His­to­ria. ¿Eran los pi­ra­tas me­nos du­ros de lo que creía­mos? Nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que fue­ron pa­dres y ma­ri­dos en­tre­ga­dos.

Los pi­ra­tas no eran unos ti­pos tan in­sen­si­bles co­mo creía­mos. In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes de­mues­tran que fue­ron ma­ri­dos ca­ri­ño­sos y aten­tos pa­dres de fa­mi­lia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FRANK THADEUSZ

Las pa­la­bras que el viu­do ca­pi­tán Wi­lliam Mo­rris es­cri­bió a su ma­dre po­co an­tes de mo­rir to­da­vía re­sul­tan con­mo­ve­do­ras. Le ro­ga­ba que fue­se «pa­dre, ma­dre y abue­la a un tiem­po pa­ra mis ama­dos y dul­ces hi­jos». Po­co des­pués, el ma­ri­ne­ro mo­ría ahor­ca­do por pirata en el Mue­lle de las Eje­cu­cio­nes de Lon­dres. La ter­nu­ra que des­pren­de la úl­ti­ma mi­si­va del ca­pi­tán cho­ca de lleno con la ima­gen de hom­bres te­me­ra­rios y se­dien­tos de san­gre que se nos vie­ne a la ca­be­za cuan­do se ha­bla de pi­ra­tas. Sin em­bar­go, ac­ti­tu­des co­mo la de Mo­rris es­ta­ban mu­cho más ex­ten­di­das en el mun­do de los bu­ca­ne­ros de lo que has­ta aho­ra se creía. Ed­ward Low tie­ne fa­ma de ser uno de los hom­bres más crue­les que ja­más ha­yan na­ve­ga­do ba­jo la ban­de­ra de la ca­la­ve­ra. Uno de los relatos que nos han lle­ga­do de él cuen­ta que al ca­pi­tán de un bar­co apre­sa­do le cortó los la­bios, los hi­zo co­ci­nar y lue­go se los dio a co­mer a otro pri­sio­ne­ro. Low en­car­na­ba el pro­to­ti­po de mons­truo que sem­bró el te­rror en los sie­te ma­res. Aho­ra sa­be­mos que no fue del to­do así. Low tra­ba­ja­ba en los astilleros de Bos­ton a prin­ci­pios del si­glo XVIII. Ca­sa­do y con dos ni­ños, su es­po­sa mu­rió na­da más na­cer su se­gun­do hi­jo, que tam­po­co so­bre­vi­vió mu­cho tiem­po. Aquel dra­ma des­tro­zó la vi­da de Low, que per­dió el nor­te y aca­bó ha­cién­do­se a la mar. Al­gu­nos tes­ti­gos con­ta­ron más tar­de que el du­ro ca­pi­tán llo­ra­ba con­vul­si­va­men­te cuan­do le asal­ta­ba el re­cuer­do de su tra­ge­dia per­so­nal. Una le­gión de ex­per­tos y es­tu­dio­sos se ha plan­tea­do de­rri­bar el mi­to de cri­mi­na­les sin es­crú­pu­los le­van­ta­do en torno a es­tos hom­bres. De pre­sun­tos ase­si­nos in­hu­ma­nos a es­pí­ri­tus li­ber­ta­rios due­ños de una de­li­ca­de­za des­con­cer­tan­te, a ese pun­to lle­ga la reha­bi­li­ta­ción de su ima­gen. La es­cri­to­ra Daph­ne Gea­na­co­pou­los, por ejem­plo, des­cri­be al ca­pi­tán Low co­mo un hom­bre tan sen­si­ble que se

ne­ga­ba a en­ro­lar a pa­dres de fa­mi­lia, ale­gan­do que no po­día desear a otros el las­tre que pa­ra él era ver­se se­pa­ra­do de su es­po­sa e hi­jos. En el úl­ti­mo nú­me­ro de la re­vis­ta His­tory To­day, la his­to­ria­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na Re­bec­ca Si­mon tam­bién elo­gia a cri­mi­na­les con­de­na­dos co­mo Wi­lliam Mo­rris, a los que ca­li­fi­ca de es­po­sos fie­les y aten­tos, «muy cons­cien­tes de las te­rri­bles con­se­cuen­cias que su muer­te po­dría te­ner pa­ra sus fa­mi­lias». Ahí es­tá el ca­so de Wal­ter Ken­nedy, re­co­gi­do por Si­mon en su ar­tícu­lo. Es­te pirata in­glés, que re­gen­tó un bur­del tras

