Entrevista. En 2017, Do­nald Trump des­ti­tu­yó a Ja­mes Co­mey co­mo di­rec­tor del FBI. Aho­ra, Co­mey re­ve­la en un li­bro de­ta­lles pri­va­dos del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, al que de­fi­ne co­mo una «ame­na­za pa­ra Oc­ci­den­te».

Do­nald Trump lo des­pi­dió del FBI ha­ce un año. Lo hi­zo a su ma­ne­ra, a tra­vés de las cá­ma­ras de te­le­vi­sión. Aho­ra, Co­mey pa­sa al con­tra­ata­que con un li­bro de­mo­le­dor. Co­mey, que ha es­ta­do en el círcu­lo de po­der del pre­si­den­te, re­ve­la de­ta­lles pri­va­dos de a q

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CH­RIS­TOPH SCHEUERMANN Y MAT­HIEU VON ROHR / FO­TO­GRA­FÍA: DA­MON WIN­TER

Ja­mes B. Co­mey, de 57 años y an­te­rior di­rec­tor del FBI, se abre pa­so por las ofi­ci­nas de la edi­to­rial Fla­ti­ron Books, en la Quin­ta Ave­ni­da neo­yor­qui­na. Pa­re­ce re­la­ja­do, ca­si con­ten­to. Co­mo si hu­bie­ra de­ja­do atrás la hu­mi­lla­ción pú­bli­ca que su­frió ha­ce un año, cuan­do Do­nald Trump lo des­ti­tu­yó co­mo di­rec­tor del FBI de un mo­do sin pre­ce­den­tes. La ma­yor agen­cia po­li­cial del pla­ne­ta se ha­bía acer­ca­do de­ma­sia­do al pre­si­den­te de su pro­pio país en «la cues­tión ru­sa», co­mo él mis­mo di­jo. Des­de aquel día, Co­mey se ha en­car­ga­do de com­pli­car­le la vi­da a Trump: en­tre­gó a la pren­sa las ano­ta­cio­nes de sus reunio­nes con él; re­la­tó con to­do de­ta­lle an­te el Se­na­do una ce­na pri­va­da en la Ca­sa Blan­ca en la que el man­da­ta­rio le exi­gió to­tal leal­tad; y fir­mó un con­tra­to pa­ra es­cri­bir un li­bro. A hig­her lo­yalty: truth, lies, and lea­ders­hip ('Una leal­tad ma­yor: ver­dad, men­ti­ras y li­de­raz­go') es el se­gun­do li­bro que sa­ca a la luz las in­te­rio­ri­da­des de la era Trump tras Fue­go y fu­ria, del pe­rio­dis­ta Mi­chael Wolff. La di­fe­ren­cia es que Co­mey ha te­ni­do ac­ce­so ex­clu­si­vo al círcu­lo más ín­ti­mo del po­der. Co­mey es­cri­be con la pre­ci­sión de un fis­cal, el ta­len­to de un no­ve­lis­ta y la am­bi­ción de un nar­ci­sis­ta. Aun­que es re­pu­bli­cano, se ha con­ver­ti­do en un ídolo pa­ra la iz­quier­da: el gran ad­ver­sa­rio de Trump, al que des­cri­be co­mo «men­ti­ro­so no­to­rio», «ame­na­za pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y pa­ra to­do Oc­ci­den­te». Co­mey lle­va al lec­tor al tur­bio mun­do de los frau­des fi­nan­cie­ros, don­de co­men­zó su ca­rre­ra. Lue­go –ya fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to con Geor­ge W. Bush– asis­tió en pri­me­ra fi­la al de­ba­te so­bre las tor­tu­ras en la pri­sión ira­quí de Abu Gh­raib. Ba­rack Oba­ma lo pu­so al fren­te del FBI, car­go en el que lo pre­ce­dió su men­tor Ro­bert Mue­ller, quien aco­sa aho­ra al pre­si­den­te co­mo in­ves­ti­ga­dor es­pe­cial de las in­ter­fe­ren­cias ru­sas en la cam­pa­ña elec­to­ral.

