U La fe­li­ci­dad tie­ne for­ma de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GEN­TE - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

y tie­ne dos mo­men­tos cla­ve en la vi­da; eso apun­ta un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Nue­va Ga­les del Sur. YES lo po­ne a prue­ba pre­gun­tan­do: ¿tú cuán­do has si­do más fe­liz?

Di­cen que es un efí­me­ro es­ta­do emo­cio­nal, que se re­ga­la pe­ro no se pue­de com­prar. Has­ta le ha­bía­mos pues­to edad, 34. Va a ser que no la tie­ne cla­ra, co­mo el amor. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Nue­va Ga­les del Sur, en Aus­tra­lia, ad­vier­te que la fe­li­ci­dad es una U, una cur­va con dos co­mi­su­ras: una es­tá en el pe­río­do que va de los 15 a los 22 años y otra arran­ca a los 65. ¿Pe­ro es que hay más? Quién du­da que los 80 son una dé­ca­da pro­di­gio­sa. No quien los al­can­za li­bre de mal. ¿Y los fe­li­ces años vein­te, tie­nen esa pá­ti­na en la vi­da real, en es­tos tiem­pos? El es­tu­dio ad­vier­te que en ese de­ce­nio ha­cia los 30, con­for­me lle­gan las preo­cu­pa­cio­nes y pro­ble­mas más acu­cian­tes de la adul­tez, uno em­pie­za a des­cen­der por la la­de­ra de la U has­ta el ba­dén de los 45.

“Al fi­nal de la vi­da, al igual que al prin­ci­pio, la per­cep­ción que te­ne­mos de la reali­dad de­pen­de del mi­cro­sis­te­ma [nues­tro en­torno más in­me­dia­to]; el ni­ño no ve el mun­do tal co­mo es, sino co­mo lo fil­tran sus pa­dres —afir­ma la psi­có­lo­ga Ele­na Bo­rra­jo, ex­per­ta en re­la­cio­nes de ape­go—. Te­ne­mos un ejem­plo en la pe­lí­cu­la La vi­da es be­lla. La reali­dad no cam­bia, pe­ro la vi­ven­cia de un ni­ño sí de­pen­de de có­mo la re­fle­jen o mo­de­len sus pa­dres”.

Con su hi­jo de 11 me­ses en bra­zos, a sus 33, la au­to­ra de la Vo­lá­til, ese per­so­na­je que he­mos in­cor­po­ra­do a nues­tra vi­da dia­ria, se sien­te ple­na y “afor­tu­na­da”. “Se­rá que Pau nos de­ja dor­mir del ti­rón”, di­ce Agus­ti­na Gue­rre­ro (Cha­ca­bu­co, Ar­gen­ti­na, 1982). El hu­mor, “que ayu­da a sua­vi­zar y re­la­ti­vi­zar las co­sas”, es el fuer­te de es­ta mu­jer “oje­ro­sa y fe­liz” en su pri­me­ra vez co­mo ma­má. ¿Pe­ro qué tie­ne la ma­ter­ni­dad, ade­más de me­nos tiem­po pa­ra to­do, que nos sa­cu­de con ale­gría? “Pri­me­ro, une —di­ce Agus, su alias fa­mi­liar—; tú y yo, sin co­no­cer­nos, es­ta­mos ha­blan­do de nues­tros hi­jos. Tam­bién ayu­da a qui­tar­le im­por­tan­cia a lo que no la tie­ne. Por ejem­plo, mi ca­sa es­tá he­cha un lío y me da igual. Mi hi­jo me ha con­ver­ti­do en otra mu­jer”. Pa­ra su des­pe­gue de­fi­ni­ti­vo co­mo la Vo­lá­til, Agus­ti­na tu­vo an­tes que co­ger la puer­ta y cam­biar de vi­da. Fue con 23 cuan­do al­can­zó un pri­mer pi­co de fe­li­ci­dad, cuan­do se mu­dó a Ca­ta­lu­ña: “Lo lar­gué to­do, in­clui­da una re­la­ción”. Se hi­zo la luz y ella se re­en­con­tró: “Me sen­tía bo­ni­ta y ca­paz de ha­cer­lo to­do... Des­cu­brí que hay gen­te tó­xi­ca, pe­ro tam­bién ma­ra­vi­llo­sa”.

