En­tre­vis­ta.

"Ni­ca­ra­gua no es más que una na­ción ol­vi­da­da que tu­vo sus 15 mi­nu­tos de glo­ria"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - CAR­LOS HE­RRE­RA POR FER­NAN­DO GOI­TIA / FO­TO­GRA­FÍA:

Vi­si­ta­mos en Ni­ca­ra­gua al es­cri­tor y po­lí­ti­co Ser­gio Ra­mí­rez, fla­man­te Pre­mio Cer­van­tes y pri­mer au­tor cen­troa­me­ri­cano en ga­nar el má­xi­mo ga­lar­dón de las le­tras cas­te­lla­nas.

Si un es­cri­tor ne­ce­si­ta 'vi­vir', es­te ni­ca­ra­güen­se de 75 años ha cum­pli­do con cre­ces. Una re­vo­lu­ción, una gue­rra ci­vil, ser vicepresidente, can­di­da­to a pre­si­den­te... El an­ti­guo re­vo­lu­cio­na­rio es hoy el gran crí­ti­co del san­di­nis­ta Da­niel Or­te­ga, de re­gre­so al po­der en Ni­ca­ra­gua. Días an­tes de re­ci­bir el Pre­mio Cer­van­tes, Ser­gio Ra­mí­rez nos re­ci­be en su ca­sa de Ma­na­gua.

El­pri­mer es­cri­tor cen­troa­me­ri­cano en ga­nar el Cer­van­tes ha vi­vi­do acon­te­ci­mien­tos que pa­re­cía que fue­ran a cam­biar el mun­do. Sím­bo­lo in­te­lec­tual de la Re­vo­lu­ción san­di­nis­ta, vicepresidente de Ni­ca­ra­gua en ple­na gue­rra ci­vil, je­fe de una opo­si­ción no­quea­da por el fra­ca­so re­vo­lu­cio­na­rio y, fi­nal­men­te, can­di­da­to va­pu­lea­do a la Pre­si­den­cia de su país, Ser­gio Ra­mí­rez se ha so­bre­pues­to a los re­ve­ses con una es­cri­tu­ra po­bla­da de per­so­na­jes re­fu­gia­dos en el ci­nis­mo y el hu­mor, ne­gro a ser po­si­ble, co­mo an­tí­do­to con­tra la de­cep­ción y el de­sen­ga­ño. Su país, que en­car­nó du­ran­te una dé­ca­da la gran ame­na­za co­mu­nis­ta a ojos de Es­ta­dos Uni­dos, ape­nas apa­re­ce ya en las no­ti­cias. Ni si­quie­ra des­de que el Fren­te San­di­nis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FSLN), des­alo­ja­do del Go­bierno en 1990, re­cu­pe­ró la pre­si­den­cia ha­ce 12 años. Des­de en­ton­ces, con la ge­ne­ro­si­dad de la Ve­ne­zue­la bo­li­va­ria­na, el ve­te­rano lí­der re­vo­lu­cio­na­rio Da­niel Or­te­ga ha ci­men­ta­do un ré­gi­men que con­tro­la to­dos los re­sor­tes del país. Ra­mí­rez es una de las po­cas vo­ces crí­ti­cas con es­te nue­vo san­di­nis­mo alia­do con los mis­mos em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos con­tra los que Or­te­ga cons­tru­yó su au­ra an­ti­ca­pi­ta­lis­ta y an­ti­im­pe­ria­lis­ta. A una se­ma­na de re­ci­bir en Al­ca­la de He­na­res el ga­lar­dón más im­por­tan­te de la len­gua cas­te­lla­na, el es­cri­tor ha­bla con Xl­se­ma­nal. Xl­se­ma­nal. En los se­ten­ta y ochen­ta, el mun­do en­te­ro es­tu­vo pen­dien­te de Ni­ca­ra­gua. Des­pués, sal­vo en los días del hu­ra­cán Mitch, na­die mues­tra ya in­te­rés por su país. ¿Es­pe­ra que re­gre­se al ma­pa con es­te pre­mio? Ser­gio Ra­mí­rez. Al ma­pa li­te­ra­rio, sin du­da, ya que Ni­ca­ra­gua se­rá du­ran­te un año el país del Pre­mio Cer­van­tes [son­ríe]. Aho­ra bien, no creo que es­te fo­co li­te­ra­rio sea su­fi­cien­te. Al fin y al ca­bo, no so­mos más que una pe­que­ña na­ción ol­vi­da­da e irre­le­van­te que ya tu­vo sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.