Es­te año... tus re­ga­los lle­gan en reno

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - TÚMISMO - TEX­TO Y FO­TOS: ANTÍA URGORRI

El re­ga­lo per­fec­to tie­ne que ser bo­ni­to por den­tro y por fue­ra. Sor­pren­de­rás a tus fa­mi­lia­res y ami­gos si en­vuel­ves tus pa­que­tes con un ori­gi­nal di­se­ño, con ho­ci­co y cuer­nos in­clui­dos.

Com­pras­teel re­ga­lo a úl­ti­ma ho­ra y ni tiem­po tu­vis­te de en­vol­ver­lo. Lo en­tre­gas así, a pelo. ¡¡¡Error!!! La ilu­sión de un re­ga­lo em­pie­za cuan­do lo en­tre­gas y la otra per­so­na ve el en­vol­to­rio. El re­ga­lo en­tra por los ojos, sor­pren­de por el ex­te­rior, aun­que lue­go el in­te­rior sea to­da­vía me­jor. La pre­sen­ta­ción que da­mos a los ob­se­quios es un re­fle­jo de no­so­tros mis­mos. Un re­ga­lo bien en­vuel­to da­rá la idea de que nos he­mos to­ma­do nues­tro tiem­po en de­co­rar­lo y em­pa­que­tar­lo, al­go que se­rá te­ni­do en cuen­ta por el re­cep­tor de la sor­pre­sa.

Los co­mer­cios han to­ma­do bue­na no­ta de es­to y mu­chos son los que se es­me­ran en Na­vi­dad pa­ra que los pa­que­tes luz­can

pre­cio­sos. Sin em­bar­go, las tien­das low cost y las com­pras on li­ne no in­clu­yen, por lo ge­ne­ral, el em­pa­que­ta­do de los pro­duc­tos que com­pra­mos. En es­tos ca­sos, es el mo­men­to per­fec­to pa­ra po­ner en mar­cha al­gu­na de las mu­chas ideas DIY pa­ra sor­pren­der con la ima­gen de nues­tros re­ga­los. Lo he­cho a mano triun­fa por­que tie­ne un va­lor es­pe­cial.

Si vas a co­lo­car to­dos los re­ga­los en un mis­mo lu­gar o en­tre­gar­los to­dos a la vez, pue­des op­tar por una pre­sen­ta­ción si­mi­lar. Pue­des em­pa­que­tar­los to­dos con un mis­mo ti­po de pa­pel, o con di­fe­ren­tes pa­pe­les pe­ro per­te­ne­cien­tes a una mis­ma ga­ma cro­má­ti­ca o uni­fi­car­los con una mis­ma cin­ta de la­zo.

En cuan­to al pa­pel de re­ga­lo, en los úl­ti­mos tiem­pos es po­si­ble en­con­trar gran va­rie­dad, que va más allá del tí­pi­co es­tam­pa­do na­vi­de­ño. El co­lor pla­ta y do­ra­do son una op­ción muy re­co­men­da­ble, aun­que pa­ra los aman­tes del DIY hay dos que dan mu­cho jue­go: el pa­pel pi­za­rra y el pa­pel kraft. Es­te úl­ti­mo, más co­no­ci­do co­mo el pa­pel de em­ba­lar —ese pa­pel ma­rrón so­so, feo e in­sul­so a pri­me­ra vis­ta— es real­men­te ver­sá­til. Con un po­qui­to de ima­gi­na­ción po­déis rea­li­zar pre­cio­sos en­vol­to­rios, co­mo el que se pro­po­ne hoy en la sec­ción. Si po­néis unas ra­mi­tas, unas pi­ñas, unas ho­jas o unas flores, el re­sul­ta­do se­rá na­tu­ral, rús­ti­co y muy na­vi­de­ño. Co­mo to­que fi­nal, po­déis ro­dear­lo de cuer­da de pi­ta de co­lor na­tu­ral pa­ra acen­tuar el to­que cam­pe­ro, o con ba­ker’s twi­ne o cin­ta de pas­te­le­ro. Es­ta es una fi­na cin­ta he­cha con fi­bras na­tu­ra­les que com­bi­na dos co­lo­res, la ideal pa­ra es­tas fe­chas es la de co­lor ro­jo y blan­co.

Otra for­ma bo­ni­ta y ori­gi­nal de en­vol­ver un re­ga­lo es es­cri­bien­do tú mis­mo el men­sa­je en el pa­pel, con ti­za so­bre pa­pel pi­za­rra o con car­bon­ci­llo so­bre pa­pel kraft.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.