Arenas mo­ve­di­zas

El in­só­li­to ci­nis­mo de los cri­mi­na­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

le­va ca­si dos me­ses en El la pri­sión de Al­me­ría; si es que en el trans­cur­so de es­tos días, des­pués de es­cri­to lo que con­ti­núa, no ha si­do tras­la­da­da a otro cen­tro pe­ni­ten­cia­rio. Co­men­zó com­par­tien­do cel­da de dos ca­mas, cual si fue­ra una re­si­den­cia de es­tu­dian­tes, en com­pa­ñía de una con­de­na­da por ho­mi­ci­dio. En la cel­da po­día te­ner te­le­vi­sión, ya que la otra in­qui­li­na la ha­bía ad­qui­ri­do en el eco­no­ma­to de la cár­cel. Se le­van­ta por la ma­ña­na, ha­ce su ca­ma, se asea, acu­de al desa­yuno, al patio, al desem­pe­ño que pi­da o que le asig­nen, vuel­ve a su cel­da, co­me, pue­de que to­me al­gún li­bro de la bi­blio­te­ca, en­ta­bla con­ver­sa­cio­nes con quien no le ten­ga de­ma­sia­da ad­ver­sión, ce­na y se re­ti­ra a dor­mir ten­ga sue­ño o no. Y así un día tras otro has­ta cum­plir la pe­na que le im­pon­ga el juez, que pue­de ser muy se­ve­ra si no pros­pe­ra la in­ten­ción de sus abo­ga­dos de pre­sen­tar­la co­mo una po­bre víc­ti­ma de sí mis­ma que se sin­tió ame­na­za­da por un ni­ño de ocho años que blan­día pe­li­gro­sa­men­te un ha­cha. Ana Ju­lia Que­za­da ha­brá de su­frir una pe­na que, a pe­sar de que a al­gu­nos pue­da pa­re­cer­le li­via­na, se­rá con­si­de­ra­ble. El ras­go que más ha vuel­to a lla­mar la aten­ción en es­te crimen, apar­te de su cruel­dad, es la su­fi­cien­cia con la que la cri­mi­nal ha pa­sa­do diez días cre­yén­do­se in­vul­ne­ra­ble. Ana Ju­lia co­me­tió el crimen, vol­vió al es­ce­na­rio, se su­mó a la in­quie­tud de la fa­mi­lia, des­ple­gó to­da una in­con­fun­di­ble pa­no­plia de an­gus­tia e hi­per­ac­ti­vi­dad, pro­ta­go­ni­zó es­ce­nas de apo­yo muy afec­ti­vo al pa­dre del ni­ño y tra­tó de dar la idea de que no des­can­sa­ba por el do­lor de la pér­di­da. En­ga­ñó a to­dos me­nos a la Guar­dia Ci­vil. Ya es sa­bi­do ca­da uno de los erro­res que co­me­tió y el desen­la­ce fi­nal, del que va­mos co­no­cien­do pe­que­ños de­ta­lles con cuen­ta­go­tas, to­dos es­tre­me­ce­do­res. Pe­ro nos sor­pren­de que al­guien ca­paz de co­me­ter un crimen de ta­les di­men­sio­nes sea un con­su­ma­do cí­ni­co dies­tro en es­ce­ni­fi­car el pa­pel de deu­do con tan­ta pre­ci­sión. Es el ca­so de no po­cos reos de es­tos úl­ti­mos tiem­pos. Bre­tón o los Bas­te­rra, por ejem­plo. Bre­tón, el cor­do­bés de mi­ra­da in­quie­tan­te, fue ca­paz de ma­tar y quemar a sus hi­jos con el fin de ha­cer­le un gran da­ño a su ex­mu­jer. To­dos re­cor­da­mos có­mo ese hom­bre era fil­ma­do ase­gu­ran­do ha­ber per­di­do a sus hi­jos en un par­que de Cór­do­ba. A to­dos nos an­gus­tió la so­la idea de que al­guien pu­die­ra rap­tar a dos chi­qui­llos en ple­na tar­de mien­tras un pa­dre mi­ra­ba dis­traí­do al la­do opues­to de los co­lum­pios. Bre­tón re­pre­sen­tó co­mo pu­do al hom­bre ator­men­ta­do al que le han ro­ba­do dos hi­jos, cuan­do él me­jor que na­die sa­bía que es­ta­ban en el fon­do de una pi­ra. Fi­nal­men­te, a pe­sar de un con­si­de­ra­ble error fo­ren­se, pu­do de­mos­trar­se que los hue­sos en­con­tra­dos en la fin­ca Las Que­ma­di­llas eran de ni­ños de en­tre dos y seis años, las eda­des de los hi­jos de Bre­tón. Fue con­de­na­do a cua­ren­ta años y en la cár­cel, al pa­re­cer, ha he­cho gran amis­tad con el ase­sino de Pioz, que se lle­vó por de­lan­te a cua­tro miem­bros de una fa­mi­lia. El ma­tri­mo­nio Bas­te­rra, pa­dres de la ni­ña Asum­pta, se per­so­nó ab­so­lu­ta­men­te com­pun­gi­do en una comisaría pa­ra de­nun­ciar la des­apa­ri­ción de su hi­ja. Es­ce­ni­fi­ca­ron el con­sa­bi­do do­lor y an­gus­tia has­ta que el cuer­po de la ni­ña apa­re­ció en una pis­ta fo­res­tal. Ha­bía si­do es­tran­gu­la­da, y la au­top­sia des­ve­ló que fue pre­via­men­te in­to­xi­ca­da con can­ti­da­des bár­ba­ras de di­ver­sos an­sio­lí­ti­cos. Pron­to las evi­den­cias se fue­ron ce­rran­do so­bre ellos: sin que aún se se­pa por qué, Al­fon­so y Ro­sa­rio, aque­llos pa­dres que tan do­lo­ri­dos y ape­sa­dum­bra­dos, se mos­tra­ban en to­das las imá­ge­nes, ur­die­ron un plan pa­ra ir en­ve­ne­nan­do a su hi­ja, fi­nal­men­te es­tran­gu­lar­la y aban­do­nar­la en al­gún lu­gar en ple­na no­che. El jui­cio fue in­ca­paz de acla­rar el mó­vil, que aún si­gue sien­do un mis­te­rio,

El ras­go que más ha vuel­to a lla­mar la aten­ción en es­te crimen, apar­te de su cruel­dad, es la su­fi­cien­cia con la que la cri­mi­nal ha pa­sa­do diez días cre­yén­do­se in­vul­ne­ra­ble

Qpe­ro sí los he­chos, to­dos igual­men­te es­tre­me­ce­do­res. Fue­ron con­de­na­dos a dieciocho años ca­da uno. Den­tro de po­co ten­drán de­re­cho a pe­que­ños per­mi­sos. Los tres ca­sos son ejem­plos no so­lo de mal­dad in­fi­ni­ta, sino de ci­nis­mo im­ba­ti­ble. Y de in­ve­ro­sí­mil con­fian­za en no ser des­cu­bier­tos. Afor­tu­na­da­men­te, es­tán a buen re­cau­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.