Nue­vos documentos tes­ti­mo­nian que la pi­ra­te­ría se or­ga­ni­zó gra­cias al apo­yo de las es­po­sas en tie­rra El san­gui­na­rio ca­pi­tán Low no en­ro­la­ba a pi­ra­tas que tu­vie­ran hi­jos pa­ra no se­pa­rar­los de sus fa­mi­lias

de­jar el ofi­cio del sa­ble, fue con­de­na­do a mo­rir en la hor­ca en 1721. Al pie del ca­dal­so in­sis­tió en ala­bar a su es­po­sa co­mo de­cha­do de vir­tu­des y mu­jer que siem­pre ha­bía des­apro­ba­do sus mu­chos vi­cios, con la in­ten­ción de aho­rrar­le pro­ble­mas con la Jus­ti­cia. Por su par­te, el his­to­ria­dor John Ap­pleby –de la Ho­pe Uni­ver­sity de Li­ver­pool– ha lle­ga­do a una sor­pren­den­te con­clu­sión tras años de in­ves­ti­ga­cio­nes: to­do el sis­te­ma de la pi­ra­te­ría or­ga­ni­za­da de los si­glos XVI a XVIII se ha­bría ve­ni­do aba­jo de no ha­ber con­ta­do con el apo­yo de las es­po­sas en tie­rra. A gran­des ras­gos, los pi­ra­tas que en­ton­ces in­fes­ta­ban las aguas in­ter­na­cio­na­les res­pon­dían a dos ti­po­lo­gías: por un la­do, cor­sa­rios con au­to­ri­za­ción es­ta­tal, que ata­ca­ban a las flo­tas de los paí­ses enemi­gos con el be­ne­plá­ci­to de sus mo­nar­cas; por el otro, aque­llos cu­yo des­tino más pro­ba­ble era aca­bar ba­lan­ceán­do­se en el extremo de una so­ga. Mu­chos de los que ter­mi­na­ron col­ga­dos en ca­dal­sos eran de­lin­cuen­tes que vul­ne­ra­ban las le­yes co­mer­cia­les con las que la Co­ro­na in­gle­sa opri­mía a sus co­lo­nias en Amé­ri­ca. Los pio­ne­ros del Nue­vo Mun­do so­lo te­nían per­mi­ti­do in­ter­cam­biar mer­can­cías con In­gla­te­rra, y en unas con­di­cio­nes enor­me­men­te des­fa­vo­ra­bles pa­ra ellos. Pa­ra po­der so­bre­vi­vir eco­nó­mi­ca­men­te, mu­chos nor­te­ame­ri­ca­nos de­ci­dían co­rrer el ries­go y bur­lar las le­yes, afir­ma la es­cri­to­ra Daph­ne Gea­na­co­pou­los. No eran po­cos los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des por­tua­rias de In­gla­te­rra y de la pro­pia Amé­ri­ca que veían con bue­nos ojos a es­tos de­lin­cuen­tes. «Los pi­ra­tas lle­va­ban di­ne­ro a sus co­mu­ni­da­des y da­ban tra­ba­jo a los ma­ri­ne­ros, cons­truc­to­res de bar­cos y ar­te­sa­nos lo­ca­les. En aque­lla épo­ca, el es­tig­ma que hoy los acom­pa­ña no exis­tía en­tre la po­bla­ción», cree Gea­na­co­pou­los.

HIS­TO­RIAS DE AMOR

Gra­cias a nue­vas fuentes y tes­ti­mo­nios, los his­to­ria­do­res es­tán des­mon­tan­do la le­yen­da que los des­cri­be co­mo aven­tu­re­ros fue­ra de la ley y ale­ja­dos de cual­quier víncu­lo con el res­to de la co­mu­ni­dad. An­ti­guas car­tas y ac­tas de in­te­rro­ga­to­rios es­tán ha­cien­do po­si­ble una re­cons­truc­ción por fin rea­lis­ta de las vi­das de aque­llos hom­bres, a los que

