En­tre­vis­ta. Ha­bla­mos con la mo­de­lo Geor­gi­na Ro­drí­guez y su pro­yec­to pro­fe­sio­nal tras el na­ci­mien­to de su hi­ja con Cris­tiano Ro­nal­do.

"Siem­pre he si­do muy echa­da pa­ra ade­lan­te"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - DRA­KE / FO­TO­GRA­FÍA: AN­TO­NIO TE­RRÓN POR VIR­GI­NIA

Es­tá em­pe­zan­do su carrera de mo­de­lo y no le gus­ta ser pre­sen­ta­da co­mo la no­via de Ro­nal­do, con quien tie­ne una pre­cio­sa hi­ja de cua­tro me­ses. Ab­so­lu­ta­men­te rea­cia en nues­tro en­cuen­tro a ha­blar de su vi­da per­so­nal –pa­ra eso tie­ne ac­ti­va su cuen­ta de Ins­ta­gram–, no da tre­gua a que le pre­gun­te­mos por su ru­mo­rea­da, y qui­zá in­mi­nen­te, bo­da con el as­tro ma­dri­dis­ta –di­cen que po­dría ser es­te ve­rano– ni tam­po­co acer­ca de có­mo ha cam­bia­do su vi­da des­de que con­vi­ven jun­tos y cui­da de sus tres hi­jos an­te­rio­res, con­ce­bi­dos a tra­vés de ges­ta­ción su­bro­ga­da. Na­da nos con­ta­rá Geor­gi­na de sus mie­dos o in­se­gu­ri­da­des ni de lo que la enamo­ró de CR7. Y mu­cho me­nos de los pla­nes de fu­tu­ro del fut­bo­lis­ta. Lo que sí nos cuen­ta Geor­gi­na Ro­drí­guez en es­ta en­tre­vis­ta es que na­die le re­ga­ló na­da cuan­do de­ci­dió in­de­pen­di­zar­se a los 18 años y que tra­ba­jó du­ro por sa­lir ade­lan­te cuan­do los re­cur­sos eran es­ca­sos. Tam­bién nos ha­bla de sus sue­ños y de su de­seo de es­tu­diar mar­ke­ting y for­mar su pro­pia em­pre­sa. Nos lan­za­mos a la li­dia con mu­cho tem­ple pa­ra co­no­cer más de cer­ca a es­ta mu­jer que es­tá dis­pues­ta a po­ner­se el mun­do por mon­te­ra. Xlse­ma­nal. Na­ció en Bue­nos Ai­res ha­ce 24 años. Geor­gi­na Ro­drí­guez. Mi pa­dre es ar­gen­tino y mi ma­dre es de Mur­cia. Fue­ron a Bue­nos Ai­res con mi her­ma­na Iva­na pa­ra que ellas co­no­cie­ran a la fa­mi­lia de mi pa­dre. De­ci­die­ron que­dar­se un tiem­po allí y na­cí yo. Mi pa­dre in­ten­tó con­ven­cer a mi ma­dre pa­ra vi­vir en Argentina, pe­ro no lo con­si­guió y, cuan­do yo te­nía un año, re­gre­sa­ron a Mur­cia. Des­pués, nos tras­la­da­mos a vi­vir a Ja­ca. XL. ¿A qué se de­di­ca­ba su pa­dre? G.R. No quie­ro que es­ta en­tre­vis­ta sea tan in­ten­sa; pre­fie­ro que ha­ble­mos de cui­da­dos fí­si­cos y de be­lle­za y no ha­blar de mi fa­mi­lia [pri­mer avi­so]. XL. ¿Cuán­do des­cu­brió su pa­sión por el bai­le? G.R. A los cin­co años em­pe­cé a ha­cer dan­za clá­si­ca. Ja­ca es un pue­blo pe­que­ño y, co­mo mis com­pa­ñe­ras de co­le­gio iban a ba­llet, mi ma­dre de­ci­dió apun­tar­nos a mi her­ma­na y a mí. XL. ¿Qué tal es­tu­dian­te era? G.R. Bue­na, apro­ba­ba con fa­ci­li­dad; pe­ro, pa­ra mí, el ba­llet lo ha si­do to­do: me en­can­ta­ba y me in­cul­có dis­ci­pli­na. XL. ¿Cuán­do de­jó de bai­lar? G.R. A los 17 años. Me fui de Ja­ca a bus­car­me la vi­da por­que no que­ría vi­vir en un pue­bli­to pe­que­ño don­de no hay mu­cho que ha­cer. XL. ¿Pen­só en es­tu­diar al­gu­na carrera? G.R. Sí, pe­ro sa­bía que an­tes te­nía que po­ner­me a tra­ba­jar si que­ría ve­nir­me a Madrid. Co­mo te­nía cla­ro que si