¿Dón­de es­tá la cla­ve? “Dis­po­ner de tiem­po es la gran fe­li­ci­dad. Da la fe­li­ci­dad no por te­ner tiem­po en sí, sino por to­do lo que pue­des ha­cer con él”, di­ce Jo­sé Luis Pe­ra­les (Cuen­ca, 1945), quien de­bu­ta co­mo no­ve­lis­ta con La me­lo­día del tiem­po. A Pe­ra­les, que ga­nó su pri­mer pre­mio co­mo au­tor en el Fes­ti­val do Mi­ño, los 70 le han traí­do una son­ri­sa com­ple­ta y un es­treno. “A ter­mi­nar una can­ción ya me ha­bía acos­tum­bra­do, pe­ro ha si­do la pri­me­ra vez con un li­bro y eso me ha he­cho sen­tir mu­cha emo­ción”, ase­gu­ra a nues­tra com­pa­ñe­ra Ana Mon­tes.

Las emo­cio­nes, que va­mos com­pren­dien­do gra­cias a la ex­pe­rien­cia, pin­tan mu­cho en la gran as­pi­ra­ción del ser hu­mano, ser fe­liz. ¿Qué pe­so tie­nen en la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad? “To­do el pe­so”, di­ce la psi­có­lo­ga Ele­na Bo­rra­jo: “De he­cho, la fe­li­ci­dad tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad y la fre­cuen­cia con que se tie­nen emo­cio­nes po­si­ti­vas. El es­pec­tro es am­plio: ilu­sión, ale­gría, com­pla­cen­cia, ali­vio, pla­ci­dez...”. Ca­da uno tie­ne unas no­tas pre­do­mi­nan­tes.

Así, “vi­vir tran­qui­lo es un abu­rri­mien­to” pa­ra quien can­ta­ba aque­llo de “Es­cú­cha­me, yo tam­bién tu­ve 15 años, se me es­ca­pa­ron de las ma­nos”. A pun­to de cum­plir 71, Pe­ra­les tie­ne mu­chas in­quie­tu­des: “So­lo ju­bi­lar­me y que­dar­me en la con­tem­pla­ción me ha­ría en­ve­je­cer muy pron­to. Los que te­ne­mos ilu­sión por ha­cer co­sas no en­ten­de­mos la ju­bi­la­ción”.

Con la ter­ce­ra edad, ex­pli­ca Bo­rra­jo, vuel­ve a co­brar má­xi­ma im­por­tan­cia el en­torno más in­me­dia­to de la per­so­na, “y to­do aque­llo que tie­ne que ver con la rea­li­za­ción de uno mis­mo, con dar rien­da suel­ta a lo que per­si­gue el bie­nes­tar pro­pio” y que de­bi­mos de­jar de la­do du­ran­te los años más ac­ti­vos. Pe­ro no siem­pre dar­se a la con­tem­pla­ción im­pli­ca fe­li­ci­dad. “Eso es al­go que de­pen­de de to­da una va­ria­bi­li­dad in­di­vi­dual —di­ce Bo­rra­jo— y de con­di­cio­na­mien­tos so­cia­les. En Oc­ci­den­te la con­tem­pla­ción, el no ha­cer na­da, es­tá ca­si pros­cri­to, lo con­tra­rio de lo que pro­po­nen las fi­lo­so­fías bu­dis­tas. Tam­bién de­pen­de de uno mis­mo. Tu dis­fru­tar pue­de ser es­tar ha­cien­do co­sas”.

