Sa­lud.

LA IN­VES­TI­GA­CIÓN DEL ALZ­HÉI­MER ACU­MU­LA RE­VE­SES. AL­GU­NAS EM­PRE­SAS FAR­MA­CÉU­TI­CAS YA HAN TI­RA­DO LA TOA­LLA. ¿QUÉ ES­TÁ PA­SAN­DO?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR VERONIKA HACKENBROCH / ILUS­TRA­CIÓN: MEKAKUSHI

¿Es el alz­héi­mer un mal sin cu­ra? Los in­ves­ti­ga­do­res se sien­ten en un ca­lle­jón sin sa­li­da y bus­can nue­vos ca­mi­nos.

El pa­sa­do oto­ño, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res se re­clu­yó en la se­de cen­tral del gi­gan­te far­ma­céu­ti­co Lilly, en In­dia­ná­po­lis. La reunión te­nía por ob­je­to ana­li­zar los da­tos de un en­sa­yo clí­ni­co es­pec­ta­cu­lar, que po­nía a prue­ba un fár­ma­co con­tra el alz­héi­mer. El me­di­ca­men­to se lla­ma­ba so­la­ne­zu­mab y era ca­paz de eli­mi­nar los be­ta-ami­loi­des, frag­men­tos pro­tei­cos que se acu­mu­lan en el ce­re­bro de los en­fer­mos de alz­héi­mer. La cues­tión fun­da­men­tal era com­pro­bar si el an­ti­cuer­po, ade­más de eli­mi­nar los be­ta-ami­loi­des, ha­bía

lo­gra­do de­te­ner el de­te­rio­ro de las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les de los par­ti­ci­pan­tes en el es­tu­dio. La de­cep­ción no tar­dó en lle­gar. El so­la­ne­zu­mab no era efi­caz con­tra la de­men­cia. La co­ti­za­ción de Lilly se hun­dió. Po­co des­pués, otro fár­ma­co ex­pe­ri­men­tal del mis­mo ti­po, desa­rro­lla­do es­ta vez por Merck, re­sul­tó ser igual­men­te inú­til. Y a co­mien­zos de enero Pfi­zer, la se­gun­da ma­yor far­ma­céu­ti­ca del mun­do, anun­ció que aban­do­na­ba la in­ves­ti­ga­ción del alz­héi­mer tras co­se­char mul­ti­tud de fra­ca­sos. Es cier­to que to­da­vía si­guen en mar­cha nu­me­ro­sos es­tu­dios con me­di­ca­men­tos si­mi­la­res. In­clu­so es po­si­ble que en los pró­xi­mos años asis­ta­mos a al­gún éxi­to. En la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, por ejem­plo, se es­tá ve­ri­fi­can­do la efec­ti­vi­dad de Ab­vac40, una nue­va va­cu­na pa­ra re­tra­sar o de­te­ner la apa­ri­ción de los sín­to­mas de la en­fer­me­dad. No obs­tan­te, mu­chos cien­tí­fi­cos, des­con­cer­ta­dos, se pre­gun­tan si la in­ves­ti­ga­ción del alz­héi­mer no ha­brá se­gui­do un ca­mino erró­neo du­ran­te el úl­ti­mo cuar­to de si­glo.

