¿A quién se pa­re­ce Ro­cío?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MARÍA VIDAL

La hi­ja de Ma­ri­ló Montero y Car­los He­rre­ra se ha abier­to ca­mino en el mun­do de la mo­da. Con­di­cio­nes no le fal­tan. Be­lle­za, al­tu­ra (mi­de 1,74) y es­ti­lo. Y la ca­be­za muy bien amue­bla­da. «Hay que tra­ba­jar muy du­ro pa­ra con­se­guir bue­nos re­sul­ta­dos». Ojo, tie­ne muy cla­ras sus in­ten­cio­nes.

Rehú­ye­del He­rre­ra Montero (los ape­lli­dos que le co­rres­pon­den), pe­ro con ese fí­si­co no pue­de ne­gar de don­de vie­ne. A sus 21 años, Ro­cío Crus­set tie­ne muy cla­ro que quie­re va­ler­se por sí mis­ma y que sus éxi­tos no de­pen­dan de sus pa­dres. De ahí lo de apos­tar por el se­gun­do ape­lli­do pa­terno. Con su be­lle­za me­di­te­rrá­nea es­tá con­quis­tan­do las pa­sa­re­las, y de­trás de esa ima­gen dul­ce y ale­gre es­con­de una per­so­na­li­dad gue­rre­ra que le per­mi­te sa­car las ga­rras cuan­do lo ve opor­tuno. Ya lo hi­zo. Cuan­do la cri­ti­ca­ron, vía re­des so­cia­les, por no co­mer «de­ma­sia­do». Es­tos co­men­ta­rios le pro­vo­ca­ron una car­ca­ja­da, es más, con­fie­sa que se per­mi­te sus an­to­jos. Su se­cre­to es que es muy ac­ti­va. Lo que me­jor le va: sal­tar a la com­ba. —Di­cen que cuan­do uno dis­fru­ta de su tra­ba­jo, eso no se pue­de con­si­de­rar tra­ba­jo. Al­go así te su­ce­de a ti, ¿no? —Bueno. La ma­yo­ría de la gen­te se pien­sa que ser mo­de­lo se ba­sa en son­reír, es­tar gua­pa y ga­nar di­ne­ro. No es cier­to. A mí me di­vier­te, va­lo­ro mu­chí­si­mo po­der via­jar, co­no­cer tan­tas cul­tu­ras y a tan­ta gen­te ca­da día. Pe­ro no to­dos los días te le­van­tas pen­san­do que no es tra­ba­jar por­que te en­can­ta lo que ha­ces. Hay que tra­ba­jar muy du­ro pa­ra po­der con­se­guir bue­nos re­sul­ta­dos, y esos son los que te lle­nan y te ha­cen ver que real­men­te me­re­ce la pe­na. ¡No es un tra­ba­jo fá­cil en ab­so­lu­to! —Has em­pe­za­do ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co y ya has pues­to tie­rra de por medio... uno de los hán­di­caps del tra­ba­jo de mo­de­lo, ¿có­mo lo lle­vas? —De ma­ra­vi­lla. So­lo se han vis­to al­gu­nos tra­ba­jos que he he­cho que son los que más han mar­ca­do pe­ro tra­ba­jo mu­cho, le me­to mu­chas ho­ras a es­to y es por lo que es­toy fe­liz. Me lo es­toy ga­nan­do gra­cias a la cons­tan­cia.

—Creo que aho­ra te vas a Mi­lán y a Los Án­ge­les a pa­sar una tem­po­ra­da, ¿es­tás dis­pues­ta a no per­der nin­gún tren o vas eli­gien­do muy mi­nu­cio­sa­men­te los tra­ba­jos o pro­yec­tos en los que te em­bar­cas?

—Me de­jo acon­se­jar por mis agen­tes que son los que lle­van años tra­ba­jan­do en es­to y los que sa­ben lo que me con­vie­ne en ca­da mo­men­to. Siem­pre cuen­tan con mi opi­nión y me pre­gun­tan si quie­ro ha­cer­lo. Pe­ro des­de que en­tré a tra­ba­jar con ellos les de­jé muy cla­ro cuá­les eran mis in­ten­cio­nes. De­jar­me lle­var y via­jar adon­de sea.

FO­TO: CAR­MEN OR­DÓ­ÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.