MI PRO­FE­SIÓN ES ÚNI­CA

LE PO­NE­MOS CA­RA A LOS OFI­CIOS MÁS CU­RIO­SOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA ABELENDA, TA­NIA TABOADA Y YOLANDA GAR­CÍA

Des­pe­ga­dor de chi­cles, ins­pec­tor de to­bo­ga­nes, ca­ta­dor de he­la­dos, mé­di­co de mu­ñe­cas, ar­qui­tec­ta de emo­cio­nes o res­tau­ra­do­ra de ca­be­zu­dos. Sí, exis­ten. YES le po­ne ca­ra a ese ofi­cio es­pe­cial.

Hay­tra­ba­jos que son un sue­ño... y no por­que nos den ga­nas de dor­mir. Son al­go es­pe­cial y ca­si úni­co en el mun­do. Que se lo di­gan si no a un pro­ba­dor de col­cho­nes. No, no es un cuen­to pa­ra dor­mir, sino un ofi­cio re­mu­ne­ra­do. Ima­gi­nad que os pa­gan por ca­tar he­la­dos. A eso se de­di­ca Ali­son Gray, maes­tra he­la­de­ra de Häa­gen-Dazs. De par­ti­da, pa­re­ce un ofi­cio más ape­te­ci­ble que el de ca­ta­dor de co­mi­da pa­ra pe­rros, ¿no?, por más que al­gu­nos pre­su­man de un olfato de sa­bue­so. En­tre los tra­ba­jos más sin­gu­la­res del mun­do se­gui­mos otras pis­tas, co­mo la de un ins­pec­tor de par­ques in­fan­ti­les y un des­pe­ga­dor de chi­cles con es­pá­tu­la. ¿Y es­to, no es de pe­ga? Pues no, has­ta tie­ne un más­ter y pá­gi­na web, ade­más de un pues­to en Buc­kin-gum Pa­la­ce, re­bau­ti­za­do así tras la sa­bro­sa ofer­ta de tra­ba­jo de la rei­na Isa­bel de In­gla­te­rra, de­ci­di­da a li­brar sus an­ti­güe­da­des pa­la­cie­gas de la go­ma más pe­ga­jo­sa y des­con­si­de­ra­da con el pró­ji­mo.

Afor­tu­na­da­men­te, ca­si to­do tie­ne arre­glo. Eso de­mues­tran las ma­nos de dos pro­fe­sio­na­les co­mo el mé­di­co de mu­ñe­cas Juan Bo­lí­var y la res­tau­ra­do­ra de ca­be­zu­dos Mar­ga Por­to­me­ñe. Con 18 años, Mar­ga (Lu­go, 1968) ya dis­fru­ta­ba pi­san­do es­ce­na­rios y dan­zan­do en­tre bam­ba­li­nas, por­que lo su­yo siem­pre fue el tea­tro. Un buen día le­yó en el pe­rió­di­co que es­ta­ba abier­to el pla­zo de ins­crip­ción pa­ra un cur­so de tí­te­res y mo­ni­cre­ques. Ella se apun­tó y al año si­guien­te, apro­ve­chan­do que se im­par­tía otra vez, vol­vió a ins­cri­bir­se.

En to­tal fue­ron unas mil ho­ras ad­qui­rien­do co­no­ci­mien­tos del mun­do del tea­tro de la mano de un maes­tro, Ku­kas. Los cur­sos le sir­vie­ron pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo de ar­te­sa­na y ga­nar­se la vi­da ha­cien­do lo que más le gus­ta: ha­cer más­ca­ras y res­tau­rar ca­be­zu­dos, un em­pleo úni­co en Ga­li­cia. Mar­ga es­tá en­can­ta­da con lo que ha­ce. Se ga­na la vi­da rea­li­zan­do un tra­ba­jo que le apa­sio­na: «Es al­go muy creativo y nun­ca me abu­rro». Con­fie­sa que a ella lo que más le gus­ta es mo­de­lar por­que «es aquí don­de se en­cuen­tra la crea­ti­vi­dad. Lo que me­nos, ha­cer co­pias».