MU­TA­CIÓN GE­NÉ­TI­CA. De ser así, po­dría sig­ni­fi­car la li­qui­da­ción de bue­na par­te de la lí­nea de in­ves­ti­ga­ción pre­pon­de­ran­te has­ta el mo­men­to. Lo bueno es que las pre­gun­tas crí­ti­cas que lle­gan des­de uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción ya im­pli­can de por sí un cam­bio: es­tán con­du­cien­do a los in­ves­ti­ga­do­res ha­cia ideas no­ve­do­sas. Al­go se es­tá mo­vien­do en la for­ma en la que se abor­da la com­pren­sión de es­ta en­fer­me­dad, en la orien­ta­ción que de­ben adop­tar los pró­xi­mos es­tu­dios. Una nue­va for­ma de pen­sar es­tá to­man­do la pa­la­bra. «He­mos en­tra­do en un te­rreno nue­vo en la in­ves­ti­ga­ción del alz­héi­mer», di­ce Pier­lui­gi Ni­co­te­ra, pre­si­den­te del Cen­tro Ale­mán de En­fer­me­da­des Neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas en Bonn. Des­de la dé­ca­da de los no­ven­ta, una má­xi­ma ha do­mi­na­do en la in­ves­ti­ga­ción del alz­héi­mer: los de­pó­si­tos de ami­loi­des en el ce­re­bro de los pa­cien­tes des­en­ca­de­nan una cas­ca­da fa­tal que aca­ba con­du­cien­do a la muer­te de las neu­ro­nas, y por eso los ami­loi­des han de ser el ob­je­ti­vo de los tra­ta­mien­tos. Los mé­di­cos han es­tu­dia­do du­ran­te años los ce­re­bros de per­so­nas por­ta­do­ras de una mu­ta­ción ge­né­ti­ca que fa­vo­re­ce el alz­héi­mer; per­so­nas que, co­mo con­se­cuen­cia de ello, desa­rro­llan la en­fer­me­dad a una edad tem­pra­na. Así han des­cu­bier­to que los de­pó­si­tos de ami­loi­des co­mien­zan unos vein­te años an­tes de que apa­rez­can los pri­me­ros sín­to­mas, es po­si­ble que in­clu­so an­tes, y que la cas­ca­da que se po­ne en mar­cha pro­ba­ble­men­te sea im­po­si­ble de de­te­ner una vez su­pe­ra­do cier­to mo­men­to. Que los de­pó­si­tos de ami­loi­des co­mien­cen a for­mar­se tan pron­to es uno de los prin­ci­pa­les des­cu­bri­mien­tos de los úl­ti­mos diez años. Por tan­to, lo que pu­do pa­sar en mu­chos es­tu­dios fa­lli­dos es que, sim­ple­men­te, se pu­sie­ron en mar­cha de­ma­sia­do tar­de. Sea co­mo fue­re, al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res ya apun­tan a que no bas­ta con po­ner el fo­co ex­clu­si­va­men­te en los ami­loi­des.

PRO­CE­SOS IN­MU­NES. As­pec­tos de la in­ves­ti­ga­ción que ocu­pa­ron un es­pa­cio mar­gi­nal em­pie­zan a co­brar im­por­tan­cia. Por ejem­plo, el bio­quí­mi­co Ch­ris­tian Haass, uno de los más pres­ti­gio­sos in­ves­ti­ga­do­res del mun­do en el cam­po del ami­loi­de, ha em­pe­za­do a aden­trar­se en un nue­vo cam­po de in­ves­ti­ga­ción: los pro­ce­sos in­mu­nes que tie­nen lu­gar en el ce­re­bro. Alois Alz­hei­mer, el des­cu­bri­dor de la en­fer­me­dad que lle­va su nom­bre, ya en­con­tró en 1906 al­te­ra­cio­nes en las cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias ce­re­bra­les de su pa­cien­te Au­gus­te De­ter. A lo lar­go de es­tos úl­ti­mos años se han des­cu­bier­to nu­me­ro­sas mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que in­cre­men­tan el ries­go de desa­rro­llar alz­héi­mer con la edad y que afec­tan al sis­te­ma in­mu­ne. «Y los ge­nes no mien­ten», di­ce Haass.

MU­CHOS CIEN­TÍ­FI­COS SE PRE­GUN­TAN SI LAS IN­VES­TI­GA­CIO­NES NO HAN SE­GUI­DO UN CA­MINO EQUI­VO­CA­DO DU­RAN­TE LOS ÚL­TI­MOS AÑOS

Al bio­quí­mi­co le in­tere­sa es­pe­cial­men­te un ti­po de cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias: las cé­lu­las de la mi­cro­glía. Se tra­ta de cé­lu­las de­vo­ra­do­ras que ac­túan en el ce­re­bro. Se ha po­di­do ob­ser­var en los ce­re­bros de ra­to­nes vi­vos afec­ta­dos de alz­héi­mer có­mo es­tas cé­lu­las fa­go­ci­ta­rias se aba­lan­zan so­bre los de­pó­si­tos de ami­loi­des pa­ra eli­mi­nar­los. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces es­tos ata­ques fra­ca­san. En ra­to­nes an­cia­nos, y tam­bién en las per­so­nas, a me­nu­do las cé­lu­las de la mi­cro­glía pa­re­cen ale­tar­ga­das, co­mo ex­haus­tas, po­co com­ba­ti­vas. «Pe­ro cree­mos que es po­si­ble reac­ti­var­las», di­ce Haass. De to­dos mo­dos, el in­ves­ti­ga­dor pien­sa que, de fun­cio­nar, es­ta es­tra­te­gia so­lo lo ha­ría en los es­ta­dios pre­li­mi­na­res de la en­fer­me­dad. Por lo ge­ne­ral, la in­fla­ma­ción que pro­vo­ca el ata­que de es­tas cé­lu­las oca­sio­na más da­ños que be­ne­fi­cios.

PRO­CE­SOS IN­MU­NES.

