Las mil pis­ci­nas se­cre­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ COSAS! - FER­NAN­DA TA­BA­RÉS

Has­ta que la tec­no­lo­gía y la in­se­gu­ri­dad lo in­va­die­ron to­do, las ca­sas eran for­ta­le­zas inex­pug­na­bles en las que sus ha­bi­tan­tes da­ban rien­da suel­ta a la in­ti­mi­dad. Siem­pre ha ha­bi­do un afán de la au­to­ri­dad por de­rri­bar las puer­tas de las ca­sas y una ob­se­sión de la li­ber­tad por pro­te­ger­las. Por eso to­da­vía nos pro­du­ce un res­pin­go aque­lla pre­ten­sión del mi­nis­tro Cor­cue­ra de ha­bi­li­tar a la po­li­cía pa­ra ir dan­do pa­ta­das en las puer­tas de los pos­ti­gos de los ciu­da­da­nos en un arre­ba­to dés­po­ta que, aho­ra lo sa­be­mos, fue una ma­ni­fes­ta­ción pre­ma­tu­ra de la es­qui­zo­fre­nia del PSOE. Fi­nal­men­te, el po­der ha en­con­tra­do un alia­do si­len­cio­so pa­ra me­ter­se en nues­tras al­co­bas: los sa­té­li­tes de co­mu­ni­ca­ción. Con el si­gi­lo ame­na­zan­te de un ser in­vi­si­ble, las cá­ma­ras de los cie­los en­tran en nues­tras ca­sas sin que ten­ga­mos po­si­bi­li­dad de per­ca­tar­nos.

Esos ojos si­de­ra­les se han pues­to al ser­vi­cio del sis­te­ma pa­ra es­cru­tar mu­ros aden­tro y des­cu­brir qué es­con­de­mos más allá de la can­ci­lla. Un vis­ta­zo do­més­ti­co al ma­pa de Ga­li­cia que nos ofre­ce Goo­gle Earth ex­ci­ta al vo­yeur que to­dos lle­va­mos den­tro de una for­ma que nun­ca al­can­za­mos a ima­gi­nar. Hoy po­de­mos abrir el or­de­na­dor y re­co­rrer des­de arri­ba las man­sio­nes del país, de­rri­bar los mu­ros ex­ter­nos, di­sol­ver el mis­te­rio que siem­pre en­gen­dra una pa­red, sa­ber qué se ocul­ta de­trás de las ta­pias. An­tes el mun­do era ho­ri­zon­tal; con los sa­té­li­tes se ha vuel­to ce­ni­tal y esa es una vi­sión que inevi­ta­ble­men­te nos ha­rá más en­greí­dos por­que nos si­túa en los cie­los don­de ha­bi­tan los dio­ses.

Ló­gi­ca­men­te, to­dos esos sa­té­li­tes tie­nen tam­bién una mi­sión fis­ca­li­za­do­ra. El mar­tes lo con­cre­ta­ba Ana Balseiro en La Voz: “El Ca­tas­tro des­cu­bre en un año unas mil pis­ci­nas no de­cla­ra­das en Ga­li­cia”. La ins­pec­ción aé­rea del te­rri­to­rio ha en­con­tra­do una cons­te­la­ción de pi­le­tas pri­va­das de las que has­ta aho­ra so­lo co­no­cía­mos su cha­po­teo.

De to­dos los sín­to­mas de es­ta­tus que la va­ni­dad hu­ma­na ha ido de­fi­nien­do, la pis­ci­na pri­va­da es el más su­ge­ren­te. En al­gún mo­men­to del si­glo XX la Ga­li­cia ru­ral pa­só de te­ner pi­lo­nes a ocul­tar pis­ci­nas, una me­ta­mor­fo­sis que es to­do un chis­pa­zo de abun­dan­cia.

En 1968, un en­can­ta­dor Burt Lan­cas­ter se me­te en la piel de Ned Me­rrill pa­ra pro­ta­go­ni­zar una de las pe­ri­pe­cias más in­quie­tan­tes del ci­ne de la épo­ca. Lan­cas­ter es un ma­du­ro eje­cu­ti­vo de pu­bli­ci­dad que aco­me­te una in­quie­tan­te mi­sión: re­co­rrer las ca­sas del con­da­do na­dan­do de pis­ci­na en pis­ci­na. El na­da­dor aca­ba con­vir­tién­do­se en un re­ver­so iró­ni­co del sue­ño ame­ri­cano y en el bor­de de to­das esas ma­ra­vi­llo­sas al­ber­cas Me­rrill va ha­blan­do de la exis­ten­cia y de su tur­ba­do­ra fu­ga­ci­dad. Las pi­le­tas de la pe­lí­cu­la son co­mo el río de Jorge Man­ri­que, aquel que iba a dar a la mar que es el mo­rir.

La di­rec­ción ge­ne­ral del ca­tas­tro de Ga­li­cia, con los sa­té­li­tes avizor, ha en­con­tra­do mil pis­ci­nas ocul­tas en el suelo del país. Es co­mo si hu­bie­sen en­tra­do en el alma lí­qui­da de to­dos no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.