Es­pe­cial De­co­ra­ción. Di­se­ño de van­guar­dia, a to­do co­lor

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Cris­ti­na Uranga l Fo­to­gra­fía Tre­vor Ton­dro

NO TO­DOS los em­pre­sa­rios di­gi­ta­les vis­ten va­que­ros, ca­mi­se­tas y zapatillas blan­cas. Ni con­du­cen Prius. Al­gu­nos, co­mo Bradford Shell­ham­mer –pa­dre de las mul­ti­mi­llo­na­rias webs Fab.com, Be­zar y Queerty y ac­tual res­pon­sa­ble de Glo­bal En­ga­ge­ment en ebay–, se sal­tan a la to­re­ra to­das las nor­mas no es­cri­tas so­bre el ne­go­cio: vis­te ro­pa de di­se­ño de co­lo­res vi­bran­tes y ha es­ta­ble­ci­do su se­de de ope­ra­cio­nes muy le­jos de Si­li­con Va­lley, en el cen­tro de Nue­va York. Por eso su re­ti­ro de fin de se­ma­na, una ca­sa en el bos­que al nor­te del Es­ta­do, con es­truc­tu­ra de ma­de­ra de los años se­sen­ta y cier­to es­pí­ri­tu mid­cen­tury, es­tá a me­nos de ho­ra y me­dia de su re­si­den­cia ha­bi­tual en el ba­rrio de Chelsea. Pa­ra po­der es­ca­par del fra­gor de Man­hat­tan con su pa­re­ja des­de ha­ce diez años, el fi­nan­cie­ro Geor­gi Ba­li­nov. Eso sí, co­mo man­dan los cá­no­nes de los tiem­pos que vi­vi­mos, la ca­sa –un re­fu­gio de ca­za­do­res en Spa­rrow­bush (Con­da­do de Oran­ge)– se la en­con­tra­ron a la ven­ta en In­ter­net y an­tes si­quie­ra de ver­la en per­so­na ya sa­bían que iban a com­prar­la. «Nues­tra idea era crear un es­pa­cio a nues­tra me­di­da don­de com­par­tir his­to­rias, di­ver­sión y tiem­po de ca­li­dad con nues­tros ami­gos. En Nue­va York so­lo los ves du­ran­te un par de ho­ras pa­ra ce­nar, to­mar una co­pa o ir al tea­tro». Pen­san­do en con­ver­tir­se en an­fi­trio­nes ve­ra­nie­gos y oca­sio­na­les de su círcu­lo de amis­ta­des, es­ta­ble­cie­ron el mis­mo nú­me­ro de dor­mi­to­rios

que de ba­ños al aco­me­ter la re­for­ma. Y, ade­más de un enor­me sa­lón con su pro­pio bar y sa­li­da di­rec­ta a una te­rra­za col­gan­te so­bre la im­po­nen­te na­tu­ra­le­za, con­vir­tie­ron lo que has­ta en­ton­ces era un só­tano inaca­ba­do en una sa­la de jue­gos. Y cons­tru­ye­ron una pis­ci­na en el pa­tio tra­se­ro, jus­to don­de em­pie­za el bos­que que abra­za la pro­pie­dad. La re­no­va­ción la lle­va­ron a ca­bo en ape­nas diez se­ma­nas y, al ter­mi­nar las obras, lo que ha­bía si­do un es­pa­cio ano­dino se trans­for­mó en un ho­me­na­je a la ener­gía vi­tal. «Pa­ra mí es esen­cial vi­vir ro­dea­do de co­lo­res», ase­gu­ra Shell­ham­mer. Por eso los to­nos pri­ma­rios (ro­jos in­ten­sos, ama­ri­llos fe­li­ces y azu­les po­ten­tes) se con­vier­ten en el hi­lo ar­gu­men­tal de una de­co­ra­ción que pa­re­ce sa­ca­da de un ma­nual esen­cial de de­co­ra­ción del si­glo XX. Hay pie­zas ori­gi­na­les de los Ea­mes, si­llo­nes de Ver­ner Pan­ton, me­si­tas ni­do de Jo­sef Al­bers; y en las pa­re­des, uni­fi­ca­das en un gris as­fal­to que ha­ce des­ta­car to­da­vía más su exa­cer­ba­da pa­sión cro­má­ti­ca, obra grá­fi­ca ori­gi­nal de Mil­ton Gla­ser. Pe­ro no arra­sa­ron con to­do. Man­tu­vie­ron va­rios de­ta­lles ori­gi­na­les de la ca­sa. Co­mo el pa­ne­la­do de ma­de­ra en pa­re­des y te­chos de la pri­me­ra plan­ta, los mue­bles de pa­li­san­dro de la co­ci­na y al­gu­nos de los tro­feos de ca­za que se en­con­tra­ron al lle­gar. Y una vi­tri­na pa­ra guar­dar ar­mas que aho­ra es su ex­po­si­tor de ju­gue­tes de co­lec­cio­nis­ta. Por­que, co­mo apun­ta Shell­ham­mer, «a to­do se le pue­de en­con­trar el la­do lú­di­co».

Un es­pa­cio ano­dino se trans­for­mó en un ho­me­na­je a la ener­gía vi­tal

En la par­te de atrás de la ca­sa em­pie­za un bos­que. Jus­to ahí es­tá la pis­ci­na, ro­dea­da de ár­bo­les y con ha­ma­cas en to­nos áci­dos de Quin­ze & Mi­lan. Las pa­re­des pin­ta­das de gris plo­mo, co­mo en to­da la ca­sa, dan pro­ta­go­nis­mo al fut­bo­lín ama­ri­llo y a los...

EL RIN­CÓN DE LEC­TU­RA Los jue­gos geo­mé­tri­cos en blan­co y ne­gro de la al­fom­bra com­bi­nan con el ama­ri­llo limón, que da cohe­ren­cia a to­da la ca­sa.

EL BA­ÑO Ins­pi­ra­do en el me­tro de su ama­da Nue­va York, co­pia sus mis­mos azu­le­jos blan­cos pa­ra re­ves­tir las pa­re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.