Xlse­ma­nal. Afir­ma us­ted que Do­nald Trump no es­tá «mo­ral­men­te ca­pa­ci­ta­do» pa­ra ser pre­si­den­te. ¿Por qué? Ja­mes Co­mey. Una per­so­na que ha­bla de las mu­je­res y las tra­ta co­mo si fue­sen tro­zos de car­ne, que di­fun­de to­da cla­se de men­ti­ras y que equi­pa­ra mo­ral­men­te a los ul­tra­de­re­chis­tas con aque­llos que pro­tes­tan con­tra ellos... una per­so­na así no es­tá mo­ral­men­te ca­pa­ci­ta­da pa­ra ser pre­si­den­te. XL. Trump lo des­pi­dió ha­ce un año. ¿Có­mo vi­vió aquel mo­men­to? J.C. Fue su­rrea­lis­ta. Es­ta­ba en las

ofi­ci­nas del FBI en Los Án­ge­les, ha­blan­do an­te un gru­po de em­plea­dos en una sa­la gran­de, con tres enor­mes pan­ta­llas de te­le­vi­sión. Ha­bla­ba de los va­lo­res del FBI y de nues­tra la­bor, y de re­pen­te vi el ti­tu­lar: «Co­mey re­nun­cia al car­go». Creí que era una bro­ma de mi equi­po, me vol­ví y les di­je: «Có­mo os lo ha­béis cu­rra­do». Se­guí a lo mío y el ti­tu­lar cam­bió: «Co­mey des­pe­di­do». XL. ¿Ha que­ri­do ven­gar­se con su li­bro? J.C. No me in­tere­sa la ven­gan­za. Pre­fe­ri­ría no ha­cer es­to, pe­ro me di­je: «Pue­do ser útil. Ten­go el de­ber de ha­cer­lo». Por eso lo es­toy ha­cien­do. XL. Trump ha di­cho que us­ted es un ba­bo­so, un men­ti­ro­so, un fil­tra­dor y ha su­ge­ri­do que de­be­ría es­tar en la cár­cel. J.C. Me es in­di­fe­ren­te. Pe­ro no es nor­mal que el pre­si­den­te di­ga que un ciu­da­dano de­be ir a la cár­cel. No po­de­mos in­sen­si­bi­li­zar­nos an­te es­tas co­sas. Nues­tros lí­de­res no pue­den com­por­tar­se así. No po­de­mos acep­tar­lo, co­mo si fue­se un rui­do de fon­do. XL. Es­cri­be que Trump pa­re­ce más pe­que­ño de lo que se es­pe­ra, que tie­ne las ma­nos más pe­que­ñas que us­ted y que re­sul­ta ex­tra­ño con esa piel anaran­ja­da y esas me­dia­lu­nas blan­cas ba­jo los ojos, pro­ba­ble­men­te por las ga­fas pro­tec­to­ras que usa pa­ra bron­cear­se. ¿Es­te ti­po de ata­ques no da­ñan su ar­gu­men­ta­ción? J.C. No son ata­ques. Nun­ca ha­bía es­cri­to un li­bro y mi edi­tor me acon­se­jó: «To­ma al lec­tor y llé­va­lo con­ti­go, dé­ja­le ver lo que tie­nes en la ca­be­za, de­ja que es­té a tu la­do en la ha­bi­ta­ción». Y la pri­me­ra vez que tu­ve a Trump de­lan­te me lla­mó la aten­ción su ros­tro na­ran­ja y esos círcu­los blan­cos ba­jo los ojos; su pe­lo tam­bién es im­pac­tan­te. No que­ría bur­lar­me del ta­ma­ño de sus ma­nos, pe­ro me acor­dé de que en la cam­pa­ña elec­to­ral se ha­bía co­men­ta­do al­go so­bre ellas y, al sa­lu­dar­le por pri­me­ra vez, no pu­de evi­tar pen­sar có­mo se­rían. XL. La pri­me­ra vez que se reunió con Trump fue en enero de 2017, cuan­do us­ted y sus co­le­gas de la CIA y la NSA lo in­for­ma­ron so­bre in­je­ren­cias ru­sas en las pre­si­den­cia­les. Aquel en­cuen­tro en la Trump To­wer le re­cor­dó a una reunión con un je­fe de la ma­fia. ¿Por qué? J.C. Co­noz­co bien a la ma­fia de mis tiem­pos en la Fis­ca­lía de Man­hat­tan, en los no­ven­ta. Cuan­do el pre­si­den­te elec­to y su equi­po se pu­sie­ron a de­ba­tir el me­jor ses­go po­lí­ti­co pa­ra el te­ma ru­so sin es­pe­rar a que nos le­van­tá­ra­mos de la me­sa, me vino esa ima­gen a la