¿Qué tie­ne Fass­ben­der que no ten­ga yo?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE CINE -

ejor que cual­quie­ra de los chis­tes de Ro­vi­ra fue es­ta pre­gun­ta que lan­zó Ma­nuel Bur­que en ple­na ga­la de los Go­ya: «¿Qué tie­ne Fass­ben­der que no ten­ga yo?». An­tes de que na­die se lan­ce a con­tes­tar, que sa­be­mos que los se­gui­do­res de Mag­ne­to son le­gión, el ac­tor re­ve­la­ción de Re­qui­si­tos pa­ra ser una per­so­na nor­mal res­pon­de en me­dio del ro­da­je de su nue­va se­rie con una sin­ce­ri­dad y un sen­ti­do del hu­mor que des­ar­man. «Fasb­ben­der es un hom­bre de ver­dad, con to­das las le­tras, y un gran­dí­si­mo ac­tor. Y cuan­do te das cuen­ta de que es pe­li­rro­jo, eso ha que­da­do ta­pa­do por to­da su au­ra», di­ce. Vamos, que es pe­li­rro­jo a nues­tro pe­sar.

Por­que los pe­li­rro­jos nun­ca han te­ni­do mu­cho pre­di­ca­men­to en el ci­ne. Si ha­ce­mos un ejer­ci­cio men­tal rá­pi­do, ¿a cuán­tos ac­to­res con el pelo rojo po­de­mos ci­tar? Da­mian Le­wis, el Brody de Ho­me­land, Mi­chael C. Hall ( Dex­ter, pa­ra en­ten­der­nos), Ke­vin McKidd ( Anato­mía de Grey). Tam­bién es­tá Da­vid Ca­ru­so, pe­ro in­cluir­lo en la ca­te­go­ría de ac­tor re­sul­ta tan du­do­so como asu­mir que Be­ne­dict Cum­ber­batch es pe­li­rro­jo de ver­dad. Con car­né. Como Bur­que.

«Los pe­li­rro­jos so­mos el pre­cio que hay que pa­gar pa­ra que exis­tan las pe­li­rro­jas», di­ce en­tre ri­sas el ac­tor ca­na­rio cria­do en Ga­li­cia. Y es que la lis­ta en el ca­non de las ac­tri­ces con­si­de­ra­das gua­pas es mu­cho más am­plia. Ahí es­tán Ju­lian­ne Moo­re, Jes­si­ca Chas­tain, Mau­reen O’Ha­ra, Em­ma Sto­ne, Ni­co­le Kid­man an­tes del bis­tu­rí y los tin­tes... Pe­ro ellos, los hom­bres con el pelo rojo, nun­ca sa­len en las lis­tas de « los diez ac­to­res vi­vos más gua­pos » . Has­ta que lle­gó Fass­ben­der, por su­pues­to, pe­ro ya ha que­da­do cla­ro que es pe­li­rro­jo por­que pue­de. Son me­nos, va- le, ¿pe­ro cuán­do son los pro­ta­go­nis­tas de la pe­lí­cu­la? Por eso Ma­nuel Bur­que agra­de­ce el va­lor de Leticia Do­le­ra al dar­le el pa­pel prin­ci­pal en una co­me­dia ro­mán­ti­ca a un tío «gor­do, pe­li­rro­jo y con el co­les­te­rol al­to», se ríe. Por­que ese ti­po de ac­tor, nor­mal­men­te, «es el ami­go del pro­ta­go­nis­ta que cuen­ta chis­tes». Pe­ro no es el chi­co.

CÓ­MI­COS DE PELO ROJO

Si Bur­que hu­bie­ra ga­na­do el Go­ya el pa­sa­do mes de fe­bre­ro, al­go así ha­bría di­cho. De­fien­de a ca­pa y es­pa­da que hay que em­pe­zar a dar es­te ti­po de pa­pe­les a ac­to­res que se sa­len de los cá­no­nes fí­si­cos (y no so­lo fí­si­cos) do­mi­nan­tes. Pa­ra acer­car las pe­lí­cu­las a la gen­te nor­mal, la que no sa­le en el ci­ne.

«Los pe­li­rro­jos siem­pre so­mos los ra­ros, y si eres el ra­ro en un gru­po tie­nes que ha­cer al­go pa­ra des­ta­car. Y te con­vier­tes en el gra­cio­so», cuen­ta. ¿Por qué creen que hay tan­tos có­mi­cos pe­li­rro­jos? Como Woody Allen, que sí, te­nía el pelo rojo, o Louis C.K, el Louie de la se­rie.

El hom­bre

Re­vo­lu­cio­nan­do las pan­ta­llas des­de

es el úni­co su­per­hé­roe pe­li­rro­jo has­ta la fe­cha. Es Mag­ne­to, Mac­beth, es­pía pa­ra Ta­ran­tino, es­cla­vis­ta y lo que se ter­cie. Y sin

te­ñir­se la bar­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.