EL JU­RA­MEN­TO HIPOCRÁTICO DI­GI­TAL

Ha­rris pi­de que se obli­gue a los di­se­ña­do­res de apli­ca­cio­nes a que ha­gan una es­pe­cie de ju­ra­men­to éti­co. Pri­mer man­da­mien­to: «De­jar de ex­plo­tar las vul­ne­ra­bi­li­da­des psi­co­ló­gi­cas de la gen­te».

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine -

LA TEC­NO­LO­GÍA CON­TRO­LA LOS CE­RE­BROS

Nues­tra ma­yor de­bi­li­dad es­tá en el ce­re­bro rep­ti­liano. Es el cir­cui­to de la do­pa­mi­na, un re­ga­lo en­ve­ne­na­do de la evo­lu­ción. Fun­cio­na co­mo una des­car­ga pla­cen­te­ra, pe­ro crea adic­ción. Cual­quier dro­ga nos atra­pa por­que se adue­ña de ese cir­cui­to. Los pro­duc­tos crea­dos por Fa­ce­book, Goo­gle, Ins­ta­gram o Twit­ter es­tán di­se­ña­dos pa­ra apro­piar­se de ese cir­cui­to. Por ejem­plo, las no­ti­fi­ca­cio­nes cons­tan­tes, se­lec­cio­na­das pa­ra que no po­da­mos re­sis­tir­nos a mi­rar. Nos adies­tran pa­ra in­te­rrum­pir lo que es­te­mos ha­cien­do, in­clu­so con­du­cien­do abri­mos un me­me de ga­ti­tos.

HAY QUE ELI­MI­NAR EL BO­TÓN 'CO­MEN­TAR'

¿Có­mo re­di­se­ñar es­tos pro­duc­tos? Ha­rris pro­po­ne, por ejem­plo, re­em­pla­zar el bo­tón de 'co­men­tar' por un bo­tón de 'reuná­mo­nos'. Así, cuan­do al­guien va­ya a pu­bli­car al­go, ten­drá an­tes la op­ción de avi­sar a la per­so­na alu­di­da pa­ra ha­blar ca­ra a ca­ra. No sir­ve pa­ra to­dos los ca­sos, pe­ro sí pa­ra la ma­yo­ría en el en­torno la­bo­ral o de ami­gos. Su­gie­re im­pul­sar los en­cuen­tros du­ran­te un al­muer­zo. «En lu­gar de frag­men­tar tu tiem­po, sien­do in­te­rrum­pi­do vein­te ve­ces en el tra­ba­jo por­que Fa­ce­book te en­vía no­ti­fi­ca­cio­nes, tie­nes una con­ver­sa­ción en un en­torno no di­gi­tal».

LAS PAN­TA­LLAS DE­BEN VOL­VER A SER EN BLAN­CO Y NE­GRO

So­lo con mi­rar el icono de una apli­ca­ción se dis­pa­ran sen­sa­cio­nes y de­seos, por eso –avi­sa Ha­rris a los usua­rios– con­vie­ne des­co­nec­tar las no­ti­fi­ca­cio­nes. Y que el te­lé­fono sea lo más mi­ni­ma­lis­ta po­si­ble. Por ejem­plo, con­fi­gu­ran­do la pan­ta­lla en blan­co y ne­gro. Ha­rris cuen­ta que los em­plea­dos de Goo­gle te­nían su pro­pia adic­ción: las cho­co­la­ti­nas. Pa­ra re­du­cir su con­su­mo, se obli­gó a que en las má­qui­nas ex­pen­de­do­ras de co­mi­da se ex­hi­bie­ran en en­vol­to­rios gri­ses y opa­cos, sin co­lo­res lla­ma­ti­vos. Y fun­cio­nó. La mis­ma tác­ti­ca se pue­de apli­car al smartp­ho­ne.

DES­CO­NEC­TAR A LOS CO­LE­GIOS Y A LOS NI­ÑOS

Da que pen­sar que mu­chos di­rec­ti­vos de Ap­ple y Goo­gle res­trin­jan el ac­ce­so de sus hi­jos a los mó­vi­les y los en­víen a Wal­dorf, un co­le­gio que prohí­be In­ter­net en el re­cin­to, sin wi­fi ni or­de­na­do­res. Ro­bert Lus­tig, pe­dia­tra de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, va más allá. «Ca­da vez que un ni­ño re­co­lec­ta unas mo­ne­das en Mi­ne­craft, cap­tu­ra un Po­ké­mon o ali­nea unas bo­las en Candy Crush, su ce­re­bro lo re­com­pen­sa con una des­car­ga de do­pa­mi­na. Le ha­ce sen­tir bien y que­rer más. Pe­ro, si se es­ti­mu­lan en ex­ce­so las neu­ro­nas con des­car­gas con­ti­nuas, mue­ren».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.