UNA EME DE MON­TA­ÑA

Si has si­do un ni­ño con suer­te, y vi­vi­do la in­fan­cia co­mo el reino en el que na­die mue­re, es pro­ba­ble que las tur­bu­len­cias lle­guen con el des­pe­gue de la ado­les­cen­cia. “Los 15 fue­ron tur­bu­len­tos, co­mo sue­len ser­lo pa­ra to­dos”, di­ce el ac­tor Mi­guel Ca­na­le­jo (A Co­ru­ña, 1991), quien sin­tió la ne­ce­si­dad de “ser es­pe­cial en al­go”. “No era el pri­me­ro de la cla­se —com­par­te— ni el me­jor en al­gún de­por­te, pe­ro des­cu­brí la in­ter­pre­ta­ción”. Ya no era un ni­ño ha­cien­do tea­tro... “Bueno, hi­ce mi pri­mer pa­pel con 5 años, un co­ne­jo de Pas­cua”, cuen­ta son­rien­do. Mi­guel, Qui­que en Se­rra­mou­ra, di­ce que a sus 24 es­tá en una “eta­pa bue­na”. Pe­ro tie­ne an­te­ce­den­tes: “Re­cuer­do con un ca­ri­ño es­pe­cial la eta­pa de los 18 a los 22, la Uni­ver­si­dad. Fue cuan­do em­pe­cé a to­mar de­ci­sio­nes y ser más li­bre. Pue­des me­ter la pa­ta sin que pa­se na­da... Hi­ce mo­go­llón de ami­gos y de­ci­dí de­di­car­me a lo que me gus­ta, la in­ter­pre­ta­ción”. ¿Y el amor, no le hi­zo per­der los pa­pe­les? “El amor tam­bién lle­gó, por su­pues­to. Y lo vi­ví con me­nos ner­vios que de ado­les­cen­te”.

Pa­ra el que fue un ni­ño con ga­fas fe­liz, “un cha­pon­ce­te un po­co fri­ki”, se­gún cuen­ta, el sen­ti­mien­to más pleno tie­ne for­ma de M. “... O de W, por­que la fe­li­ci­dad tie­ne subidas y ba­ja­das”.

En la ci­ma de esa ini­cial de mon­ta­ña, an­te un ho­ri­zon­te des­pe­ja­do, ve­mos a la miss, ac­triz y pre­sen­ta­do­ra Dia­na No­guei­ra (Vi­go, 1975). “Es­tou nun pe­río­do de ple­ni­tu­de. Son nai”, afir­ma en un gui­ño a la Vo­lá­til. “Ás ve­ces pen­so: eu non vou dar... pe­ro dás, dás!”. ¡Dás to­do! “Si. Cer­to. Dás to­do. A prio­ri­da­de é esa per­soí­ña que te le­va a bai­xar ao co­le ca­se en za­pa­ti­llas. Qué im­por­ta co­mo te­ñas o pe­lo...”. Con la ma­ter­ni­dad to­do lo sus­cep­ti­ble de que­dar re­le­ga­do pa­sa a un se­gun­do plano. Así lo vi­ve es­ta mu­jer “bo­ta­da pa­ra dian­te”, que es­tan­do con su hi­jo de 6 años sien­te la fe­li­ci­dad de “vol­ver a des­cu­brir as pe­que­nas cou­sas”. A ella le cues­ta echar­le años a la fe­li­ci­dad, pues más y más que le echa­ría: “Eu son un­ha per­soa moi po­si­ti­va”. ¿No se sin­tió ra­ra ni con 13? “Eu pa­seino ben! Aín­da que hou­bo mo­men­tos de com­ple­xos... Era fra­ca e tar­dei en desa­rro­llar”.

Nun­ca es tar­de si la di­cha es (tan tan) bue­na. Y el ho­ri­zon­te, azul.