Una foto de Geor­gi­na Ro­drí­guez con Cris­tiano Ro­nal­do pa­sean­do por Pa­rís en 2016 dio la vuel­ta al mun­do. Des­de en­ton­ces, y has­ta el na­ci­mien­to de su pri­me­ra hi­ja, en 2017, po­co he­mos sa­bi­do de ella. Aho­ra, Geor­gi­na nos cuen­ta có­mo ha vi­vi­do to­do es­te tiem­po mien­tras po­sa co­mo mo­de­lo pa­ra Yves Saint Lau­rent Beau­té.

me que­da­ba en Ja­ca no iba a aho­rrar na­da, tra­ba­jé de ca­ma­re­ra en un pue­blo pe­que­ño de Hues­ca, de tres­cien­tos ha­bi­tan­tes, en el que no ha­bía na­da, don­de al­qui­lé un pi­so y com­par­tí ha­bi­ta­cio­nes con unos pro­fe­so­res in­te­ri­nos. Cuan­do tu­ve lo su­fi­cien­te, me vi­ne a Madrid, que era mi ver­da­de­ro ob­je­ti­vo. XL. Ado­les­cen­te to­da­vía, ¿no le cos­tó se­pa­rar­se de su fa­mi­lia? G.R. Siem­pre he si­do muy echa­da pa­ra ade­lan­te y no te­nía miedo. Te­nía muy cla­ro lo que que­ría ha­cer con mi vi­da. XL. Pe­ro re­nun­ció al que, se­gún cuen­ta, lo era to­do pa­ra us­ted. G.R. La dan­za se que­dó en Ja­ca. El ba­llet es un de­por­te muy ca­ro, so­bre to­do en un pue­blo. Hay que pa­gar la aca­de­mia y el ma­te­rial: unas pun­tas valen 50 eu­ros y, bai­lan­do tres ho­ras dia­rias, te du­ran cin­co días. ¡Haz cuen­tas! Lue­go es­tán los via­jes, los con­cur­sos, la ro­pa… Pe­ro es que, por en­ci­ma de to­do, yo que­ría sa­lir de Ja­ca. Me hu­bie­ra gus­ta­do es­tu­diar al­go en Madrid, pe­ro en­tre el tra­ba­jo, los ho­ra­rios, el trá­fi­co… XL. ¿Le cos­tó in­te­grar­se? G.R. Gra­cias a Dios, di con gen­te muy bue­na des­de el prin­ci­pio; pe­ro tam­bién es ver­dad que he apren­di­do a se­pa­rar muy bien las amis­ta­des, ya que mu­cha gen­te se ha acer­ca­do a mí y me ha he­cho da­ño, que­rien­do o sin que­rer. Lle­gué so­la a la ca­pi­tal con 19 años y me pu­se un es­cu­do, pe­ro es ver­dad que me en­tró un po­co de miedo al prin­ci­pio. XL. ¿En­con­tró tra­ba­jo pron­to? G.R. Sí, em­pe­cé de de­pen­dien­ta en una tien­da de ro­pa en San Se­bas­tián de los Re­yes (Mas­si­mo Dut­ti), muy le­jos de don­de yo vi­vía –en ave­ni­da de Amé­ri­ca–; pe­ro yo que­ría tra­ba­jar en el lu­jo y comprendí que pa­ra eso te­nía que ha­blar in­glés. En­ton­ces de­ci­dí ir­me cua­tro me­ses de au pair a In­gla­te­rra. Vi­ví en