ca­be­za. La im­pre­sión que da­ba era la de un ca­po in­ten­tan­do in­te­grar a unos re­cién lle­ga­dos a la fa­mi­lia. En los si­guien­tes en­cuen­tros, esa ima­gen vol­vió a mi men­te. XL. Trump co­mo un ca­po ma­fio­so... Sue­na un po­co exa­ge­ra­do. J.C. No di­go que va­ya por ahí rom­pien­do pier­nas, in­cen­dian­do tien­das o se­cues­tran­do ca­mio­nes, pe­ro su es­ti­lo de li­de­raz­go es si­mi­lar. En la ma­fia, el man­da­mien­to prin­ci­pal es la leal­tad. La ma­yo­ría de los lí­de­res éti­ca­men­te res­pon­sa­bles tie­nen pun­tos de re­fe­ren­cia ex­ter­nos pa­ra orien­tar­se a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes: fi­lo­so­fía, re­li­gión, ló­gi­ca, tra­di­ción, his­to­ria... Pa­ra los ca­pos, to­do gi­ra­ba en torno a ellos. «¿Qué pue­des ha­cer por mí, có­mo vas a ser­me útil?». Me re­cuer­da a la cul­tu­ra de li­de­raz­go de Trump. XL. ¿Pa­ra Trump so­lo cuen­ta Trump? J.C. Da la sen­sa­ción de que su úni­co sis­te­ma de re­fe­ren­cia es in­terno: «¿Qué es bueno pa­ra mí?». XL. Es­cri­be que des­de el pri­mer día in­ten­tó ha­cer de us­ted una es­pe­cie de cóm­pli­ce. En un ac­to en la Ca­sa Blan­ca, in­clu­so pa­re­ce be­sar­le en la me­ji­lla. J.C. Aquel be­so no exis­tió, pe­ro fue una es­ce­na di­fí­cil­men­te so­por­ta­ble, la si­go vien­do a cá­ma­ra len­ta en mi ca­be­za. Yo ha­cía to­do lo po­si­ble por evi­tar pa­re­cer de­ma­sia­do cer­cano al pre­si­den­te. Des­de el Wa­ter­ga­te, en Es­ta­dos Uni­dos el FBI man­tie­ne cier­ta dis­tan­cia; el ex­ce­so de cer­ca­nía fue uno de los erro­res del en­ton­ces di­rec­tor J. Ed­gar Hoo­ver. XL. Aquel día, Trump re­ci­bía a fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad pa­ra agra­de­cer­les su tra­ba­jo en la to­ma de po­se­sión. Us­ted no qui­so asis­tir… J.C. Y cuan­do lle­gué, in­ten­té pa­sar inad­ver­ti­do. Tras las ten­sio­nes por el asun­to de Hi­llary Clin­ton, me preo­cu­pa­ba que la gen­te pu­die­ra lle­var­se una im­pre­sión equi­vo­ca­da. Pe­ro Trump me pi­dió que me acer­ca­ra. Cru­cé la es­tan­cia de­ci­di­do a no de­jar­me abra­zar. Me re­sis­tí, pe­ro me obli­gó a in­cli­nar­me ha­cia él y me su­su­rró: «Me ale­gro de tra­ba­jar con­ti­go». Co­mo las cá­ma­ras es­ta­ban al otro la­do, to­do el mun­do, in­clui­dos mis hi­jos, vie­ron un be­so. La sen­sa­ción que dio fue otra. XL. Lue­go vino aque­lla fa­mo­sa ce­na a dos, en la que le exi­gió leal­tad. ¿Por qué no le di­jo que esa pe­ti­ción no pro­ce­día? J.C. Qui­zá por­que no soy tan fuerte co­mo de­be­ría. Qui­zá por­que me sor­pren­dió, me de­jó des­co­lo­ca­do. Sin­ce­ra­men­te no sé cuán­ta gen­te en esa si­tua­ción se­ría ca­paz de res­pon­der: «Se­ñor pre­si­den­te, no de­be­ría de­cir esas co­sas». En cier­ta ma­ne­ra lo hi­ce, ya que me que­dé en si­len­cio; lue­go in­sis­tí en lo im­por­tan­te de man­te­ner la dis­tan­cia en­tre el pre­si­den­te, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y el FBI. Aun así, él vol­vía al te­ma una y otra vez. XL. Al fi­nal lle­ga­ron a un con­sen­so con «ho­nes­ta leal­tad». J.C. Sí. Yo le di­je: «Siem­pre ten­drá mi ho­nes­ti­dad». Él res­pon­dió: «Eso es lo que quie­ro, ho­nes­ta leal­tad». Lo acep­té