Los in­ves­ti­ga­do­res Eva-ma­ria y Eck­hard Man­del­kow, del Cen­tro Ale­mán de En­fer­me­da­des Neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas en Bonn, lle­van mu­cho tiem­po es­tu­dian­do el alz­héi­mer y desafian­do jun­tos el do­mi­nio du­ran­te es­tos años de las in­ves­ti­ga­cio­nes ba­sa­das en los ami­loi­des. Ellos pre­fi­rie­ron con­cen­trar­se en las pro­teí­nas tau. Es­tas pro­teí­nas, en su for­ma al­te­ra­da, apa­re­cen im­pli­ca­das en nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas, co­mo el alz­héi­mer, el pár­kin­son o la en­fer­me­dad de Hun­ting­ton. La pro­teí­na tau al­te­ra­da se va ex­ten­dien­do por am­plias re­gio­nes del ce­re­bro y con­tri­bu­ye a que las neu­ro­nas de­jen de tra­ba­jar y fi­nal­men­te mue­ran. Tras los pri­me­ros fra­ca­sos de los es­tu­dios so­bre el ami­loi­de, las em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas han re­co­no­ci­do la im­por­tan­cia de la pro­teí­na tau y di­ver­sos fár­ma­cos se en­cuen­tran en fa­se de prue­ba con pa­cien­tes, aun­que por aho­ra sin gran­des éxi­tos. Eva-ma­ria Man­del­kow cuen­ta que lo­gra­ron un pri­mer avan­ce cla­ve ha­ce diez años, cuan­do con­si­guie­ron des­ac­ti­var la pro­duc­ción de la pro­teí­na tau al­te­ra­da en ra­to­nes con alz­héi­mer gra­cias a una mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca. Los ra­to­nes re­cu­pe­ra­ron su ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je. Da­do que es­te me­ca­nis­mo no fun­cio­na en hu­ma­nos, los Man­del­kow bus­ca­ron una sus­tan­cia ap­ta pa­ra ac­tuar co­mo fár­ma­co. Y la en­con­tra­ron. De he­cho, ya se ha­bía pro­ba­do en hu­ma­nos, aun­que pa­ra tra­tar tras­tor­nos car­dia­cos. An­tes de lle­var a ca­bo el ex­pe­ri­men­to de­ci­si­vo en sus ra­to­nes de­men­tes, la cien­tí­fi­ca lan­zó una apues­ta a sus co­le­gas del la­bo­ra­to­rio. «Me jue­go dos mil eu­ros a que no fun­cio­na –di­jo–. Pe­ro na­die qui­so acep­tar­la». Hi­cie­ron mal. Ha­brían ga­na­do la apues­ta. «Cua­tro se­ma­nas des­pués de ha­ber­les ad­mi­nis­tra­do el fár­ma­co, los ani­ma­les vol­vían a ser ca­pa­ces de apren­der –cuen­ta Eva-ma­ria–. Por lo tan­to, la cu­ra­ción de la de­men­cia pue­de fun­cio­nar». De he­cho, una de las gran­des ven­ta­jas de un fár­ma­co de es­te ti­po es que po­dría ac­tuar in­clu­so en es­ta­dios re­la­ti­va­men­te tar­díos de la en­fer­me­dad.

NO HAY UNA SO­LA RES­PUES­TA.

No obs­tan­te, la cien­tí­fi­ca ad­vier­te de los ries­gos de cen­trar­se úni­ca­men­te en es­tas pro­teí­nas. «La in­ves­ti­ga­ción so­bre el alz­héi­mer ha co­me­ti­do du­ran­te mu­cho tiem­po el error de con­fiar ex­ce­si­va­men­te en teo­rías con­cre­tas. Al fi­nal, lo que re­sul­ta de­ter­mi­nan­te pa­ra el ren­di­mien­to de la me­mo­ria es que los puntos de co­ne­xión en­tre neu­ro­nas fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te» di­ce. Y en el ca­so del alz­héi­mer son mu­chos los fac­to­res que ejer­cen al­gún ti­po de in­fluen­cia, no so­lo los de­pó­si­tos de ami­loi­des o las pro­teí­nas tau, sino tam­bién otros co­mo el rie­go san­guí­neo, los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios o el me­ta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co ce­re­bral. Por su­pues­to, se­ría es­tu­pen­do en­con­trar una mo­lé­cu­la que fue­se res­pon­sa­ble úni­ca del alz­héi­mer, pe­ro mu­chos cien­tí­fi­cos em­pie­zan a creer que no la hay.

HAY QUIE­NES SOS­PE­CHAN QUE LA CLA­VE NO ES­TÁ EN LAS ACU­MU­LA­CIO­NES DE AMI­LOI­DES EN EL CE­RE­BRO, CO­MO SE CREÍA, Y BUS­CAN NUE­VAS RES­PUES­TAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.