Bris­tol, con­tra­ta­da por una fa­mi­lia, y al vol­ver a Madrid em­pe­cé a tra­ba­jar en Guc­ci. Te­nía 22 años. XL. ¿Qué tal le fue? G.R. Al prin­ci­pio muy bien, has­ta que sa­lie­ron las fo­tos de Pa­rís, la pren­sa me aco­só y tu­ve que cam­biar de tien­da. En Guc­ci es­tu­ve so­lo ocho me­ses, des­de abril has­ta di­ciem­bre de 2016. XL. En no­viem­bre de 2016 se pu­bli­ca­ron las pri­me­ras fo­tos su­yas jun­to con Ro­nal­do en Dis­ney­land. A partir de ahí se con­vir­tió en ob­je­ti­vo de la pren­sa ro­sa, ¿có­mo vivió ese cam­bio? G.R. Mal. Yo me es­con­día, pe­ro me iban a bus­car a la tien­da. Tam­bién lla­ma­ban a Guc­ci y pre­gun­ta­ban por mí, ha­cién­do­se pa­sar por clien­tes míos. Co­mo yo te­nía que fi­de­li­zar mu­cho a mis clien­tes, me po­nía al te­lé­fono y lue­go es­cu­cha­ba una voz que me pre­gun­ta­ba si era ver­dad mi re­la­ción. Al­re­de­dor de Guc­ci ha­bía siem­pre ocho o diez fo­tó­gra­fos es­pe­rán­do­me. El di­rec­tor me de­cía que me ba­ja­ra al al­ma­cén por­que no que­ría ver­me en la tien­da. Em­pe­cé a es­tar muy in­có­mo­da y en­ton­ces de­jé Guc­ci y me fui a la tien­da de Pra­da en El Cor­te In­glés. XL. ¿Qué tal ven­de­do­ra es? G.R. Era muy bue­na tra­ba­jan­do y fue­ron mo­men­tos muy má­gi­cos con to­dos mis com­pa­ñe­ros, ven­día mu­cho y fi­de­li­za­ba al clien­te. En el mystery shop­per (téc­ni­ca uti­li­za­da por las em­pre­sas pa­ra eva­luar la aten­ción que dan los em­plea­dos al clien­te) lle­gué a sa­car dos ve­ces cien pun­tos, y nin­gún de­pen­dien­te tie­ne esa pun­tua­ción. XL. ¿Es bue­na psi­có­lo­ga? G.R. En ge­ne­ral me gus­ta ana­li­zar; soy bas­tan­te ca­lla­da, pe­ro ana­li­zo mu­cho. Soy tí­mi­da y me cues­ta abrir­me, pe­ro con la gen­te que co­nec­to es pa­ra siem­pre. XL. ¿Qué vi­da ha­cía? ¿Salía mu­cho? G.R. No, es­ta­ba tan can­sa­da cuan­do lle­ga­ba a ca­sa que lo úni­co que que­ría era du­char­me, en­tre­nar en el gim­na­sio, vol­ver a ca­sa, co­ci­nar­me al­go y ha­cer las ta­reas del ho­gar: ir al su­per­mer­ca­do,

"Nun­ca me he creí­do su­pe­rior a na­die, por su­pues­to. Me en­can­ta­ba ga­nar­me las co­sas por mí mis­ma" "No­so­tros ve­mos muy po­ca te­le­vi­sión. Siem­pre co­me­mos en si­len­cio o po­ne­mos un po­co de mú­si­ca"

