El­sa Pun­set ES­CRI­TO­RA “La ale­gría se apo­de­ra de mí con bas­tan­te fre­cuen­cia”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPON DE - TEX­TO: MARÍA VIDAL

Con­tro­la co­mo na­die las emo­cio­nes, no por­que no se con­ta­gie de ellas, sino por­que aca­ba de lan­zar una co­lec­ción de cuen­tos, “Los Atre­vi­dos”, en los que en­se­ña a los más pe­que­ños a do­mi­nar­las. Un proyecto que sur­gió un ve­rano gra­cias a sus hi­jos.

Fue­du­ran­te unas va­ca­cio­nes. Ca­da no­che an­tes de dor­mir leía con sus hi­jos un pe­que­ño epi­so­dio de una his­to­ria in­ven­ta­da don­de dos her­ma­nos y un pe­rro apren­dían a do­mi­nar sus emo­cio­nes. Los ni­ños se di­ver­tían es­cu­chán­do­la, y cuan­do ter­mi­na­ba el fo­lio, le pe­dían más. Es­cri­bía otro y así has­ta que ter­mi­nó el ve­rano. Ha­ce unos me­ses cuan­do la edi­to­rial la lla­mó y le pro­pu­so un proyecto de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra ni­ños, El­sa Pun­set (Lon­dres, 1964) res­ca­tó de su memoria to­do aque­llo y creó Los Atre­vi­dos.

—¿Cuál es la emo­ción más di­fí­cil de con­tro­lar?

—Tal vez el mie­do, y tras el mie­do, la ira, por­que son las pre­fe­ri­das de nues­tro ce­re­bro pro­gra­ma­do pa­ra so­bre­vi­vir… Cuan­do ellas to­man las rien­das de nues­tro ce­re­bro, es de­cir, cuan­do las sen­ti­mos de for­ma in­con­tro­la­ble, ba­ja nues­tro co­cien­te in­te­lec­tual y to­ma­mos de­ci­sio­nes muy rá­pi­das y muy emo­cio­na­les… Pe­ro des­de pe­que­ños, po­de­mos apren­der re­cur­sos pa­ra re­co­no­cer las se­ña­les de un se­cues­tro emo­cio­nal y cal­mar las emo­cio­nes más vo­lá­ti­les.

—¿Se con­ta­gian?

—Es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra con­ta­giar­nos emo­cio­nes. Imi­ta­mos a los de­más de for­ma cons­cien­te e in­cons­cien­te: co­pia­mos ges­tos, ri­sas, to­ses, acen­tos, se­gui­mos mo­das en la for­ma de ves­tir o de ha­blar… Aun­que sea una pro­gra­ma­ción an­ti­gua di­se­ña­da pa­ra ayu­dar­nos a apren­der y a so­bre­vi­vir, no ha cam­bia­do por­que to­da­vía fun­cio­na­mos con mu­chos ins­tin­tos an­ces­tra­les. Así que sí, ¡las emo­cio­nes se con­ta­gian co­mo un vi­rus!

—El ma­ne­jo del mie­do, la au­to­es­ti­ma... apa­ren­te­men­te so­lo pue­de traer co­sas bue­nas... ¿o tam­bién pue­den dar­se efec­tos ne­ga­ti­vos?

—De­ma­sia­da au­to­es­ti­ma pue­de nu­blar­te la ca­pa­ci­dad de juz­gar con ob­je­ti­vi­dad; pe­ro una ba­ja au­to­es­ti­ma pue­de im­pe­dir­te en­fren­tar­te a re­tos que da­rían sen­ti­do a tu vi­da. Sen­tir un mie­do que te pa­ra­li­za an­tes de sa­lir a ha­blar en pú­bli­co pue­de arrui­nar tu ca­rre­ra; ¡pe­ro no ha­cer ca­so a las se­ña­les del mie­do cuan­do exis­te un pe­li­gro real pue­de po­ner en ries­go tu vi­da! Así que nin­gu­na emo­ción es bue­na o ma­la por sí so­la, to­das, de­pen­dien­do del con­tex­to, son úti­les o per­ju­di­cia­les… y lo im­por­tan­te

es có­mo se ges­tio­nan en ca­da ca­so.

—¿Có­mo afec­tan las re­des so­cia­les, ca­da vez más pre­sen­tes en nues­tra so­cie­dad, a la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal?

—Nos afec­ta pa­ra bien y pa­ra mal. Por una par­te, nos co­nec­ta co­mo nun­ca an­tes, y eso, pa­ra una es­pe­cie tan so­cial co­mo la nues­tra, es muy im­por­tan­te y ven­ta­jo­so. Pe­ro tam­bién hay que sa­ber que nos re­sul­ta muy fá­cil da­ñar a las per­so­nas, in­sul­tar­las o ig­no­rar­las a tra­vés de las re­des so­cia­les, por­que cuan­do no ves al otro, rom­pes más fá­cil­men­te la em­pa­tía que nos une y que im­pi­de que nos ha­ga­mos da­ño.