"La pri­me­ra vez que tu­ve a Trump de­lan­te, me lla­mó la aten­ción su ros­tro na­ran­ja y esos círcu­los blan­cos ba­jo los ojos" "No le con­té a Trump lo de la 'llu­via do­ra­da', pe­ro ha­blan­do con él de pros­ti­tu­tas pen­sé: '¿Qué ha­go aquí? ¿Có­mo he lle­ga­do a es­to?'"

co­mo un mo­do de sa­lir de aque­lla con­ver­sa­ción y por­que pen­sé que ha­bía de­ja­do cla­ro có­mo de­bía in­ter­pre­tar la «ho­nes­ta leal­tad». XL. En su pri­mer en­cuen­tro con Trump, el 6 de enero de 2017, le ha­bló de un in­for­me del exes­pía bri­tá­ni­co Ch­ris­top­her Stee­le. En ese in­for­me se ase­gu­ra­ba que Trump ha­bía es­ta­do con pros­ti­tu­tas en un ho­tel de Mos­cú. ¿Qué le con­tó? J.C. Que­ría ha­cer­le sa­ber que ese ma­te­rial an­da­ba por ahí. No le di­je que yo cre­ye­ra lo que en él se afir­ma­ba, pe­ro sí que nues­tro de­ber era in­for­mar­lo al res­pec­to. No ci­té to­dos los de­ta­lles. No me pa­re­ció ne­ce­sa­rio men­cio­nar que se men­cio­na­ba una «llu­via do­ra­da». Me vi des­de fuera y pen­sé: «¿Qué ha­go aquí? ¿Có­mo he lle­ga­do a es­to?». XL. ¿Y có­mo reac­cio­nó? J.C. A la de­fen­si­va. Me in­te­rrum­pió y ha­bló de acu­sa­cio­nes que ha­bían he­cho con­tra él al­gu­nas mu­je­res. Me pre­gun­tó, creo que re­tó­ri­ca­men­te, si le pa­re­cía un

ti­po que ne­ce­si­ta­ra re­cu­rrir a pros­ti­tu­tas. To­do to­mó un rum­bo que no era de mi agra­do y le di­je que no le es­tá­ba­mos in­ves­ti­gan­do a él. Pen­sé que era al­go que te­nía que sa­ber, por­que los me­dios no tar­da­rían en in­for­mar del asun­to. Una de nues­tras ta­reas en el FBI es pro­te­ger al pre­si­den­te. Y cuan­do al­guien es­tá en pe­li­gro de ser chan­ta­jea­do, in­for­ma­mos al afec­ta­do. XL. ¿Trump en­ten­dió que se tra­ta­ba de un asun­to se­rio? J.C. Creo que sí por­que me lla­mó pa­ra vol­ver a ha­blar del te­ma. XL. El FBI de­be pro­te­ger al pre­si­den­te, pe­ro al mis­mo tiem­po ha­bía abier­ta una in­ves­ti­ga­ción por el ca­so de la in­fluen­cia ru­sa en las elec­cio­nes. ¿No su­po­ne eso un con­flic­to? J.C. Tal vez. Exis­te una ten­sión en­tre la obli­ga­ción de pro­te­ger al Go­bierno y la de in­ves­ti­gar­lo, pe­ro se pue­de ges­tio­nar. XL. ¿Cre­yó en la ve­ra­ci­dad del lla­ma­do

Do­sier Stee­le?

