Así cual­quie­ra tie­ne un mi­llón de ami­gos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO - TEX­TO: LAU­RA G. DEL VA­LLE

Ca­da vez más ins­ta­gra­mers em­pie­zan a com­prar se­gui­do­res, pe­ro les pue­de sa­lir muy ca­ro...

Con­se­gui­run li­ke en Ins­ta­gram pue­de su­po­ner ho­ras de sa­cri­fi­cio. Un fo­llo­wer in­clu­so días. Y es que aun­que te em­pe­ñes en com­bi­nar el co­lor del zu­mo de fram­bue­sa con el man­tel, y subas la fo­to en ho­ra pun­ta, na­da, que no con­si­gues que tu cuen­ta re­flo­te. Si es­tás har­to de pro­bar téc­ni­cas que au­men­ten tu po­pu­la­ri­dad en las re­des so­cia­les sin nin­gún re­sul­ta­do, has de sa­ber que no es­tás so­lo, in­clu­so hay em­pre­sas que pien­san en ti. Tar­je­ta de cré­di­to me­dian­te, por su­pues­to. Ca­da vez más em­pre­sas se es­tán su­man­do al ca­rro de ven­der “ami­gos” a cam­bio de mó­di­cos pre­cios: 5.000 se­gui­do­res pue­den ser tu­yos 56 eu­ros; o por 70, 150 per­so­nas le da­rán a li­ke a tus fo­tos. ¿Es­tás ya bus­can­do la car­te­ra? Pues ojo a na­ve­gan­tes. Los ex­per­tos ase­gu­ran que no ha­ce fal­ta ser muy au­daz pa­ra re­co­no­cer la, por lo vis­to, na­da su­til ma­nio­bra. Y es que es­tos per­fi­les son más fal­sos que una cuen­ta de Twit­ter con el hue­vo de per­fil.

ASTROTURFING

Se­gún Ser­gio Ma­gán, con­sul­tor de So­cial Me­dia, aun­que mu­chos crean que pue­den ver me­jo­ra­da su po­pu­la­ri­dad en la red, “com­prar se­gui­do­res no le be­ne­fi­cia a na­die, son cuen­tas es­té­ri­les”. Con el astroturfing —así es co­mo se lla­ma es­ta téc­ni­ca— es­tos ami­gos fa­kers no in­ter­ac­túan con las pu­bli­ca­cio­nes: na­da de co­men­ta­rios en las fo­tos, li­kes o men­cio­nes que pue­das es­pe­rar de un usua­rio nor­mal. Sin em­bar­go, a mu­chos les bas­ta con ver có­mo la cifra de sus se­gui­do­res cre­ce y cre­ce. En es­ta tram­pa caen so­bre to­do po­lí­ti­cos, per­so­na­jes fa­mo­sos, blo­gue­ros y em­pre­sas.

Ha­ce dos años, cuan­do en Es­ta­dos Uni­dos ape­nas se co­no­cía la co­mer­cia­li­za­ción de se­gui­do­res, en la ca­rre­ra por las pre­si­den­cia­les se desató to­do un es­cán­da­lo ci­ber­né­ti­co. El can­di­da­to re­pu­bli­cano Mitt Rom­ney con­si­guió más de 100.000 se­gui­do­res en un día en su cuen­ta de Twit­ter. Y no fue ca­sua­li­dad. Se­gún Ma­gán, es­te no es un ca­so ais­la­do, de he­cho, ase­gu­ra que el astroturfing se uti­li­za tam­bién en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la pa­ra ga­nar al opo­nen­te y así con­se­guir una ima­gen me­jo­ra­da de ca­ra al elec­to­ra­do más jo­ven. Pe­ro sin du­da el ni­cho de mer­ca­do es­tá en aque­llos que in­ten­tan ha­cer­se un hue­co en el mun­do de los blogs y de pa­so sa­car ta­ja­da. “Mu­chos blo­gue­ros es­tán ob­se­sio­na­dos con au­men­tar sus se­gui­do­res pa­ra que las em­pre­sas cuen­ten con ellos, pe­ro no se dan cuen­ta de que un nú­me­ro no lo es to­do: la mar­ca ne­ce­si­ta más, en­tre otras co­sas que el in­fluen­cer re­pre­sen­te su tar­get”.

Con­se­guir un mi­llón de ami­gos no era ta­rea fá­cil ha­ce vein­te años —si no que se lo di­gan a Ro­ber­to Car­los— y aun­que las re­des se ha­yan con­ver­ti­do en un va­le tu­do del ar­te de so­cia­bi­li­zar, uno pue­de al­can­zar el os­tra­cis­mo 2.0 en cues­tión de se­gun­dos. El au­men­to re­pen­tino de una can­ti­dad in­gen­te de se­gui­do­res pue­de ser iden­ti­fi­ca­do por la red de Ke­vin Sys­trom co­mo un ata­que spam a una cuen­ta, con las con­se­cuen­cias que eso con­lle­va: blo­queo tem­po­ral de la lis­ta de se­gui­do­res —es­ta apa­re­ce­rá va­cía— y eli­mi­na­ción de se­gui­do­res con cuen­tas fal­sas. O sea, el go­zo en un pozo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.