La fe­li­ci­dad tie­ne que ver con la fre­cuen­cia de emo­cio­nes po­si­ti­vas”

¿Dón­de es­tá la cla­ve? “Dis­po­ner de tiem­po es la gran fe­li­ci­dad. Da la fe­li­ci­dad no por te­ner tiem­po en sí, sino por to­do lo que pue­des ha­cer con él”, di­ce Jo­sé Luis Pe­ra­les (Cuen­ca, 1945), quien de­bu­ta co­mo no­ve­lis­ta con La me­lo­día del tiem­po. A Pe­ra­les, que ga­nó su pri­mer pre­mio co­mo au­tor en el Fes­ti­val do Mi­ño, los 70 le han traí­do una son­ri­sa com­ple­ta y un es­treno. “A ter­mi­nar una can­ción ya me ha­bía acos­tum­bra­do, pe­ro ha si­do la pri­me­ra vez con un li­bro y eso me ha he­cho sen­tir mu­cha emo­ción”, ase­gu­ra a nues­tra com­pa­ñe­ra Ana Mon­tes.

Las emo­cio­nes, que va­mos com­pren­dien­do gra­cias a la ex­pe­rien­cia, pin­tan mu­cho en la gran as­pi­ra­ción del ser hu­mano, ser fe­liz. ¿Qué pe­so tie­nen en la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad? “To­do el pe­so”, di­ce la psi­có­lo­ga Ele­na Bo­rra­jo: “De he­cho, la fe­li­ci­dad tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad y la fre­cuen­cia con que se tie­nen emo­cio­nes po­si­ti­vas. El es­pec­tro es am­plio: ilu­sión, ale­gría, com­pla­cen­cia, ali­vio, pla­ci­dez...”. Ca­da uno tie­ne unas no­tas pre­do­mi­nan­tes.

Así, “vi­vir tran­qui­lo es un abu­rri­mien­to” pa­ra quien can­ta­ba aque­llo de “Es­cú­cha­me, yo tam­bién tu­ve 15 años, se me es­ca­pa­ron de las ma­nos”. A pun­to de cum­plir 71, Pe­ra­les tie­ne mu­chas in­quie­tu­des: “So­lo ju­bi­lar­me y que­dar­me en la con­tem­pla­ción me ha­ría en­ve­je­cer muy pron­to. Los que te­ne­mos ilu­sión por ha­cer co­sas no en­ten­de­mos la ju­bi­la­ción”.

Con la ter­ce­ra edad, ex­pli­ca Bo­rra­jo, vuel­ve a co­brar má­xi­ma im­por­tan­cia el en­torno más in­me­dia­to de la per­so­na, “y to­do aque­llo que tie­ne que ver con la rea­li­za­ción de uno mis­mo, con dar rien­da suel­ta a lo que per­si­gue el bie­nes­tar pro­pio” y que de­bi­mos de­jar de la­do du­ran­te los años más ac­ti­vos. Pe­ro no siem­pre dar­se a la con­tem­pla­ción im­pli­ca fe­li­ci­dad. “Eso es al­go que de­pen­de de to­da una va­ria­bi­li­dad in­di­vi­dual —di­ce Bo­rra­jo— y de con­di­cio­na­mien­tos so­cia­les. En Oc­ci­den­te la con­tem­pla­ción, el no ha­cer na­da, es­tá ca­si pros­cri­to, lo con­tra­rio de lo que pro­po­nen las fi­lo­so­fías bu­dis­tas. Tam­bién de­pen­de de uno mis­mo. Tu dis­fru­tar pue­de ser es­tar ha­cien­do co­sas”.

UNA EME DE MON­TA­ÑA

Si has si­do un ni­ño con suer­te, y vi­vi­do la in­fan­cia co­mo el reino en el que na­die mue­re, es pro­ba­ble que las tur­bu­len­cias lle­guen con el des­pe­gue de la ado­les­cen­cia. “Los 15 fue­ron tur­bu­len­tos, co­mo sue­len ser­lo pa­ra to­dos”, di­ce el ac­tor Mi­guel Ca­na­le­jo (A Co­ru­ña, 1991), quien sin­tió la ne­ce­si­dad de “ser es­pe­cial en al­go”. “No era el pri­me­ro de la cla­se —com­par­te— ni el me­jor en al­gún de­por­te, pe­ro des­cu­brí la in­ter­pre­ta­ción”. Ya no era un ni­ño ha­cien­do tea­tro... “Bueno, hi­ce mi pri­mer pa­pel con 5 años, un co­ne­jo de Pas­cua”, cuen­ta son­rien­do. Mi­guel, Qui­que en Se­rra­mou­ra, di­ce que a sus 24 es­tá en una “eta­pa bue­na”. Pe­ro tie­ne an­te­ce­den­tes: “Re­cuer­do con un ca­ri­ño es­pe­cial la eta­pa de los 18 a los 22, la Uni­ver­si­dad. Fue cuan­do em­pe­cé a to­mar de­ci­sio­nes y ser más li­bre. Pue­des me­ter la pa­ta sin que pa­se na­da... Hi­ce mo­go­llón de ami­gos y de­ci­dí de­di­car­me a lo que me gus­ta, la in­ter­pre­ta­ción”. ¿Y el amor, no le hi­zo per­der los pa­pe­les? “El amor tam­bién lle­gó, por su­pues­to. Y lo vi­ví con me­nos ner­vios que de ado­les­cen­te”.