la pren­sa de la épo­ca pre­sen­ta­ba po­co me­nos que co­mo bes­tias con for­ma hu­ma­na. La de Samuel Be­llamy, por ejem­plo, es una his­to­ria que da­ría pa­ra una pe­lí­cu­la, pe­ro de amor. Era un jo­ven sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio que pu­lu­la­ba por las ta­ber­nas de la pe­nín­su­la del ca­bo Cod, al su­res­te del Mas­sa­chu­setts del si­glo XVIII. En una de sus no­ches de juer­ga, Be­llamy se enamo­ró per­di­da­men­te de la jo­ven Ma­ria Ha­llet. Am­bos jó­ve­nes co­men­za­ron un apa­sio­na­do ro­man­ce. Sin em­bar­go, los pa­dres de Ma­ria se opo­nían a su re­la­ción: en nin­gún ca­so acep­ta­rían que su hi­ja tu­vie­se tra­tos con un vi­vi­dor de su ra­lea. Be­llamy se mar­chó en bus­ca de for­tu­na, pa­ra una vez ri­co vol­ver a por su ama­da. Por su par­te, la des­con­so­la­da Ma­ria des­cu­brió que se ha­bía que­da­do embarazada. Mien­tras la des­hon­ra­da hi­ja de los Ha­llet se veía des­te­rra­da al rin­cón más mi­se­ra­ble del ca­bo Cod, Be­llamy se con­vir­tió en un te­mi­do ca­pi­tán pirata. A partir de la pri­ma­ve­ra de 1716, Be­llamy cap­tu­ró tal can­ti­dad de bar­cos que de­ci­dió re­gre­sar. En abril de 1717, en el viaje de vuel­ta a ca­bo Cod, una fu­nes­ta tem­pes­tad se cru­zó en su ca­mino. El bu­que es­cla­vis­ta que el ca­pi­tán pirata ha­bía capturado po­co an­tes y con el que re­gre­sa­ba a su ho­gar se hun­dió con las cos­tas de la pe­nín­su­la ya a la vis­ta. So­lo so­bre­vi­vie­ron dos ma­ri­ne­ros. Be­llamy no era uno de ellos. De ha­ber con­se­gui­do lle­gar a tie­rra, en lu­gar de una jo­ven lo­za­na, Be­llamy se ha­bría en­con­tra­do con una mu­jer des­tro­za­da. Ma­ria Ha­llet ha­bía da­do a luz a un hi­jo, que mu­rió cuan­do to­da­vía era un be­bé de pe­cho. La des­gra­cia­da mu­cha­cha fue víc­ti­ma de las sos­pe­chas de sus vecinos, que la acu­sa­ban de bru­je­ría, y su­frió enor­mes pe­na­li­da­des.

CO­RRES­PON­DEN­CIA

El pe­cio del bu­que de Be­llamy no ha si­do res­ca­ta­do, pe­ro a lo lar­go del tiem­po han apa­re­ci­do en la cos­ta cer­ca­na al­re­de­dor de dos­cien­tos mil ob­je­tos y res­tos de to­do ti­po que pu­die­ron per­te­ne­cer a su bar­co. Be­llamy no es­cri­bió car­tas de

amor a su ama­da. Sin em­bar­go, los his­to­ria­do­res han cons­ta­ta­do que es­tos cri­mi­na­les mantenían un ac­ti­vo y bien or­ga­ni­za­do in­ter­cam­bio epis­to­lar con sus es­po­sas y que­ri­das.

