Si­nuo­sos ca­mi­nos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - por Carmen Po­sa­das

co­mo les he co­men­ta­do en al­gu­na otra oca­sión, por mo­ti­vos edi­to­ria­les las Pe­que­ñas in­fa­mias que com­par­to se­ma­nal­men­te con us­te­des han de es­cri­bir­se quin­ce días an­tes de la fe­cha de su pu­bli­ca­ción. Es­to ha­ce que me sea di­fí­cil opi­nar so­bre no po­cos asun­tos. No so­lo por­que los te­mas que son de ra­bio­sa ac­tua­li­dad ya no in­tere­san pa­sa­dos quin­ce días, sino por­que, du­ran­te es­te pe­rio­do de tiem­po, pue­den sur­gir nue­vas cir­cuns­tan­cias que ha­gan que lo que uno es­cri­ba pue­da leer­se en una cla­ve dis­tin­ta de có­mo fue con­ce­bi­do. Al­go de es­ta na­tu­ra­le­za me ha ocu­rri­do con un ar­tícu­lo an­te­rior, el ti­tu­la­do ¿Soy una ma­la fe­mi­nis­ta? En él me ha­cía eco de un cu­rio­so (y la­men­ta­ble) fe­nó­meno que em­pie­za a pro­du­cir­se en los Es­ta­dos Uni­dos co­mo efec­to co­la­te­ral al mo­vi­mien­to Me Too. Se­gún The New York Ti­mes, en al­gu­nas em­pre­sas, di­rec­ti­vos va­ro­nes em­pie­zan a pre­fe­rir tra­tar pro­fe­sio­nal­men­te con di­rec­ti­vos de su mis­mo se­xo, te­me­ro­sos de que sus co­le­gas fe­me­ni­nas los pue­dan acu­sar, sin más prue­ba que su pro­pio tes­ti­mo­nio, de com­por­ta­mien­tos im­pro­pios. De­cía tam­bién que el mo­vi­mien­to Me Too era muy po­si­ti­vo, por­que ha su­pues­to el fin a si­glos y si­glos de in­jus­ti­cias, pe­ro que ha­bía que evi­tar que se co­me­tan otras in­jus­ti­cias co­mo acu­sar sin prue­bas: ni to­dos los hom­bres son ma­los ni to­das las mu­je­res so­mos san­tas. To­do lo di­cho lo sus­cri­bo, pe­ro, co­mo el ar­tícu­lo fue pu­bli­ca­do en un mo­men­to en el que la sen­si­bi­li­dad ge­ne­ral es­ta­ba a flor de piel, tras la be­nig­na e inex­pli­ca­ble con­de­na a La Ma­na­da me gus­ta­ría de­jar muy cla­ra mi pos­tu­ra con res­pec­to a es­ta la­cra que son los abu­sos se­xua­les. Los gran­des cam­bios en la his­to­ria re­quie­ren de un de­to­nan­te, un ca­ta­li­za­dor que ha­ga que vie­jas es­truc­tu­ras se res­que­bra­jen. Es lo que ocu­rrió me­ses atrás con el ca­so Weins­tein que nos ha traí­do el Me Too y es de desear que ocu­rra otro tan­to con la sen­ten­cia de La Ma­na­da. Co­mo sa­ben, a las po­cas ho­ras de que se hi­cie­ra pú­bli­ca di­cha sen­ten­cia, más de un mi­llón de per­so­nas ha­bían fir­ma­do ya en Chan­ge.org pi­dien­do la in­ha­bi­li­ta­ción de los ma­gis­tra­dos que com­po­nían el tri­bu­nal, y la reac­ción fue tan uná­ni­me y abru­ma­do­ra que tras­pa­só in­clu­so nues­tras fron­te­ras. To­do ha­ce pen­sar, por tan­to, que ha­brá un an­tes y un después del ca­so La Ma­na­da. Y no so­lo en lo que se re­fie­re a la ti­pi­fi­ca­ción de de­li­tos se­xua­les, sino tam­bién, y es­te es mi de­seo, en lo con­cer­nien­te a otras con­duc­tas muy arrai­ga­das. Se­gún una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción de Amnistía In­ter­na­cio­nal, por ejem­plo, «ser mu­jer, abrir la pes­ta­ña de men­cio­nes en re­des so­cia­les y en­con­trar­se con ame­na­zas e in­sul­tos no es una ex­cep­ción». De he­cho, ca­si una cuar­ta par­te de las en­tre­vis­ta­das en esa in­ves­ti­ga­ción re­ve­la ha­ber su­fri­do abu­sos de es­te ti­po al­gu­na vez. La in­ves­ti­ga­ción ha­ce hin­ca­pié tam­bién en la ra­pi­dez con la que se di­vul­gan es­tos con­te­ni­dos y có­mo, por el efec­to mi­mé­ti­co tan fre­cuen­te en In­ter­net, un tuit in­sul­tan­te pue­de con­ver­tir­se en un alu­vión de odio. El in­for­me de Amnistía aca­ba re­cor­dan­do que el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión es el so­co­rri­do pa­ra­guas que am­pa­ra y pro­te­ge ex­pre­sio­nes que son ofen­si­vas, le­si­vas y pro­fun­da­men­te ma­chis­tas. En efec­to, las con­duc­tas se­xis­tas no so­lo anidan en le­yes ar­cai­cas que con­fun­den vio­la­ción con abu­sos, es­tá en to­das par­tes y las re­des so­cia­les son so­lo el es­pe­jo en el que me­jor se re­fle­jan. Por tan­to, hay más te­rre­nos a los que de­be pres­tar­se aten­ción. Sin ir más le­jos, sor­pren­de ver lo fre­cuen­te que es en­tre las ado­les­cen­tes con­fun­dir amor con con­trol. Es­tu­dios apun­tan, por ejem­plo, que un alar­man­te nú­me­ro de ellas en­cuen­tran na­tu­ral que sus no­vios les con­tro­len las lla­ma­das y los wa­saps. «Es ce­lo­so por­que me quie­re», sue­le ser el co­men­ta­rio. ¿Es po­si­ble que ni­ños edu­ca­dos en igual­dad y en pa­ri­dad aún pien­sen así? Yo no creo en las so­lu­cio­nes má­gi­cas ni en que

To­do ha­ce pen­sar, por tan­to, que ha­brá un an­tes y un después del ca­so La Ma­na­da

con­duc­tas muy arrai­ga­das pue­dan cam­biar­se de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro sí creo en los pun­tos de in­fle­xión. El pri­me­ro fue el ca­so Weins­tein, que pro­pi­ció el mo­vi­mien­to Me Too y ha so­ca­va­do una si­nies­tra omer­tá, y el se­gun­do es muy pro­ba­ble que lo sea la bo­chor­no­sa sen­ten­cia a La Ma­na­da. Es­tá cla­ro que si Dios es­cri­be rec­to con ren­glo­nes tor­ci­dos, tam­bién la hu­ma­ni­dad avan­za en lí­nea rec­ta por si­nuo­sos (y muy os­cu­ros) ca­mi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.