po­ner la­va­do­ras, ten­der la ro­pa, lim­piar… Al fi­nal, te acues­tas can­sa­da pa­ra vol­ver a tra­ba­jar al día si­guien­te. Dos o tres ve­ces a la se­ma­na iba un ra­to a ca­sa de mi her­ma­na. Esa era mi ru­ti­na. Me hu­bie­se gus­ta­do apun­tar­me aquí a cla­ses de bai­le, pe­ro era im­po­si­ble com­pa­gi­nar los ho­ra­rios del tra­ba­jo y los de las aca­de­mias: so­lo te­nía tiem­po pa­ra tra­ba­jar y pa­ra ocu­par­me de mí mis­ma. To­do es­to me ha he­cho muy fuer­te. XL. ¿Y muy se­gu­ra de sus po­si­bi­li­da­des? G.R. Sí, pe­ro nun­ca me he creí­do su­pe­rior a na­die, por su­pues­to. Me en­can­ta­ba ga­nar­me las co­sas por mí mis­ma y ja­más me he de­ja­do ayu­dar cuan­do al­guien se ofre­cía a echar­me una mano: ¡nun­ca! XL. En sus cir­cuns­tan­cias, ¿no ad­mi­tir ayu­da de na­die tie­ne un pun­to de or­gu­llo? G.R. No es cues­tión de or­gu­llo. Soy rea­lis­ta y si veo que no pue­do com­prar­me al­go de­ma­sia­do ca­ro no me preo­cu­po: si no pue­do lle­var un Cha­nel, me com­pro un Za­ra. ¿Pa­ra qué alar­dear de al­go que no te co­rres­pon­de? XL. ¿Y aho­ra? G.R. Aho­ra mis­mo si­go usan­do va­que­ros de Za­ra, por ejem­plo, y me en­can­tan. No vis­to en­te­ra de Guc­ci, pa­ra na­da. XL. ¿En qué mo­men­to de­ci­de ser mo­de­lo? G.R. No hay un mo­men­to exac­to. Cuan­do era pe­que­ña, yo no era muy bo­ni­ta ni tu­ve nun­ca esa pi­car­día de que­rer ser la más gua­pa de la cla­se, por­que me sen­tía muy nor­mal; pe­ro, cuan­do pa­sé al ins­ti­tu­to, la gen­te de­cía que era muy gua­pa, que te­nía un cuer­po muy bo­ni­to… Y a ba­se de es­cu­char a to­do el mun­do que yo era muy gua­pa me lo em­pe­cé a creer y pen­sé: «¡Jo­lín! Ser mo­de­lo no es­tá mal». ¿Qué niña, sien­do gua­pa, no sue­ña con ser la ima­gen de una bue­na cam­pa­ña? Quien di­ga que no es­tá min­tien­do. Y eso fue lo que me pa­só. XL. ¿En­ton­ces se fue de Ja­ca pa­ra ser mo­de­lo? G.R. No me fui exac­ta­men­te por eso; pe­ro sí es ver­dad que, al lle­gar a Madrid, me pa­ra­ron por la ca­lle va­rias ve­ces

y me ofre­cie­ron tar­je­tas pa­ra que fue­ra a las agen­cias. Ha­bía fo­tó­gra­fos que me pa­ra­ban y me de­cían que que­rían ha­cer­me fo­tos, aun­que yo no po­día pe­dir per­mi­so en los tra­ba­jos pa­ra ha­cer cas­tings; yo ne­ce­si­ta­ba tra­ba­jar pa­ra so­bre­vi­vir. XL. ¿Con qué ti­po de vi­da so­ña­ba en­ton­ces? G.R. Me hu­bie­ra gus­ta­do ser di­rec­to­ra de al­gu­na bou­ti­que, mon­tar una em­pre­sa con mi her­ma­na… por­que yo, de ca­ra al pú­bli­co, ven­día mu­cho y, jo­lín, que­ría ven­der pa­ra mí, ga­nar pa­ra mí, no pa­ra otros: eso me hu­bie­se en­can­ta­do y no des­car­to ha­cer­lo. XL. ¿Cuán­to tiem­po es­tu­vo vi­vien­do so­la? G.R. Un año y me­dio. Cuan­do tu­ve que aban­do­nar Guc­ci, de­jé de vi­vir so­la. XL. A partir de di­ciem­bre de 2016 se va a vi­vir con Cris­tiano Ro­nal­do, ¿to­do cam­bió pa­ra us­ted ra­di­cal­men­te? G.R. Es­to no lo voy a con­tes­tar por­que en es­ta en­tre­vis­ta no pro­ce­de [se­gun­do avi­so].

