YO FE­LI­CI­TO PRI­ME­RO A...

VA­RIOS PER­SO­NA­JES NOS CUEN­TAN CÓ­MO PA­SAN LA NO­CHE­VIE­JA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FAGINAS Y PAU­LO ALON­SO

ESE PRI­MER SE­GUN­DO DES­PUÉS DE LAS UVAS tie­ne un des­ti­na­ta­rio. Cua­tro ca­ras co­no­ci­das nos cuen­tan pa­ra quién es ese ins­tan­te y có­mo pa­san la No­che­vie­ja.

Ese­se­gun­do des­pués de las uvas, ese ins­tan­te des­pués del ¡Fe­liz Año! y los pri­me­ros be­sos... ese mo­men­to es siem­pre pa­ra al­guien. Es jus­to pa­ra esa per­so­na a la que nos di­ri­gi­mos rá­pi­da­men­te con el te­lé­fono en la mano o que in­clu­so te­ne­mos en lí­nea por el What­sApp mien­tras dan las cam­pa­na­das pa­ra en­viar­le el pri­mer men­sa­je. ¿Y tú a quién fe­li­ci­tas pri­me­ro? La ac­triz Isa­bel Blan­co res­pon­de rá­pi­da­men­te mien­tras pla­nea la que se­rá una fiesta en­tre ami­gos. “Ha ha­bi­do años en que de­ci­dí es­ca­par­me y sa­lir de via­je, pe­ro es­te tie­ne to­da la pin­ta de que lo ce­le­bra­re­mos con una fiesta en­tre ami­gos”. Ella pa­sa­rá el Fin de Año con su pa­re­ja (hu­bo años tam­bién en que la acom­pa­ña­ron sus so­bri­nos pe­que­ños) y tie­ne cla­ro que des­pués de las uvas esa pri­me­ra lla­ma­da es pa­ra su ma­dre y pa­ra to­da la gen­te “de siem­pre”.

Con la co­pa de cham­pán en la mano Isa­bel se des­cor­cha en to­das las tra­di­cio­nes que cum­ple: “No me di­gas na­da no va­ya a ser; soy te­rri­ble con eso, así que ha­go to­do, to­do...: lo de lle­var al­go ro­jo, lo de po­ner el ani­llo en la co­pa y so­bre to­do ten­go que con­cen­trar­me pa­ra to­mar­me to­das las uvas, las voy co­mien­do en­te­ri­tas y des­pa­ci­to, pe­ro muy muy con­cen­tra­da”.

Pa­ra ella el 2015 ha si­do un año es­pec­ta­cu­lar “mu­chí­si­mo me­jor que el 2014” y el pró­xi­mo lo re­ci­bi­rá con el gla­mur que se me­re­ce: “Suelo arre­glar­me, cla­ro, y es­te año pien­so re­ci­bir­lo bai­lan­do co­mo co­rres­pon­de. Mien­tras no me pon­gan Bo­ney M to­do va bien [se ríe], pe­ro esa no­che no es pa­ra des­ga­na­dos. No hay na­da peor que ver a la gen­te can­tar con des­ga­na”. El año pa­sa­do, en un ges­to he­roi­co, na­da más aca­bar las uvas sa­lió a co­rrer du­ran­te tres cuar­tos de ho­ra en­fun­da­da con un go­rro de in­vierno, pe­ro es­te ya se en­ca­mi­na en otra ver­sión más fes­ti­va por­que el 2015 ha si­do un año pa­ra ce­le­brar por to­do lo al­to. “Al 2016 so­lo le pi­do que me de­je vi­vir y reír, que ya se en­glo­ba to­do en esa fra­se, que me de­je vi­vir que así ya me sien­to mi­llo­na­ria —res­pon­de—. Es­te año que ter­mi­na me do­mi­nó el co­ra­zón to­tal­men­te, fue es­pec­ta­cu­lar so­bre to­do por­que fui tre­men­da­men­te fe­liz en mi tra­ba­jo, gra­ban­do, ha­cien­do lo que yo que­ría no lo que a ve­ces vie­ne im­pues­to, pe­ro so­bre to­do por­que en el ve­rano des­co­nec­té por com­ple­to y me de­di­qué a vi­vir mi vi­da, la per­so­nal, la que no es­tá orien­ta­da tan­to al tra­ba­jo”. Isa­bel lo di­ce con una son­ri­sa y con ese con­trol sui­zo que siem­pre le po­ne a to­do: “Pe­ro con los pies en la tie­rra ¿eh?”

