Có­mo mi­rar un cuadro.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JOSÉ SE­GO­VIA

Pai­sa­je con nie­ve, de Vin­cent van Gogh.

Fran­cis­co de San­do­val y Ro­jas, du­que de Ler­ma y va­li­do del mo­nar­ca Fe­li­pe III, reali­zó en pleno Si­glo de Oro una ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria re­don­da que lo con­vir­tió en un hombre ri­quí­si­mo. La idea de tras­la­dar la cor­te desde Ma­drid a Va­lla­do­lid par­tió de Ler­ma pa­ra ale­jar a Fe­li­pe III de la in­fluen­cia de su abue­la, la em­pe­ra­triz Ma­ría. Con la cor­te a ori­llas del Pi­suer­ga, la ciudad ex­pe­ri­men­tó un inusi­ta­do crecimiento de po­bla­ción. To­dos aque­llos que es­ta­ban de al­gu­na for­ma li­ga­dos al apa­ra­to del Es­ta­do hi­cie­ron sus ma­le­tas y aban­do­na­ron Ma­drid, en­tre ellos, Mi­guel de Cer­van­tes y su fa­mi­lia, que lle­ga­ron a Va­lla­do­lid en la pri­ma­ve­ra de 1604. El cam­bio de ca­pi­tal re­sul­tó muy be­ne­fi­cio­so pa­ra el du­que de Ler­ma, que com­pró ca­sas en Ma­drid a pre­cios de sal­do cuan­do el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio a ori­llas del Man­za­na­res se des­plo­mó por la mu­dan­za de la cor­te a la ciudad cas­te­lla­noleo­ne­sa. El hombre fuer­te del reino sa­bía que a cor­to plazo el mo­nar­ca re­gre­sa­ría a Ma­drid, lo que dis­pa­ra­ría de nue­vo el pre­cio de la vi­vien­da. Y acer­tó. Du­ran­te un lus­tro, de 1601 a 1606, Va­lla­do­lid fue una fiesta. A fi­na­les del ve­rano de 1605, una epi­de­mia pro­vo­có la in­quie­tud en la cor­te. El te­mor a la pes­te, el fa­lle­ci­mien­to de la abue­la de Fe­li­pe III Ma­ría de Aus­tria (que des­pe­ja­ba el ca­mino a Ler­ma) y el di­ne­ro que ofre­ció Ma­drid al mo­nar­ca pa­ra que cam­bia­ra de idea hi­cie­ron que la cor­te vol­vie­ra a ori­llas del río Man­za­na­res. Los pre­cios de la vi­vien­da se dis­pa­ra­ron y Ler­ma dio el 'pe­lo­ta­zo' in­mo­bi­lia­rio más es­pec­ta­cu­lar del si­glo XVII. El po­der del du­que de Ler­ma fue in­men­so: con­si­guió ha­cer­se mul­ti­mi­llo­na­rio, con­tro­lar el reino y to­mar él so­lo to­das las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas en­tre 1599 y 1618. Fi­nal­men­te, el va­li­do real ca­yó en des­gra­cia. Hu­bo una in­ves­ti­ga­ción que des­cu­brió sus co­rrup­te­las y em­pe­za­ron a caer al­gu­nos de sus hom­bres de con­fian­za, co­mo Ro­dri­go Cal­de­rón, que fue ejecutado en la Pla­za Ma­yor de Ma­drid en 1621 por lle­var a ca­bo el ase­si­na­to de Fran­cis­co Jua­ra, un an­ti­guo asis­ten­te su­yo, a ins­tan­cias del pro­pio Ler­ma. Alar­ma­do por la reac­ción de la Co­ro­na, el du­que de Ler­ma via­jó a Ro­ma y lo­gró el ca­pe­lo car­de­na­li­cio. El rey hi­zo la vis­ta gor­da y el ex­va­li­do pu­do re­ti­rar­se a sus pro­pie­da­des en Va­lla­do­lid, don­de mu­rió en 1625.

Cuan­do la cor­te de Fe­li­pe III se des­pla­zó a Va­lla­do­lid en 1601, el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio en Ma­drid se des­plo­mó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.