G.R. [Un po­co en­fa­da­da]. ¿No es me­jor em­pe­zar de nue­vo la en­tre­vis­ta? XL. ¡No! ¿Le pa­re­ce mal que le pre­gun­te có­mo ha cam­bia­do su vi­da des­de que se fue a vi­vir con Ro­nal­do? Lo cuen­ta y lo mues­tra en Ins­ta­gram con mu­cha fre­cuen­cia. G.R. Mmmm… [Du­da si con­tes­tar]. Mi vi­da ha cam­bia­do pa­ra me­jor, evi­den­te­men­te, re­ci­bo mu­cho amor por to­dos los la­dos y ten­go mu­cho amor pa­ra dar. XL. ¿Se sien­te se­gu­ra en es­te nue­vo mun­do en el que vi­ve? G.R. Sí, dis­tin­go per­fec­ta­men­te a las per­so­nas, si­go te­nien­do mis ami­gos de an­tes y sé des­car­tar muy bien a la gen­te que se arri­ma por al­go. ¡Ex­pe­rien­cia de la vi­da! Una ya se­lec­cio­na bien a quién quie­re te­ner al la­do y a quién no. XL. Prác­ti­ca­men­te de la no­che a la ma­ña­na se en­cuen­tra con 24 años y una fa­mi­lia he­cha con cua­tro hi­jos. ¿Cam­bia sus ex­pec­ta­ti­vas de tra­ba­jo, de vi­da? G.R. ¡Pa­ra na­da! To­do lo con­tra­rio: es un car­ga­dor dia­rio, es una do­sis de mi­mo, de be­sos, de amor… XL. Cuan­do ini­cia su re­la­ción con Ro­nal­do, ya sa­be que hay un niño de seis años y dos en ca­mino (los tres por ges­ta­ción su­bro­ga­da). ¿Le asus­tó un po­co? G.R. No. Yo siem­pre he si­do ma­du­ra y pa­ra mí te­ner cua­tro hi­jos no es una car­ga. Lo lle­vo muy bien y, de he­cho, ya no me ima­gino mi vi­da sin mis hi­jos. XL. ¿Qué cam­bia en us­ted cuan­do sa­be que es­tá embarazada? G.R. Na­da; bueno, si an­tes ya me cui­da­ba, du­ran­te el em­ba­ra­zo me cui­dé mu­cho más, pe­ro co­mía lo mis­mo, dor­mía bien, no he te­ni­do vó­mi­tos, no en­gor­dé ca­si na­da, no te­nía ma­nías… Bueno, a los ocho me­ses de em­ba­ra­zo me dio por bai­lar sal­sa y con­tra­té una pa­re­ja de bai­la­ri­nes que me en­se­ña­ban los pa­sos, pe­ro lo tu­ve que de­jar por­que me ma­rea­ba [son­ríe].

El re­pre­sen­tan­te de Geor­gi­na in­ter­vie­ne pa­ra re­cor­dar­nos que so­lo quie­re con­tes­tar pre­gun­tas de be­lle­za, moda, cui­da­dos fí­si­cos o re­la­cio­na­dos con la ma­ter­ni­dad: «Es­to no es el ¡Ho­la!», di­ce. "Dis­tin­go per­fec­ta­men­te a las per­so­nas. Si­go te­nien­do mis ami­gos de an­tes y sé des­car­tar a los que se arri­man por al­go"

