Zoom.

MU­JE­RES EX­PE­RI­MEN­TAN EL CLÍ­MAX SE­XUAL MONITORIZADAS PA­RA ES­TU­DIAR SUS REAC­CIO­NES CE­RE­BRA­LES. EL OB­JE­TI­VO: DES­CU­BRIR SI EL PLA­CER PUE­DE CU­RAR EN­FER­ME­DA­DES.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - F. URI­BA­RRI

Ex­pe­ri­men­tan con or­gas­mos de mu­jer si el pla­cer pue­de cu­rar en­fer­me­da­des.

Un co­lla­rín in­mo­vi­li­za el cue­llo, una más­ca­ra cu­bre la ca­ra, una 'dia­de­ma' es­pe­cial re­ma­ta el cas­co que im­pi­de mo­ver la ca­be­za. Un al­bor­noz li­ge­ro cu­bre el cuer­po, unos cal­ce­ti­nes de la­na abri­gan los pies, lo úni­co que que­da­rá fue­ra del es­cá­ner en el que las vo­lun­ta­rias se in­tro­du­cen con un vi­bra­dor pa­ra es­ti­mu­lar­se a sí mis­mas mien­tras el doc­tor Barry Komisaruk y su equipo de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, en Nue­va Jer­sey (Es­ta­dos Uni­dos), ana­li­zan có­mo res­pon­de el ce­re­bro fe­me­nino an­te el or­gas­mo, ob­ser­van­do los mo­ni­to­res des­de una ha­bi­ta­ción con­ti­gua. Mu­chas vo­lun­ta­rias se han pres­ta­do a vi­vir un or­gas­mo den­tro del tu­bo de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca; en­tre ellas, la pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en se­xo Ro­wan Pe­lling. «Me pu­se ner­vio­sa: el am­bien­te era más pro­pio de El si­len­cio de los cor­de­ros que de Cin­cuen­ta som­bras de Grey», ha con­ta­do la pe­rio­dis­ta. A pe­sar de eso, su ex­pe­rien­cia fue po­si­ti­va y al­can­zó el or­gas­mo. Cuan­do le mos­tra­ron las imá­ge­nes, le pa­re­ció que su ce­re­bro se ha­bía ilu­mi­na­do «co­mo un ár­bol de Na­vi­dad». El ex­pe­ri­men­to de­mos­tró la te­sis del neu­ro­cien­tí­fi­co Barry Komisaruk,

quien sos­tie­ne que el clí­max se­xual tie­ne un po­de­ro­so efec­to co­mo blo­quea­dor del do­lor. «El or­gas­mo es un gran acontecimiento neu­ro­nal. Una de las co­sas que su­ce­den cuan­do se al­can­za es que au­men­ta el um­bral del do­lor. Si en­ten­de­mos có­mo se pro­du­ce el pla­cer en el ce­re­bro y so­mos ca­pa­ces de au­men­tar vo­lun­ta­ria­men­te la ac­ti­vi­dad de los sis­te­mas del pla­cer, po­dría ser muy útil pa­ra com­ba­tir la de­pre­sión, la an­sie­dad, las adic­cio­nes e in­clu­so la obe­si­dad», ex­pli­ca. Komisaruk co­men­zó sus in­ves­ti­ga­cio­nes ha­ce trein­ta años con el ob­je­ti­vo de mi­ti­gar el do­lor a su mu­jer, que pa­de­cía cán­cer. Sus es­tu­dios han sa­ca­do a la luz al­gu­nos se­cre­tos del ce­re­bro, co­mo la ac­ti­va­ción du­ran­te el clí­max se­xual de las zo­nas im­pli­ca­das en las sen­sa­cio­nes ex­tra­cor­pó­reas. ¿Se­rá por eso que tam­bién se lo lla­ma 'éx­ta­sis'?

"DU­RAN­TE EL CLÍ­MAX AU­MEN­TA EL UM­BRAL DEL DO­LOR. PO­DRÍA SER ÚTIL PA­RA COM­BA­TIR LA DE­PRE­SIÓN Y LAS ADIC­CIO­NES", DI­CE BARRY KOMISARUK

La pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en se­xo Ro­wan Pe­lling es una de las vo­lun­ta­rias que ha ex­pe­ri­men­ta­do un or­gas­mo den­tro de un tu­bo de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca mien­tras un equipo es­tu­dia­ba sus reac­cio­nes ce­re­bra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.