DOC­TOR DE NANCYS

Pa­ra ofi­cios que cu­ran, el de Juan Bo­lí­var, el ter­ce­ro de una ge­ne­ra­ción en­tre­ga­da a la cau­sa de ha­cer fe­li­ces a los ni­ños... o a sus pa­dres y abue­los: “Ha­ce po­co vino a ver­me una mu­jer de unos 40 años, que que­ría sol­dar­le el cuer­po a una Nancy pa­ra re­ga­lár­se­la a su hi­ja”, cuen­ta Juan. Él da vi­da a se­res ro­tos “que po­drían ir al cu­bo de la ba­su­ra”. Es mé­di­co de mu­ñe­cos en un sa­na­to­rio de Ma­drid (un clásico de la ca­lle Pre­cia­dos) que ha ce­rra­do sus puer­tas pro­vi­sio­nal­men­te, pe­ro si­gue ope­ran­do allí don­de pue­de, por­que hay quie­nes le si­guen lla­man­do pa­ra po­ner a los su­yos en sus ma­nos. Sus pa­cien­tes son Nancys, “las de to­da la vi­da”. Tam­bién atien­de a mu­ñe­cas de por­ce­la­na o de car­tón pie­dra, que acu­san la hu­me­dad o han per­di­do el pelo. Se le re­sis­ten los Ne­nu­cos y las Bar­bies (“muy di­fí­ci­les de cu­rar”), pe­ro no la Ma­ri­qui­ta Pé­rez, una de sus pa­cien­tes, “esa mu­ñe­ca de ca­li­dad que po­día en tiem­pos cos­tar un suel­do”. De un mu­ñe­co pue­den de­pen­der nues­tros sen­ti­mien­tos. “El víncu­lo con al­gu­nos es muy es­pe­cial. En una oca­sión tu­vi­mos que ir ‘cu­ran­do’ a una mu­ñe­ca por par­tes, un po­co ca­da día, por­que la ni­ña era in­ca­paz de dor­mir sin ella”, re­ve­la es­te mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en ilu­sio­nes.

De ilu­sio­nes tam­bién se vi­ve, di­cen. Pe­ro hay que ir más allá y ha­cer­las reali­dad, su­gie­re Rut Nie­ves, au­to­ra del li­bro Cree en ti. Des­cu­bre el po­der de trans­for­mar tu vi­da. Ape­nas su­pe­ra­do el jet lag de un se­mi­na­rio en Flo­ri­da, re­la­ta su ex­pe­rien­cia co­mo ar­qui­tec­ta de emo­cio­nes. “Hay que apren­der a acep­tar­las pa­ra no sen­tir un do­lor in­cu­ra­ble. Es ne­ce­sa­rio ex­pre­sar la tris­te­za, por ejem­plo, pa­ra que esa emo­ción se ago­te y pue­da dar pa­so a la ale­gría”, una cla­ve. Lo que ne­ce­si­tas es amor, di­ce es­ta cons­truc­to­ra de sue­ños. El rey de los sen­ti­mien­tos es la cla­ve de un éxi­to du­ra­de­ro: “El amor a ti mis­mo”.

