cil can­tar­le al Si­len­cio por se­vi­lla­nas, con sae­ta de por me­dio, pe­ro Pas­cual lo hi­zo, co­mo con el Ca­cho­rro o Pa­sión. Y así con to­do. Y de re­pen­te le vino un desafío. No era una com­po­si­ción en­re­ve­sa­da ni un éxi­to pen­dien­te ni un concierto tras­cen­den­tal. Era la vi­da y la muer­te, el com­ba­te de­ci­si­vo, el ha­cha­zo di­fí­cil de es­qui­var. Un bi­cho en la la­rin­ge. Y la mu­dez. Y las intervenciones. Y los tra­ta­mien­tos. Quien tan­to ha­bía de­cla­ma­do las co­sas de su ba­rrio de La Cal­za­da, de la Fe­ria de Se­vi­lla, de los ni­ños de su tie­rra, de to­da la An­da­lu­cía que sos­te­nía con sus can­tos de­bía ca­llar­se y per­der to­da es­pe­ran­za de vol­ver a can­tar y, ca­si ca­si, a ha­blar. Bas­tan­te te­nía con es­tar vi­vo. Ima­gino su lu­cha. La re­bel­día e in­con­for­mis­mo que siem­pre le guio te­nía que sa­lir por al­gu­na par­te: ha si­do un ti­po que siem­pre ha sa­bi­do aguan­tar las em­bes­ti­das crí­ti­cas que sue­len acom­pa­ñar las ca­rre­ras de los rompe­dores, de los in­no­va­do­res. Se pu­so el mun­do por mon­te­ra, hi­zo lo que le di­je­ron los mé­di­cos y, a los po­cos me­ses de la úl­ti­ma in­ter­ven­ción, el que no iba a ha­blar en mu­cho tiem­po apren­dió a po­ner­se el de­do en el cue­llo y ha­bla co­mo una co­to­rra. Su ca­be­za en­fu­re­ci­da­men­te crea­ti­va no po­día es­tar quie­ta: du­ran­te es­te tiem­po Pas­cual Gon­zá­lez ha es­cri­to y gra­ba­do una obra cum­bre de­di­ca­da al Na­ci­mien­to, Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción de Cris­to asom­bro­sa­men­te her­mo­sa. Son do­ce pa­sa­jes mu­si­ca­les, acom­pa­ña­do por la Ro­yal Fi­lar­mo­nic de Lon­dres y las vo­ces re­es­truc­tu­ra­das de Can­to­res. Pas­cual no can­ta en es­te dis­co, pe­ro tú es­tás oyen­do a Pas­cual. A Can­to­res se han in­cor­po­ra­do Die­go Ben­ju­mea y Álex Her­nán­dez pa­ra, con Jua­ni y Car­los, for­mar un cuar­te­to so­ber­bio. Y te pre­gun­tas si ahí está can­tan­do Pas­cual. No can­ta, pe­ro ha me­ti­do su pu­ñe­te­ro duen­de y, por su­pues­to, sus im­pa­ga­bles mo­nó­lo­gos y re­ci­ta­dos. Con su ‘deí­to’. Es él, con otra voz más que­da, pe­ro di­cien­do esas co­sas que só­lo sa­be es­cri­bir él y que tam­bién só­lo sa­be re­ci­tar él. No de­jen pa­sar la opor­tu­ni­dad de es­cu­char­lo. Se­vi­lla le debe a Pas­cual Gon­zá­lez el pre­gón de su Se­ma­na San­ta. Es im­per­do­na­ble que quien me­jor ha

A los po­cos me­ses de la úl­ti­ma in­ter­ven­ción, el que no iba a ha­blar en mu­cho tiem­po apren­dió a po­ner­se el de­do en el cue­llo y ha­bla co­mo una co­to­rra

Qcan­ta­do a la ciu­dad no ha­ya de­ja­do pa­ra la his­to­ria una ho­ra y me­dia pro­di­gio­sa que es­ta­ría­mos re­pi­tien­do año a año sus se­gui­do­res. Ig­no­ro qué ha he­cho que to­dos los Con­se­jos de Co­fra­días ha­yan per­di­do la opor­tu­ni­dad de apun­tar pa­ra la me­mo­ria co­lec­ti­va re­ta­zos tan be­llos y hon­dos co­mo los que ha gra­ba­do en sus di­fe­ren­tes pie­zas del Rin­cón Co­fra­de, pe­ro si yo fue­ra al­gún día miem­bro del ju­ra­do que eli­ge pre­go­ne­ros no ten­dría nin­gu­na du­da en con­ven­cer a to­dos de que no só­lo Se­vi­lla, sino el mun­do en­te­ro me­re­ce la emo­ción de un crea­dor in­so­bor­na­ble. Con el de­do en la gar­gan­ta. O sin el de­do, que to­do se an­da­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.