J.C. No lo te­nía cla­ro. Pro­ce­día de una fuen­te fia­ble y sa­bía que una de sus afir­ma­cio­nes fun­da­men­ta­les era cier­ta: la de que los ru­sos ha­bían he­cho un enor­me es­fuer­zo por in­fluir en las elec­cio­nes. Aque­lla par­te era cier­ta. En cuan­to al res­to, no po­dría de­cir. XL. En el cen­tro del asun­to es­tá la du­da de si par­te del equi­po de Trump man­tu­vo con­tac­tos con los ru­sos du­ran­te la cam­pa­ña. ¿Exis­tie­ron esos con­tac­tos? J.C. Di­lu­ci­dar­lo es ta­rea del in­ves­ti­ga­dor es­pe­cial Ro­bert Mue­ller. En to­do ca­so ha­bía ba­se pa­ra nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes. El FBI sa­bía que un co­la­bo­ra­dor de Trump ha­bía con­tac­ta­do con un re­pre­sen­tan­te ru­so pa­ra tra­tar la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a unos co­rreos elec­tró­ni­cos que po­drían per­ju­di­car a Clin­ton. XL. ¿Cree que Trump de­be­ría ser so­me­ti­do al pro­ce­di­mien­to de im­peach­ment? J.C. Por ra­ro que pue­da pa­re­cer, es­pe­ro que no, ya que eso li­be­ra­ría al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se de su res­pon­sa­bi­li­dad. Te­ne­mos va­lo­res co­mu­nes, que son más fuer­tes que nues­tras dis­cre­pan­cias po­lí­ti­cas. Y si Trump es des­alo­ja­do del car­go, con­so­li­da­ría­mos esas di­fe­ren­cias. Se­ría me­jor de­fen­der nues­tros va­lo­res en unas elec­cio­nes. XL. ¿Le preo­cu­pa que des­pi­da tam­bién al in­ves­ti­ga­dor es­pe­cial Mue­ller? J.C. Por su­pues­to. Se­ría un error enor­me y un ata­que al Es­ta­do de de­re­cho. Ade­más, su tra­ba­jo lo con­ti­nua­ría otro. Pa­ra im­pe­dir­lo, el pre­si­den­te ten­dría que des­pe­dir a to­dos los em­plea­dos del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y del FBI. XL. En la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller, us­ted es uno de los tes­ti­gos más des­ta­ca­dos. ¿Su li­bro y sus co­men­ta­rios so­bre el pre­si­den­te pue­den com­pro­me­ter ese pa­pel? J.C. No lo creo. Mi tes­ti­mo­nio ya es­tá ce­rra­do, ya de­cla­ré an­te el Se­na­do. Y ela­bo­ré me­mo­ran­dos de las reunio­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vas, así que hay cons­tan­cia es­cri­ta. XL. Aho­ra pa­re­ce el ar­chi­ene­mi­go de Trump, pe­ro on­ce días an­tes de las elec­cio­nes in­for­mó al Con­gre­so de que el FBI re­to­ma­ba la in­ves­ti­ga­ción con­tra Clin­ton. La gen­te de Clin­ton lo ata­có y los par­ti­da­rios de Trump lo de­fen­die­ron. J.C. Sí, re­sul­ta di­ver­ti­do. Mi mu­jer me di­jo: «Siem­pre su­pis­te que ibas a mo­les­tar a la mi­tad del es­pec­tro po­lí­ti­co, pe­ro nun­ca pen­sé que al fi­nal te las