Are­nas mo­ve­di­zas

El ne­go­cio de las fal­si­fi­ca­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

quién no ha te­ni­do la ten­ta­ción de com­prar cual­quier ba­ra­ti­ja de imi­ta­ción en los mu­chos mer­ca­di­llos que proliferan por Es­pa­ña? ¿Quién no se ha pa­ra­do an­te la lo­na de cual­quier man­te­ro cu­rio­sean­do an­te los pro­duc­tos apa­ren­te­men­te idén­ti­cos a los gran­des ico­nos del lu­jo? ¿Quién no se ha he­cho con una imi­ta­ción de cual­quie­ra de los gran­des re­lo­jes en un via­je a Chi­na, Tur­quía o Nue­va York? Hay quien lle­va un Franck Mu­ller de imi­ta­ción –al­gu­nos ya muy lo­gra­dos y que no se pa­ran a los cua­tro días– y dan el pe­go por­que se tra­ta de per­so­nas que po­drían com­prár­se­lo. O quien ex­hi­be o re­ga­la un bol­so de Loe­we que pa­re­ce per­fec­to a po­co que no se mi­re muy fi­ja­men­te. Son co­sas que tie­nen que ver con el he­do­nis­mo, la in­di­vi­dua­li­dad, la be­lle­za, cier­ta fe­li­ci­dad y esas co­sas que pro­por­cio­na la iden­ti­dad de una mar­ca. Es cier­to que mu­chos de los que bus­can exclusividad aca­ban re­nun­cian­do a ella si se aper­ci­ben que to­dos los de­más ac­ce­den a lo mis­mo que tan­to les ha cos­ta­do con­se­guir, pe­ro el ne­go­cio es prós­pe­ro pa­ra quie­nes co­pian lo que otros han in­no­va­do. En los di­ver­sos ‘pio­ji­tos’ de Es­pa­ña, se ven­den pren­das que apa­ren­te­men­te ex­hi­ben el nom­bre de los gran­des di­se­ña­do­res de ro­pa y com­ple­men­tos, pe­ro que lle­van una pí­ca­ra y di­ver­ti­da tram­pa: cal­zon­ci­llos ‘Dol­ce y Ga­bino’, ga­fas ‘Ry Ban’ o ‘Fe­ra­rri’, ca­mi­se­tas ‘Cal­vin Klai­ne’, zapatillas ‘Ki­ke’ o gi­ne­bra ‘Li­rios’. Son em­bus­tes di­ver­ti­dos que ape­nas cues­tan unos eu­ros. La fal­si­fi­ca­ción pre­ten­cio­sa, en cam­bio, es dis­tin­ta y su­po­ne un gran ne­go­cio pa­ra no po­cos de­lin­cuen­tes y su­po­ne mu­cho di­ne­ro pa­ra gru­pos de­lic­ti­vos bien or­ga­ni­za­dos. Uti­li­zan, por ejem­plo, a los man­te­ros re­cien­te­men­te de ac­tua­li­dad, que no son más que tra­ba­ja­do­res in­mi­gran­tes obli­ga­dos a ven­der mer­can­cía fal­si­fi­ca­da pa­ra pa­gar sus deu­das con los tra­fi­can­tes de per­so­nas que les han pro­por­cio­na­do una for­ma de lle­gar irre­gu­lar­men­te a Es­pa­ña. La pro­li­fe­ra­ción de esos pro­duc­tos, que van des­de los tex­ti­les has­ta los ali­men­tos, pa­san­do por perfumes, cos­mé­ti­cos o me­di­ca­men­tos, priva al sec­tor pú­bli­co de no po­cos in­gre­sos fis­ca­les, su­po­ne un pe­li­gro pa­ra la sa­lud pú­bli­ca –perfumes que ga­ran­ti­zan der­ma­ti­tis o pas­ti­llas ries­go­sas que po­nen en pe­li­gro a sus con­su­mi­do­res–, afec­ta a pues­tos de tra­ba­jo que no se crean y fa­vo­re­ce la ex­plo­ta­ción la­bo­ral en los lu­ga­res don­de se fa­bri­can. No ha­ble­mos del ma­te­rial dis­co­grá­fi­co o ci­ne­ma­to­grá­fi­co. El va­lor eco­nó­mi­co mun­dial de los pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos, es de­cir, el di­ne­ro que se pa­ga por ellos, ron­da los 650.000 mi­llo­nes de dó­la­res, lo cual nos da una idea del ne­go­cio que su­po­ne. En Es­pa­ña, el di­ne­ro que se gas­ta o se re­cau­da en es­te ti­po de pro­duc­tos su­pera con cre­ces los 1000 mi­llo­nes de eu­ros al año, lo que tie­ne una im­por­tan­te re­per­cu­sión en la eco­no­mía le­gal. Los co­mer­cian­tes que ven­den en ca­lles don­de proliferan los man­te­ros que aho­ra quie­re le­ga­li­zar o des­pe­na­li­zar la ban­da de Po­de­mos pa­gan im­pues­tos di­ver­sos y ven có­mo la com­pe­ten­cia des­leal los priva de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les a los que tie­nen de­re­cho. No po­cas em­pre­sas se ven obli­ga­das a au­men­tar los pre­cios de sus pro­duc­tos ver­da­de­ros pa­ra com­pen­sar las pér­di­das que les pro­vo­can las fal­si­fi­ca­cio­nes. Eso se tra­du­ce tam­bién en pues­tos de tra­ba­jo que no se crean: en Es­pa­ña se cal­cu­la que en torno a los 67.000 al año. No es po­co. Es di­ne­ro, por cier­to, que no se que­da en Es­pa­ña: se bom­bea fue­ra y se es­ca­pa del con­trol fis­cal. Es ra­zo­na­ble, por tan­to, que sea una ac­ti­vi­dad con­si­de­ra­da ile­gal y que sea per­se­gui­da por las au­to­ri­da­des. La compra de esos pro­duc­tos no es­tá pe­na­da, pe­ro sí el trá­fi­co y la ven­ta, aun­que lo más que le pue­de ocu­rrir a un ven­de­dor am­bu­lan­te ca­lle­je­ro es que le re­qui­sen el ma­te­rial y sal­ga sin pro­ble­mas del aprie­to. La ven­ta am­bu­lan­te, por cier­to, no es­tá pe­na­da: es le­gal siem­pre que se ci­ña a las nor­mas ad­mi­nis­tra­ti­vas que la re­gu­lan. Lo que es­tá pe­na­do es el pro­duc­to fal­si­fi­ca­do, el cual no

La pro­li­fe­ra­ción de es­tos pro­duc­tos afec­ta a pues­tos de tra­ba­jo que no se crean y fa­vo­re­ce la ex­plo­ta­ción la­bo­ral allí don­de se fa­bri­can

Qtie­ne más im­por­tan­cia si se ci­ñe a una per­so­na que compra a otra un so­lo pro­duc­to, pe­ro que cuan­do su­ma a la to­ta­li­dad se con­vier­te en un in­men­so frau­de. Por lo vis­to, hay a quien, des­de la pro­cla­ma po­lí­ti­ca y de for­ma ab­so­lu­ta­men­te irres­pon­sa­ble, le im­por­ta un ab­so­lu­to pe­pino. Pe­pino real, por su­pues­to, no fal­si­fi­ca­do. Muy di­ver­ti­do, pe­ro con­tra­pro­du­cen­te pa­ra el in­te­rés ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.