XL. ¿Es­ta­ba pre­pa­ra­da men­tal­men­te pa­ra un cam­bio de vi­da tan ra­di­cal? G.R. Sí. Hay ni­ñas que no es­tán pre­pa­ra­das ni si­quie­ra pa­ra sa­lir de ca­sa con 17 o 18 años, pe­ro otras sí; y yo me iden­ti­fi­co con la ma­yo­ría de las per­so­nas y de las mu­je­res del mun­do, no soy en na­da di­fe­ren­te al res­to. XL. Tan so­lo una se­ma­na des­pués de dar a luz sa­lie­ron en pren­sa unas fo­tos su­yas ha­cien­do ejer­ci­cio en el gim­na­sio que ge­ne­ra­ron bas­tan­te po­lé­mi­ca. ¿No pien­sa que se pre­ci­pi­tó de­ma­sia­do? ¿Le ob­se­sio­na­ba la re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca? G.R. Yo nun­ca in­cum­plí na­da de lo que me di­je­ron mis mé­di­cos, to­do lo con­tra­rio. XL. ¿Cuán­do de­jó de tra­ba­jar? G.R. En fe­bre­ro y me que­dé embarazada en mar­zo. Du­ran­te el em­ba­ra­zo me de­di­qué a cui­dar­me, a aten­der a los be­bés y em­pe­cé a es­tu­diar un cur­so, que aca­bo de ter­mi­nar, de con­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. XL. En po­co más de un año ha con­se­gui­do te­ner cua­tro mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram. G.R. Sí y no sé por qué, por­que no ha­go ape­nas ca­so a las re­des: me gus­ta gus­tar, pe­ro no soy una chi­ca adic­ta a las re­des so­cia­les; me gus­ta dis­fru­tar el mo­men­to. Hay gen­te que com­par­te las co­sas sin vi­vir­las y, en­ton­ces, es to­do una men­ti­ra. XL. Pe­ro seguro que es cons­cien­te del po­ten­cial que su­po­ne te­ner mi­llo­nes de se­gui­do­res en las re­des. G.R. ¡Pues ni idea! Yo me de­di­co más a vi­vir mi vi­da dia­ria y real, no le ha­go ca­so a las re­des so­cia­les. Me ale­gra y me gus­ta sa­ber que me quie­ren y pen­sar que, a lo me­jor, al­go es­toy ha­cien­do bien si ten­go tan­tos se­gui­do­res. XL. ¿Tie­ne mu­chos ha­ters? G.R. Los ten­go, pe­ro no les ha­go de­ma­sia­do ca­so. Me gus­ta pen­sar bien y fi­jar­me en la gen­te que me quie­re, no que me odia o me en­vi­dia. Pre­fie­ro pen­sar que pue­do usar mi po­pu­la­ri­dad pa­ra ayu­dar a los de­más, por ejem­plo, a Nue­vo Fu­tu­ro. Una vez vi­si­té uno de los pi­sos tu­te­la­dos don­de aco­gen a ni­ños que no vi­ven con sus pa­dres. Fue unos días an­tes de mi cum­plea­ños y me es­pe­ra­ron ocho ni­ños con la me­rien­da pre­pa­ra­da, ti­po fies­ta de cum­plea­ños. Me die­ron tan­to amor que que­ría llo­rar. Ha­bía una niña de dos años que vino a abra­zar­me y yo no sa­bía có­mo reac­cio­nar. XL. ¿Sa­bía que es­te ti­po de ho­ga­res exis­te? G.R. No, me lo con­ta­ron cuan­do fui al Ras­tri­llo. Los ni­ños que co­no­cí en el pi­so eran muy mi­mo­sos y pe­dían ca­ri­ño. Otro día, me los lle­vé a Dis­ney on ice, in­clu­so les di mi te­lé­fono por­que me lo pi­die­ron. Des­pués, lo con­ta­ron en el co­le­gio y hu­bo pa­dres que les ofre­cían di­ne­ro a cam­bio de mi nú­me­ro. XL. ¿Le gus­ta­ría adop­tar al­gún niño? G.R. Sí, siem­pre he que­ri­do ha­cer­lo por dar­les la opor­tu­ni­dad. Cuan­do era pe­que­ña, no ju­ga­ba con Bar­bies. Te­nía un mu­ñe­qui­to blan­co y otro ne­gro y ju­ga­ba con be­bés; siem­pre he te­ni­do mu­cho fee­ling con los ni­ños.