VI­DAS PRI­VA­DAS

Cuan­do el fi­li­bus­te­ro Samuel Bur­gess ca­yó en ma­nos de ca­za­do­res de pi­ra­tas en 1699, lle­va­ba a bor­do car­tas se­lla­das con la­cre ro­jo. Los his­to­ria­do­res se per­ca­ta­ron de su va­lor si­glos más tar­de. Aque­llos tex­tos abren una ven­ta­na úni­ca a la vi­da pri­va­da del en­torno pre­sun­ta­men­te más cruel de la épo­ca: «Que­ri­do Ja­cob –le es­cri­be a su ma­ri­do una mu­jer lla­ma­da Sa­rah Hor­ne–, apro­ve­cho con ale­gría la oca­sión de par­ti­ci­par­te que tu hi­jo y yo mis­ma nos en­con­tra­mos bien». «Nues­tros co­no­ci­dos y ami­gos tam­bién se en­cuen­tran to­dos bien de sa­lud y te man­dan sus sa­lu­dos», le de­cía unas lí­neas más ade­lan­te a un es­po­so que sur­ca­ba las olas al otro la­do del océano. La car­ta, fe­cha­da el 5 de ju­nio de 1698, se­guía en ma­nos de Bur­gess, que ac­tua­ba co­mo men­sa­je­ro, cuan­do fue apre­sa­do un año más tar­de. Ja­cob Hor­ne nun­ca le­yó las dul­ces pa­la­bras de su es­po­sa. En al­gu­nos ca­sos, el pa­pel de las mu­je­res de las fa­mi­lias de los pi­ra­tas no se que­da­ba en un me­ro apo­yo es­pi­ri­tual, afir­ma el his­to­ria­dor Ap­pleby. Las mu­je­res desem­pe­ña­ban un pa­pel des­ta­ca­do en las re­des lo­ca­les que sos­te­nían a los pi­ra­tas. En mu­chas ciu­da­des por­tua­rias re­gen­ta­ban ta­ber­nas y po­sa­das, lo­ca­les cu­ya prin­ci­pal fun­ción era la de ser­vir co­mo al­ma­ce­nes pa­ra los bie­nes ro­ba­dos. Ma­dres, hi­jas y es­po­sas ac­tua­ban co­mo en­cu­bri­do­ras y cóm­pli­ces que se en­car­ga­ban de ven­der las mer­can­cías en el mer­ca­do ne­gro. «Ayu­da­ban a sus com­pin­ches con los bo­ti­nes que es­tos lle­va­ban a tie­rra», di­ce Ap­pleby. A partir de 1540, la Co­ro­na in­gle­sa se vio en­fren­ta­da a la ca­da día más acu­cian­te cues­tión de qué ha­cer con esa pi­ra­te­ría de tie­rra fir­me. Es­ta preo­cu­pa­ción dio pie a la acu­sa­ción de An­ne Piers, obli­ga­da a com­pa­re­cer an­te el Con­se­jo Real en 1581. John, un hi­jo de An­ne Piers, ha­bía con­se­gui­do cier­ta fa­ma co­mo pirata. La ma­dre fue for­za­da a con­fe­sar que ha­bía re­ci­bi­do de sus ma­nos bie­nes ro­ba­dos, en­tre­ga­dos en el puer­to en mi­tad de la no­che. Sin em­bar­go, du­ran­te el jui­cio el fo­co aca­bó cen­trán­do­se en el he­cho de que Piers es­tu­vie­se en la ca­lle a ho­ras tan in­de­cen­tes. El tri­bu­nal des­es­ti­mó la acu­sa­ción de bru­je­ría, pe­ro man­tu­vo la de ser «una mu­jer­zue­la de vi­da li­cen­cio­sa».

LEYENDAS DE 'GLA­MOUR'

La exis­ten­cia de los pi­ra­tas te­nía mu­cho me­nos gla­mour que el trans­mi­ti­do por las ha­bi­tua­les re­pre­sen­ta­cio­nes mi­ti­fi­ca­do­ras, re­su­me John Ap­pleby. En la ma­yo­ría de los ca­sos de pi­ra­te­ría juz­ga­dos por el Tri­bu­nal Su­pre­mo del Al­mi­ran­taz­go in­glés no apa­re­ce ni ras­tro de esos aven­tu­re­ros lan­za­dos al abor­da­je sa­ble en mano. Sir­va co­mo ejem­plo el jui­cio a Tho­mas Bi­llin­ge, ce­le­bra­do en la pri­ma­ve­ra de 1598: es­te de­lin­cuen­te de po­ca mon­ta se co­ló en un bar­co an­cla­do en el puer­to y ro­bó, en­tre otras co­sas, un ves­ti­do de mu­jer, unos pan­ta­lo­nes y un som­bre­ro de te­la.

Los his­to­ria­do­res han des­cu­bier­to que los pi­ra­tas mantenían una re­la­ción epis­to­lar con sus es­po­sas

Se di­ce que Ed­ward Low cortó los la­bios a un ca­pi­tán apre­sa­do, los asó y se los hi­zo co­mer a otro pre­so. Su fa­ma de sá­di­co cho­ca con su fa­ce­ta de sen­si­ble pa­dre de fa­mi­lia.

PRO­TEC­TOR HAS­TA LA MUER­TE An­tes de que lo eje­cu­ta­ran, en 1721, Wal­ter Ken­nedy hi­zo un emo­cio­na­do ale­ga­to en fa­vor de su mu­jer pa­ra pro­te­ger­la an­te la Jus­ti­cia.

LOS ROMEO Y JU­LIE­TA DEL MAR Samuel Be­llamy se hi­zo pirata en el si­glo XVIII pa­ra ha­cer for­tu­na y que lo acep­ta­ra la fa­mi­lia de su ama­da, Ma­ria Ha­llet. Su ro­man­ce aca­bó en tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.