—Es­cri­bien­do y to­can­do tan de cer­ca siem­pre el te­ma de las emo­cio­nes, ¿uno les aca­ba per­dien­do el mie­do o, al con­tra­rio, aca­ba por te­ner­les más res­pe­to?

—Son co­mo vie­jas ami­gas con las que hay mu­cha con­fian­za, pe­ro que a ve­ces te sa­can de qui­cio.

—En­ten­dien­do la si­guien­te afir­ma­ción de for­ma oca­sio­nal, ¿ha­bría que de­jar­se lle­var por las emo­cio­nes?

—Siem­pre nos di­ri­gen las emo­cio­nes, ellas man­dan, ¡son la fuer­za que nos mue­ve! La gra­cia es­tá en sa­ber po­ten­ciar­las cuan­do nos son úti­les, y trans­for­mar­las o cal­mar­las cuan­do re­sul­tan per­ju­di­cia­les…

—¿A qué emo­ción re­cu­rres más?

—A la ale­gría. Re­cu­rro a ella, la ge­ne­ro de for­ma de­li­be­ra­da, y en­ci­ma ten­go la suer­te de que se apo­de­ra de mí con bas­tan­te fre­cuen­cia.

— ¿In­flu­yen los pa­dres en las emo­cio­nes de los ni­ños?

—Di­ce un co­no­ci­do re­frán que ne­ce­si­tas un pue­blo en­te­ro pa­ra edu­car a un ni­ño. Los hu­ma­nos so­mos una es­pe­cie pro­fun­da­men­te so­cial, y cuan­do so­mos ni­ños, apren­de­mos imi­tan­do a los adul­tos que nos ro­dean. Y con­cre­ta­men­te, los ni­ños que tie­nen pa­dres y ma­dres emo­cio­nal­men­te in­te­li­gen­tes tie­nen me­jor sa­lud, me­jor ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, me­jo­res re­la­cio­nes con los de­más y me­nos pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to.

—Has­ta qué pun­to es im­por­tan­te un buen ma­ne­jo de las emo­cio­nes pa­ra un buen ren­di­mien­to es­co­lar.

—El ren­di­mien­to aca­dé­mi­co de los ni­ños me­jo­ra de me­dia unos 11 pun­tos fren­te a los alum­nos que no re­ci­ben cla­ses de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal en el co­le­gio. Así que cuan­do en­se­ñas a un ni­ño ha­bi­li­da­des emo­cio­na­les y so­cia­les, no so­lo con­si­gues un hi­jo que me­jo­ra su ac­ti­tud y su com­por­ta­mien­to, que tie­ne me­nos epi­so­dios de des­ajus­tes emo­cio­na­les, y que con­si­gue lle­var­se me­jor con los de­más, ¡sino que ade­más sa­ca me­jo­res no­tas!

—Si ya pa­ra los ma­yo­res es una ta­rea di­fí­cil, ¿po­de­mos pre­ten­der que los ni­ños apren­dan a ges­tio­nar sus pro­pias emo­cio­nes a eda­des en las que qui­zás to­da­vía no se­pan qué sig­ni­fi­can es­tas?

—Aun­que no se­pa­mos dar­les nom­bre, des­de que na­ce­mos ya so­mos sen­si­bles a las emo­cio­nes de nues­tros pa­dres, y reac­cio­na­mos a ellas. En los pri­me­ros años de vi­da, a los más pe­que­ños les cues­ta dis­tin­guir en­tre ellos mis­mos y sus emo­cio­nes, ¡por eso ac­túan de for­ma tan emo­cio­nal! No sa­ben aún ges­tio­nar­las. Los pa­dres en­se­ña­mos ins­tin­ti­va­men­te a nues­tros hi­jos pe­que­ños a com­pren­der y nom­brar sus emo­cio­nes, de­ci­mos a los ni­ños pe­que­ños por ejem­plo, “Tie­nes sue­ño, ¿ver­dad? Te voy a me­cer así, des­pa­cio… y te vas a re­la­jar y a dor­mir.” Po­co a po­co, si los pa­dres les ayu­dan, los ni­ños apren­den a po­ner nom­bre a sus emo­cio­nes, y a au­to-re­gu­lar­las, es de­cir, a cal­mar­las por su cuen­ta, sin tan­ta ayu­da de los pa­dres. ¡Es el prin­ci­pio de la au­to­no­mía del ni­ño!... y una de las fun­cio­nes bá­si­cas de la edu­ca­ción, en la que los pa­dres y maes­tros van do­tan­do al ni­ño de lo que ne­ce­si­ta pa­ra po­der vi­vir y con­vi­vir de for­ma au­tó­no­ma, in­de­pen­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.