apa­ña­rías pa­ra te­ner a las dos mi­ta­des en tu con­tra». Re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas es­tán in­dig­na­dos con­mi­go. XL. Hi­llary Clin­ton es­tá con­ven­ci­da de que us­ted le cos­tó la Pre­si­den­cia... J.C. Es­pe­ro que no, pe­ro no lo sé. XL. Se hun­dió en las en­cues­tas en ese mo­men­to. Es evi­den­te que su no­ti­fi­ca­ción al Con­gre­so in­flu­yó. J.C. Pe­ro no ac­tué mo­vi­do por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. He de­di­ca­do mi vi­da pro­fe­sio­nal a unas ins­ti­tu­cio­nes a las que ama­ba, pre­ci­sa­men­te por­que no te­nían na­da que ver con la po­lí­ti­ca. De to­dos mo­dos hay ve­ces en las que te ves atra­pa­do en­tre dos aguas. XL. En su li­bro di­ce que tam­bién tu­vo en cuen­ta con­si­de­ra­cio­nes po­lí­ti­cas. Por ejem­plo, en ju­lio de 2016 anun­ció el fi­nal de la in­ves­ti­ga­ción con­tra Clin­ton, aun­que ese anun­cio le co­rres­pon­die­ra al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. ¿Por qué no se atu­vo al ma­nual? J.C. Me en­can­ta­ría te­ner ese ma­nual, pe­ro en 2016 el FBI es­ta­ba in­ves­ti­gan­do a la can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia en me­dio de una de las fa­ses de ma­yor di­vi­sión de nues­tra his­to­ria. Re­zo pa­ra que nin­gún di­rec­tor del FBI vuel­va a to­mar de­ci­sio­nes co­mo las que tu­ve que to­mar. Fue una su­ce­sión de ca­lle­jo­nes sin sa­li­da, to­das las op­cio­nes eran te­rri­bles. XL. Tam­bién ad­mi­te que, cuan­do en­vió su car­ta de oc­tu­bre de 2016 al Con­gre­so, se de­jó in­fluir por la asun­ción de que Clin­ton iba a ga­nar las elec­cio­nes. J.C. No re­cuer­do ha­ber pen­sa­do en las en­cues­tas, pe­ro el país en­te­ro da­ba por sen­ta­do que Clin­ton ga­na­ría. ¿Aque­llo in­flu­yó en mi de­ci­sión? Po­si­ble­men­te. XL. Se lo acu­sa de que­rer ser el cen­tro de aten­ción. Ha re­co­no­ci­do que a ve­ces se de­ja lle­var por su ego. ¿Es ego­cén­tri­co? J.C. ¿Có­mo se atre­ve? [se ríe]. Na­die pue­de res­pon­der esa pre­gun­ta so­bre uno mis­mo. Pe­ro en mi li­bro cuen­to que vi­gi­lo el or­gu­llo y el ego des­de ado­les­cen­te por­que sé que ese es uno de mis pun­tos dé­bi­les. XL. El ac­tual je­fe de ga­bi­ne­te de Trump, John Kelly, qui­so re­nun­ciar po­co después de que us­ted fuera des­pe­di­do. Us­ted le pi­dió que se que­da­ra. Pe­ro tam­bién di­ce que Trump man­cha a cual­quie­ra que tra­ba­je pa­ra él. ¿Qué de­be­rían ha­cer los miem­bros de su equi­po? ¿Ir­se o que­dar­se? J.C. Es una bue­na pre­gun­ta, pe­ro que ca­da uno de­be res­pon­der en su ca­so con­cre­to. Creo que en el ga­bi­ne­te de Trump hay

