En por­ta­da.

No son mul­ti­tud, pe­ro son ca­da vez más y em­pie­zan a for­mar par­te de un mo­vi­mien­to que reivin­di­ca me­nos vio­len­cia ver­bal y más tiem­po pa­ra lo que de ver­dad es im­por­tan­te. El 'so­cial me­dia fa­ti­gue' ha lle­ga­do has­ta Si­li­con Va­lley. Se lo con­ta­mos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - TEX­TO: DA­NIEL MÉNDEZ / FO­TO­GRA­FÍA: DA­NIEL MÉNDEZ Y AN­TÓN GOI­RI

La so­cial me­dia fa­ti­gue se dis­pa­ra: ca­da vez más gen­te de­ja de usar re­des so­cia­les. Ha­bla­mos con va­rias ce­le­bri­da­des que han ce­rra­do sus cuen­tas pa­ra en­ten­der qué las ha mo­vi­do a des­co­nec­tar.

Fueuno de los fun­da­do­res de Youtu­be y Pa­ypal y si­gue tra­ba­jan­do en nue­vas pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, pe­ro Chad Hur­ley lo tie­ne cla­ro: «Se pro­du­ce de­ma­sia­da in­for­ma­ción y la gen­te em­pie­za a des­co­nec­tar. En los pró­xi­mos años se va a pro­du­cir un so­cial me­dia fa­ti­gue. A la gen­te le va a em­pe­zar a dar igual lo que se cuel­ga on-line de con­ti­nuo». So­cial me­dia fa­ti­gue es la ex­pre­sión de mo­da y no ne­ce­si­ta mu­cha tra­duc­ción. Que exis­ta una ex­pre­sión pa­ra de­fi­nir la sa­tu­ra­ción que pro­du­ce un ser­vi­cio o tec­no­lo­gía y que ca­da vez la usen más los pro­pios geeks y crea­do­res de ese ser­vi­cio o tec­no­lo­gía es un cla­ro in­di­ca­dor de que al­go es­tá pa­san­do. Ha­ce so­lo unas se­ma­nas, Tim Cook –el con­se­je­ro de­le­ga­do de Ap­ple– in­sis­tía en un fo­ro so­bre el asun­to: «No ten­go hi­jos, pe­ro ten­go un so­brino al que le pon­go al­gu­nos lí­mi­tes. Co­mo, por ejem­plo, que no es­té en re­des so­cia­les». Y más sor­pren­den­te era aún que en no­viem­bre Sean Par­ker, co­fun­da­dor de Fa­ce­book y co­no­ci­do por su agre­si­va for­ma de em­pren­di­mien­to en Si­li­con Va­lley, lle­ga­ra a de­cir que las re­des so­cia­les nos es­tán da­ñan­do el ce­re­bro. «Li­te­ral­men­te cam­bia tu re­la­ción con la so­cie­dad y con los de­más. So­lo Dios sa­be lo que es­tán ha­cien­do al ce­re­bro de nues­tros hi­jos». Es más, ad­mi­tía que Fa­ce­book y otras re­des es­tán de­li­be­ra­da­men­te di­se­ña­das pa­ra cap­tar cuan­ta más aten­ción po­si­ble de los usua­rios, pa­ra que es­tos en­tren en «bu­cle», y que se ha­cía «ex­plo­tan­do la vul­ne­ra­bi­li­dad de la psi­co­lo­gía hu­ma­na». ¿Qué es­tá pa­san­do? La or­ga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca Di­gi­tal Awa­re­ness UK de­ci­dió pre­gun­tár­se­lo a cin­co mil es­tu­dian­tes. El re­sul­ta­do de su es­tu­dio de­ja un da­to asom­bro­so: un 63 por cien­to de los es­tu­dian­tes bri­tá­ni­cos afir­ma que no le im­por­ta­ría que las re­des so­cia­les de­ja­ran de exis­tir. Y has­ta un 71 por cien­to de ellos ha de­ja­do de pu­bli­car du­ran­te un tiem­po en sus re­des so­cia­les. Bien es cier­to que la ma­yo­ría vuel­ve, pe­ro bus­can­do nue­vas al­ter­na­ti­vas.

TEN­DEN­CIA A LA BA­JA. En Es­pa­ña los da­tos no son tan sig­ni­fi­ca­ti­vos, pe­ro un 45 por cien­to de­cla­ra ha­ber aban­do­na­do al­gu­na red so­cial en 2017, se­gún se re­co­ge en el Es­tu­dio anual de re­des so­cia­les, ela­bo­ra­do por IAB Spain. En­tre las gran­des, Twit­ter es la que con­cen­tra una ma­yor ta­sa de aban­dono: un 13 por cien­to de los usua­rios la ha­bía de­ja­do de vi­si­tar o ha­bía eli­mi­na­do su per­fil. Y no es la úni­ca que co­mien­za a mos­trar sín­to­mas de des­gas­te. Un 72 por cien­to de las per­so­nas que no son usua­rias de re­des so­cia­les de­cla­ra­ba que no te­nía in­ten­ción de abrir­se un per­fil en el fu­tu­ro; en 2016 era un 59 por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.