INS­PEC­TO­RES DE CO­LUM­PIOS

Los que más que­re­mos es­tán ba­jo la lu­pa de otro cu­rio­so ofi­cio, ins­pec­tor de par­ques in­fan­ti­les: pa­ra es­te pro­fe­sio­nal “la prio­ri­dad es la se­gu­ri­dad de los ni­ños”, re­cal­can en TÜV Rhein­land, con de­le­ga­ción en Santiago, don­de nos atien­de Al­mu­de­na Bou­za. Pa­ra desem­pe­ñar es­te tra­ba­jo es ne­ce­sa­ria “una cer­ti­fi­ca­ción co­mo em­pre­sa acre­di­ta­da y el res­pal­do de una ex­pe­rien­cia per­so­nal”, ex­pli­ca des­de la se­de en Ma­drid Al­fon­so Igle­sias. El ins­pec­tor ac­túa en ori­gen y en des­tino. ¿Pro­ban­do co­lum­pios y to­bo­ga­nes? “Evi­den­te­men­te”, di­ce Igle­sias. Usa pa­ra ello unas he­rra­mien­tas “muy cu­rio­sas”: ma­ni­quíes con el ta­ma­ño de una ca­be­za de ni­ño o una ma­que­ta de su mano, “pa­ra evi­tar atrapamientos”. No pa­re­ce un jue­go... “¡Pa­ra na­da!” Ju­gar se­gu­ro es co­sa se­ria.

UNA PRO­FE­SIO­NAL DE LA OS­TRA

¡Os­tras!... ¿y es­to có­mo se abre? Quien sa­be ma­ne­jar­las, mi­mar­las, con­ven­cer­las es Nuria Nú­ñez (Sa­la­man­ca, 1963): “El tru­co es no po­ner­se ner­vio­so. Ni ha­cer el bu­rro. Hay que pro­te­ger la mano iz­quier­da por­que la os­tra cor­ta mu­cho. En el ca­so de la nues­tra, la gi­gas, ru­go­sa y cón­ca­va, se abre por el la­te­ral, no por el ‘cu­lo’ o vér­ti­ce. Con el pi­co mi­ran­do ha­cia ti, de lo que se tra­ta es de cor­tar el múscu­lo en­tre con­cha y con­cha. Cuan­do lo ha­ces, se abre so­la. La téc­ni­ca es muy sen­ci­lla”. Lo se­rá, pe­ro me­jor que lo ha­ga un pro­fe­sio­nal... no va­ya­mos a te­ner un dis­gus­to. En su web (http://www.acueo.es/) tie­ne col­ga­do un ví­deo tu­to­rial. Hoy se or­ga­ni­zan has­ta cam­peo­na­tos. Su ré­cord fue abrir 1.200 y “¡a os­cu­ras! Era en Gi­jón, ac­tua­ba un DJ y no nos pu­sie­ron fo­co”. “Pe­ro po­de­mos lle­gar a 500 en dos ho­ras”, aña­de, aun­que su her­mano, con el que es­tán po­nien­do en mar­cha el cá­te­ri­ng Os­trae­mus en Ma­drid, “abre rá­pi­do y bien”. Lle­va­rá en los ge­nes la vo­ca­ción pa­ra es­te ofi­cio úni­co.

Mar­ga­ri­ta Por­to­me­ñe RES­TAU­RA­DO­RA DE CA­BE­ZU­DOS Y MÁS­CA­RAS Lle­va 16 años en­tre­ga­da a es­te ofi­cio úni­co que la apa­sio­na

FO­TO: ÓSCAR CE­LA

FO­TO: BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Juan Bo­lí­var MÉ­DI­CO DE MU­ÑE­CAS Es el ter­ce­ro en una ge­ne­ra­ción de mé­di­cos que dan vi­da a mu­ñe­cos que no re­sis­ti­mos a per­der

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

Al­mu­de­na EX­PER­TA EN INS­PEC­CIÓN DE PAR­QUES IN­FAN­TI­LES Al­mu­de­na Bou­za ve­la por la se­gu­ri­dad de los ni­ños en el jue­go des­de la em­pre­sa TÜV Rhein­land

FO­TO: XAIME RAMALLAL

Nuria ABRI­DO­RA DE OS­TRAS Ha­ce 20 años que com­pa­gi­na ese ofi­cio con otros: “La cla­ve pa­ra abrir­las es no po­ner­se ner­vio­so”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.