“Pa­ra mí que mi gen­te es­té bien es lo úni­co im­por­tan­te, me sien­to muy afor­tu­na­da por­que ten­go la suer­te de dar y re­ci­bir mu­cho amor”, con­fie­sa.

Es­te año que ter­mi­na me do­mi­nó el co­ra­zón to­tal­men­te, fue es­pec­ta­cu­lar”

MUY FA­MI­LIAR

Amor y más amor en familia pro­cla­ma Ma­rio Va­que­ri­zo a los cua­tro vien­tos. El mis­mo amor, eso sí, que hay que te­ner al con­su­mo y a fes­te­jar, por­que a él no hay es­pí­ri­tu na­vi­de­ño que le ga­ne. “Soy muy pa­triar­ca, muy fa­mi­liar, me en­can­ta es­tar con la gen­te que quie­ro y dis­fru­tar de ellos de for­ma egoís­ta, pe­ro tam­bién hay que con­su­mir, ce­le­brar, que si no la eco­no­mía

se es­tan­ca y nos va­mos to­dos a to­mar vien­to”. El Fin de Año de Alas­ka y Ma­rio tie­ne mú­si­ca de fon­do co­mo la de Fan­go­ria “Pien­sa en positivo no seas ne­ga­ti­vo”, un le­ma que Va­que­ri­zo si­gue a ra­ja­ta­bla. Y le ha ido más que bien. “El 2015 ha si­do un año per­fec­to, úl­ti­ma­men­te no pue­do de­cir otra co­sa por­que ca­da año es me­jor que el an­te­rior, por eso a es­te no le pue­do pe­dir más. Que me to­ca la lo­te­ría, fe­no­me­nal; que me ha­go mi­llo­na­rio, fe­no­me­nal; que me con­tra­tan pa­ra una su­per­cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, fe­no­me­nal... Pe­ro pe­dir más se­ría un abu­so”. Su brin­dis se­rá con cer­ve­za, có­mo no, en ca­sa de su ami­ga To­pa­cio Fresh. Allí se re­uni­rá to­da la pan­di­lla de ami­gos, pe­ro él y Alas­ka van a ce­nar igual con la familia. “Yo por pri­me­ra vez des­de que mu­rió mi her­mano voy a to­mar las uvas —cuen­ta Ma­rio—, el duelo ya ha pa­sa­do y han si­do mu­chos años sin ce­le­brar, ya me to­ca re­to­mar la tra­di­ción, no soy su­pers­ti­cio­so, pe­ro pa­ra no atra­gan­tar­me siem­pre pelo las uvas y les qui­to las pe­pi­tas”. “A mí esa no­che no me gus­ta sa­lir, ja­más lo he­mos he­cho, pe­ro el plan con los ami­gos ín­ti­mos me pa­re­ce lo me­jor, es­tar ro­dea­do de bue­nas per­so­nas y que lue­go pa­se lo que pa­se, pe­ro en No­che­bue­na ce­na­mos pri­me­ro to­dos jun­tos: con mis pa­dres, mi sue­gra, mi her­ma­na Mar­ti­ta y mi mu­jer. Con tan­to ca­ri­ño ya no me ha­ce fal­ta lla­mar ni men­sa­jear a na­die más”. Ma­rio es­tá pa­san­do por una épo­ca de es­plen­dor —“sien­to que to­do es­tá en su si­tio, a los 41 años uno ya sa­be lo que ne­ce­si­ta”, pe­ro aun así abra­za los cam­bios. “Es que siem­pre son pa­ra me­jor”. Que así sean.

CO­MO EN CA­SA

Na­da me­jor que un Fin de Año en ca­sa pa­ra Javier Gó­mez No­ya, que en enero ha­rá unas ma­le­tas que no de­ja­rá de lle­var por el mun­do du­ran­te los do­ce me­ses si­guien­tes. El plan ho­ga­re­ño le acom­pa­ña con una úni­ca ex­cep­ción re­cien­te en pa­re­ja, tam­bién en Ga­li­cia. “Qui­zá la fiesta más cu­rio­sa la pa­sa­mos en una ca­sa de tu­ris­mo ru­ral en A Ca­ñi­za, por­que ce­na­mos en un res­tau­ran­te muy chu­lo, pe­ro don­de no ha­bía te­le­vi­sión, y las uvas las se­gui­mos por la ra­dio”, ex­pli­ca el pen­ta­cam­peón mun­dial de triatlón. Fa­mi­lia­ri­za­do con las nue­vas tec­no­lo­gías, uti­li­za el te­lé­fono y las apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría pa­ra fe­li­ci­tar el año a sus más pró­xi­mos. “Lla­mo a los ami­gos más cer­ca­nos y tam­bién a la familia, a los tíos y pri­mos. En ca­sa con­tac­ta­mos por te­lé­fono con la gen­te más más cer­ca­na, pe­ro aho­ra la ver­dad es que ca­da vez soy más de fe­li­ci­tar por What­sApp a mu­cha gen­te”, con­fie­sa el de­por­tis­ta fe­rro­lano.