Pa­ra el que fue un ni­ño con ga­fas fe­liz, “un cha­pon­ce­te un po­co fri­ki”, se­gún cuen­ta, el sen­ti­mien­to más pleno tie­ne for­ma de M. “... O de W, por­que la fe­li­ci­dad tie­ne subidas y ba­ja­das”.

En la ci­ma de esa ini­cial de mon­ta­ña, an­te un ho­ri­zon­te des­pe­ja­do, ve­mos a la miss, ac­triz y pre­sen­ta­do­ra Dia­na No­guei­ra (Vi­go, 1975). “Es­tou nun pe­río­do de ple­ni­tu­de. Son nai”, afir­ma en un gui­ño a la Vo­lá­til. “Ás ve­ces pen­so: eu non vou dar... pe­ro dás, dás!”. ¡Dás to­do! “Si. Cer­to. Dás to­do. A prio­ri­da­de é esa per­soí­ña que te le­va a bai­xar ao co­le ca­se en za­pa­ti­llas. Qué im­por­ta co­mo te­ñas o pe­lo...”. Con la ma­ter­ni­dad to­do lo sus­cep­ti­ble de que­dar re­le­ga­do pa­sa a un se­gun­do plano. Así lo vi­ve es­ta mu­jer “bo­ta­da pa­ra dian­te”, que es­tan­do con su hi­jo de 6 años sien­te la fe­li­ci­dad de “vol­ver a des­cu­brir as pe­que­nas cou­sas”. A ella le cues­ta echar­le años a la fe­li­ci­dad, pues más y más que le echa­ría: “Eu son un­ha per­soa moi po­si­ti­va”. ¿No se sin­tió ra­ra ni con 13? “Eu pa­seino ben! Aín­da que hou­bo mo­men­tos de com­ple­xos... Era fra­ca e tar­dei en desa­rro­llar”.

Nun­ca es tar­de si la di­cha es (tan tan) bue­na. Y el ho­ri­zon­te, azul.

Agus­ti­na Gue­rre­ro

ILUS­TRA­DO­RA

“A los 23 me sen­tía bo­ni­ta y ca­paz de to­do. Con 33 soy una ma­dre oje­ro­sa y fe­liz”, afir­ma la au­to­ra de la Vo­lá­til

Jo­sé Luis Pe­ra­les

FO­TO: BE­NI­TO OR­DO­ÑEZ

COM­PO­SI­TOR

“La gran fe­li­ci­dad es dis­po­ner de tiem­po”, di­ce el can­tau­tor, que a los 70 años de­bu­ta co­mo no­ve­lis­ta

Mi­guel Ca­na­le­jo

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

AC­TOR

“Yo di­ría que la fe­li­ci­dad tie­ne for­ma de M... o de W, por sus subidas y ba­ja­das”

Dia­na No­guei­ra

FO­TO: M. MO­RA­LE­JO

MO­DE­LO, AC­TRIZ E PRE­SEN­TA­DO­RA

“Os 40 son un­ha eta­pa de se­re­ni­da­de e ple­ni­tu­de. Apren­dín a

re­des­cu­brir as pe­que­nas cou­sas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.