"Soy muy ma­du­ra. Te­ner cua­tro hi­jos no es una car­ga. Lo lle­vo muy bien y ya no me ima­gino la vi­da sin ellos"

XL. ¿Ha se­gui­do la his­to­ria de Gabriel, el niño de Al­me­ría? G.R. No ve­mos mu­cho las no­ti­cias, pe­ro me lo con­ta­ron y lo he es­ta­do si­guien­do por In­ter­net. Me ha im­pre­sio­na­do que lo ha­ya ma­ta­do su ma­dras­tra, eso es muy du­ro. No­so­tros ve­mos muy po­ca te­le­vi­sión, siem­pre co­me­mos en si­len­cio o po­ne­mos un po­qui­to de mú­si­ca, sa­li­mos a pa­sear o va­mos al gim­na­sio… XL. ¿Có­mo tie­ne en­fo­ca­da su carrera pro­fe­sio­nal? ¿Ha he­cho al­gún des­fi­le? G.R. Es­toy em­pe­zan­do co­mo mo­de­lo de be­lle­za más que de pa­sa­re­la. No ten­go pa­cien­cia con las re­des so­cia­les co­mo pa­ra ser blo­gue­ra y me veo más co­mo mo­de­lo de fo­to­gra­fía. XL. Si aho­ra le pre­gun­to cuál es su pro­fe­sión, ¿qué me di­ce? G.R. Quie­ro es­tu­diar mar­ke­ting y aten­der a mis hi­jos, por su­pues­to. XL. ¿Mar­ke­ting y con­ta­bi­li­dad pa­ra lle­var sus cuen­tas? G.R. Y mi fu­tu­ra em­pre­sa. XL. Y pa­ra que Ha­cien­da no la per­si­ga. G.R. De eso siem­pre se en­car­ga­rán otros. Siem­pre he que­ri­do es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción y Mar­ke­ting y, aho­ra que pue­do, quie­ro y lo voy a ha­cer. Ya no ten­go que es­tar ocho ho­ras de pie en una tien­da con jor­na­das de cua­ren­ta ho­ras se­ma­na­les. XL. ¿Có­mo se ve den­tro de diez años? G.R. Con mis ni­ños gran­des, no me veo con más hi­jos…

Has­ta aquí he­mos lle­ga­do. Su re­pre­sen­tan­te nos da el ter­cer y úl­ti­mo avi­so: «¿Po­drías pre­gun­tar ya por ru­ti­nas de be­lle­za?». ¡Sea! Geor­gi­na nos cuen­ta que ca­da día en­tre­na una hora, du­ran­te la cual ha­ce spin­ning, bi­kram y pe­sas. Que ha con­tra­ta­do a una en­tre­na­do­ra de un gim­na­sio que hay al la­do de su ca­sa, que la ayu­da cuan­do la fuer­za de vo­lun­tad se resiente un po­co y que le co­rri­ge los ejer­ci­cios pa­ra que no le due­la la es­pal­da o la pier­na. Que le gus­ta ver­se bien y que no tie­ne es­ti­lis­tas que la acon­se­jen ni ma­qui­lla­do­res, sal­vo cuan­do tie­ne que acu­dir a al­gún even­to o al­gu­na se­sión de fo­tos. Que a dia­rio pre­fie­re ir con la ca­ra la­va­da, con un po­co de rí­mel na­da más, por­que tie­ne muy bien la piel, y que le gus­tan las mas­ca­ri­llas. Que no sue­le uti­li­zar ba­se ni co­lo­re­te y que be­be mu­cha agua por­que quie­re es­tar muy bien hi­dra­ta­da. Que pien­sa ha­cer­se re­to­ques es­té­ti­cos en un fu­tu­ro cuan­do lo ne­ce­si­te, pe­ro que no le gus­ta que la gen­te aca­be to­tal­men­te con sus ex­pre­sio­nes de la ca­ra por­que te­ner al­gu­na es bo­ni­to. No le asus­ta la edad por­que lo bueno es se­guir cum­plien­do años: «No le ten­go miedo a la ma­du­rez y me ape­te­ce­rá ser abue­la: se­gu­ra­men­te lo ha­ré muy bien».

Ca­mi­se­ta, de Ame­ri­can Vin­ta­ge; y mi­ni­fa­la­da, de Ds­qua­red2. Fon­do de ma­qui­lla­je All in One Glow, de YSL.

Top, de Za­ra; y len­ce­ría, de Eres.

Ves­ti­do, de Ds­qua­red2. Lá­piz de ojos Cou­tu­re ka­jal, de YSL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.