Jhkcf [i Ye­ce kd Yw­fe Z[ bw CWÓW$ No di­go que va­ya rom­pien­do pier­nas, pe­ro su prin­ci­pal man­da­mien­to es la leal­tad"

per­so­nas que aman a es­te país y que quie­ren pre­ser­var nues­tros va­lo­res. Ca­da uno de­be juz­gar por sí mis­mo a par­tir de qué pun­to ha pa­sa­do a ser una per­so­na con­ta­mi­na­da o un me­ro ins­tru­men­to, a par­tir de qué pun­to ya no tie­ne sen­ti­do con­ti­nuar. XL. ¿Us­ted se ha­bría que­da­do? J.C. Me ha­bría que­da­do, sin lu­gar a du­das, por­que me sen­tía obli­ga­do a pro­te­ger al FBI. XL. Ha com­pa­ra­do es­ta Pre­si­den­cia con un in­cen­dio fo­res­tal. ¿Qué ha­ce a Trump tan pe­li­gro­so pa­ra Es­ta­dos Uni­dos? J.C. Uno de los va­lo­res más im­por­tan­tes de es­te país es la ver­dad. Siem­pre he­mos juz­ga­do a los presidentes por su dis­tan­cia con res­pec­to a la ver­dad. Cuan­do Geor­ge W. Bush ha­bla­ba so­bre la gue­rra de Irak, o Ba­rack Oba­ma so­bre el sis­te­ma sa­ni­ta­rio, siem­pre nos pre­gun­tá­ba­mos: «¿Nos es­tán di­cien­do la ver­dad?». El pe­li­gro re­si­de en que Do­nald Trump mien­te con tan­ta fre­cuen­cia que es­ta­mos per­dien­do ese pun­to de re­fe­ren­cia. XL. Un in­cen­dio fo­res­tal… ¿cree que Trump arra­sa­rá con to­do? J.C. Es­pe­ro que no. Al fi­nal, to­dos los in­cen­dios se apa­gan, y vuel­ven a cre­cer co­sas gran­des y dig­nas de aten­ción. Ya es­tá em­pe­zan­do a pa­sar. Ocu­rrió tras la ma­tan­za en Par­kland, cuan­do es­tu­dian­tes de to­do el país se echa­ron a la ca­lle y plan­tea­ron en voz al­ta el te­ma de las ar­mas. Es al­go que me ha im­pre­sio­na­do mu­cho. Por to­do el país hay pa­dres ha­blan­do so­bre va­lo­res, so­bre la ver­dad. Me da igual si el pró­xi­mo pre­si­den­te es un re­pu­bli­cano o un de­mó­cra­ta. No es una cues­tión de par­ti­dos. De­be­ría ser al­guien que en­car­na­ra esos va­lo­res, en Es­ta­dos Uni­dos y en to­do el mun­do. XL. ¿Echa de me­nos a Ba­rack Oba­ma? J.C. Sí, sí. Se lo di­je a él al fi­nal de su man­da­to. Al prin­ci­pio era es­cép­ti­co, do­né fon­dos a la cam­pa­ña de sus ri­va­les. Pe­ro aca­bé sin­tien­do un gran res­pe­to por él. No es per­fec­to, pe­ro tie­ne apre­cio por las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. XL. El FBI tu­vo ac­ce­so a su li­bro an­tes de que se pu­bli­ca­ra… ¿el tér­mino 'cen­su­ra' es apro­pia­do en es­te ca­so? J.C. Re­vi­sión pre­pu­bli­ca­ción. Nun­ca lo lla­ma­mos 'cen­su­ra'. XL. ¿Hi­cie­ron mu­chos cam­bios? J.C. No. XL. ¿Nin­guno? J.C. Al­guno que otro sí. Pe­ro pien­sen que fui di­rec­tor del FBI y que que­ría que mi li­bro re­sul­ta­se acep­ta­ble pa­ra el FBI. Te­nía cla­ro que no po­día usar nin­gu­na in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, nin­gún de­ta­lle com­pro­me­ti­do de las in­ves­ti­ga­cio­nes, y no lo hi­ce. Las co­sas que pro­pu­sie­ron eran to­das mar­gi­na­les. XL. Su ob­je­ti­vo, co­mo di­ce tam­bién en el li­bro, siem­pre fue man­te­ner al FBI fuera de la po­lí­ti­ca. Pe­ro des­de am­bos la­dos del es­pec­tro po­lí­ti­co se lo acu­sa de ha­ber po­li­ti­za­do al FBI. ¿Qué hi­zo mal? J.C. Nie­go la ma­yor. No creo que el FBI es­té po­li­ti­za­do. Al FBI se lo ata­ca po­lí­ti­ca­men­te, so­bre to­do des­de las fi­las re­pu­bli­ca­nas, y pien­so que esa pos­tu­ra es bas­tan­te cor­ta de mi­ras. XL. Al co­mien­zo de su ejer­ci­cio di­jo: «Di­ri­gir el FBI es el me­jor em­pleo que he te­ni­do ja­más». J.C. Así es. XL. ¿Y qué vie­ne aho­ra? J.C. No lo sé. El cur­so que vie­ne da­ré cla­ses en mi an­ti­gua uni­ver­si­dad, que me ape­te­ce mu­cho. Pe­ro siem­pre echa­ré de me­nos mi tra­ba­jo en el FBI. XL. ¿Se pre­sen­ta­rá a al­gún car­go po­lí­ti­co? J.C. No. XL. ¿Nun­ca? J.C. Nun­ca. XL. Pa­re­ce una res­pues­ta ca­te­gó­ri­ca. J.C. Lo es. La po­lí­ti­ca no es lo mío.

"Es­pe­ro que no sea so­me­ti­do al _cf[wy^c[dj $ I[H‡W c[`eh Z[\[dz[h dk[ij­hei va­lo­res en unas elec­cio­nes"

Co­mey, que mi­de 2,03 me­tros, tras de­cla­rar an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do el pa­sa­do ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.