En Mou­ren­te, a las afue­ras de Pon­te­ve­dra, dis­fru­ta­rá Gó­mez No­ya de la úl­ti­ma ce­na del 2015. “Ceno ha­bi­tual­men­te en familia, aun­que al­gu­na vez pa­sé el fin de año fue­ra con mi no­via. Es­ta vez lo dis­fru­ta­re­mos en ca­sa de mis pa­dres, con mi her­mano, su no­via, dos pri­mos, mi no­via An­ne­ke y yo”.

En ab­so­lu­to ma­niá­ti­co, ni en las ca-

rre­ras ni en la vi­da, el triatle­ta más lau­rea­do de la his­to­ria ca­re­ce de ri­tua­les pa­ra la úl­ti­ma no­che del año. “No soy una per­so­na su­pers­ti­cio­sa. Tam­po­co en Fin de Año. Pe­ro sí es cier­to que in­ten­to man­te­ner un pen­sa­mien­to positivo mien­tras tomo las uvas”. Por­que ade­más le fun­cio­na. Cie­rra un 2015 asom­bro­so, en el que en­ca­de­nó su ter­cer tí­tu­lo mun­dial con­se­cu­ti­vo, el quin­to en su pal­ma­rés, que lo con­vier­te en el me­jor de to­dos los tiem­pos. Así que tie­ne fá­cil ele­gir lo me­jor de los úl­ti­mos do­ce me­ses: “Ha­ber en­tra­do en la his­to­ria del triatlón al lo­grar el quin­to Mun­dial, al­go que no ha­bía he­cho na­die an­tes”.

De ca­ra al 2016, un año en el que apa­re­ce mar­ca­do en ro­jo el 18 de agos­to, el día de la prue­ba olím­pi­ca de Río de Ja­nei­ro, eli­ge rá­pi­do un an­he­lo de­por­ti­vo, que en­glo­ba en de­seos más am­plios. “Siem­pre pi­do la paz en el mun­do, pe­ro no se cum­ple. Así que pe­di­ría te­ner sa­lud y con­se­guir el oro en los Jue­gos”. El úni­co metal que fal­ta en un pal­ma­rés que in­clu­ye la pla­ta de la an­te­rior ci­ta, en Lon­dres 2012.

UN LA­ZO RO­JO EN LA MANO

El Fin de Año que re­cuer­da con más ca­ri­ño la pre­sen­ta­do­ra Al­ba La­go fue de los pri­me­ros, cuan­do era ado­les­cen­te y se arre­gla­ba pa­ra ir de fiesta. Es­te le to­ca­rá por pri­me­ra vez pa­sar­lo le­jos de su familia por­que tra­ba­ja en Ma­drid y ellos es­tán en Vi­go. “Los lla­ma­ré con la úl­ti­ma uva, los voy a echar mu­cho de me­nos por­que has­ta aho­ra he pa­sa­do siem­pre la No­che­vie­ja con mis pa­dres y mi her­ma­na en ca­sa”. A Al­ba le gus­ta ce­le­brar con cier­ta in­ti­mi­dad, el me­jor plan pa­ra ella es una ce­na fa­mi­liar, con mú­si­ca, al­gún bai­le mu­chas ri­sas y una so­bre­me­sa lar­ga, aun­que no du­da en que sal­drá de ca­sa bien en­tra­da la ma­dru­ga­da. Co­mo la ma­yo­ría se mo­ja en lo de las tra­di­cio­nes y se apli­ca en lo de lle­var pues­to al­go ro­jo (“suelo atar­me un la­zo en la mu­ñe­ca”) y ce­nar im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­da. ¿Al­gún pro­pó­si­to? “Es­cri­bir una no­ve­la... pe­ro ya os con­ta­ré”. Brin­de­mos por el me­jor 2016.

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

Al­ba La­go

“LLA­MA­RÉ A MIS PA­DRES Y A MI HER­MA­NA, POR PRI­ME­RA VEZ PA­SA­RÉ LA NO­CHE SIN ELLOS”

La pre­sen­ta­do­ra se que­da­rá en Ma­drid por tra­ba­jo y su familia en Vi­go. ¿Un de­seo pa­ra el 2016? “No per­der la son­ri­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.