YO TEN­GO UN DON

HA­BLAR AL RE­VÉS, ME­MO­RI­ZAR TE­LÉ­FO­NOS, FE­CHAS...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA ABELENDA

ELLA SA­BE HA­BLAR AL RE­VÉS, ¿TÚ Y? Pe­da­lear o can­tar «Bé­sa­me mu­cho» en sen­ti­do con­tra­rio, me­mo­ri­zar las ma­trí­cu­las de co­che del pue­blo, los nú­me­ros de te­lé­fono o to­dos los cam­peo­nes de Liga de fútbol de la his­to­ria. A ellos les dis­tin­gue una ha­bi­li­dad úni­ca. Qui­zá no es­tén en el Guin­ness de los Ré­cords, pe­ro tie­nen un don. Y no un don de se­ñor, sino el don de una gra­cia es­pe­cial...

Na­ció en Bra­sil, a los 6 me­ses via­jó a Es­ta­dos Uni­dos, con 4 años lle­gó a Sui­za y con 6 te­nía ya cua­tro idio­mas en la ca­be­za. Y bro­tó el don: em­pe­zó a ha­blar al re­vés. Ahí, en esa Ba­bel re­cons­trui­da en fa­mi­lia, sa­lió la mano iz­quier­da de Jes­si­ca Arpin para la len­gua. Es zur­da, dis­lé­xi­ca y nó­ma­da. Una ar­tis­ta que pe­da­lea al re­vés en la bi­ci y los idio­mas. Pí­dan­le el Bé­sa­me mu­cho... y oi­rán la otra ca­ra de la can­ción. O el rien de rien. Rían­se, se­rián, que a ella es­te don hoy le da de co­mer.

«Más que un don, ten­go una pre­dis­po­si­ción con los idio­mas», cuen­ta Jes­si­ca, hi­ja de un an­tro­pó­lo­go y tec­no­psi­quia­tra sui­zo y de una bra­si­le­ña ex­per­ta en in­te­gra­ción de ex­tran­je­ros en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de Gi­ne­bra. De su pa­dre le vie­ne el fran­cés; «de mi ma­má el por­tu­gués», pe­ro su pri­me­ra len­gua fue ¡el in­glés!: «Por­que yo na­cí en Nue­va Or­leans. A mí la pre­gun­ta ¿cuál es tu len­gua ma­ter­na? siem­pre me ha re­sul­ta­do un po­co ex­tra­ña».

En Sui­za, Jes­si­ca es­tu­dió en in­glés, ha­bla­ba fran­cés en la ca­lle «y con la abue­la», al tiem­po que sus pa­dres se en­ten­dían en por­tu­gués. «Ha­blar al re­vés es para mí co­mo un jue­go», ase­gu­ra. ¿De ni­ños? «¡Sí! Co­mo el de no pi­sar las lí­neas en la ace­ra. Des­de pi­que­ña [bien­ve­ni­da es­ta pic­co

la i] me gus­ta ju­gar con las sí­la­bas en to- das las di­rec­cio­nes de la pa­la­bra. Si veo en un pós­ter la pa­la­bra anato­mía, em­pie­zo a cam­biar las le­tras de si­tio: anato­mía,

ami­to­naa, ai­mo­ta­na... ». Es­ta con­ju­ga­do­ra hu­ma­na de fo­ne­mas man­tu­vo en se­cre­to su ha­bi­li­dad... «has­ta que se lo co­men­té a una ami­ga». El don sa­lió del ar­ma­rio. Y cre­ció con una loop sta­tion. Es­ta má­qui­na gra­bó a la ar­tis­ta ha­blan­do al re­vés y con un clic en la fun­ción re­ver­se... «¡fun­cio­nó!». ¿Có­mo que fun­cio­nó? «¡La fra­se sa­lió al de­re­cho!».

DIESTRA EN EL AMOR

De ado­les­cen­te via­jó a Bra­sil, apren­dió ale­mán en una es­cue­la sui­za y su­mó a su len­gua más idio­mas, «ca­da uno con su for­ma di­fe­ren­te de pen­sar». El es­pa­ñol le lle­gó más tar­de, en Italia, don­de co­no­ció al ar­gen­tino de su co­ra­zón. Su de­bi­li­dad por la bo­ta y sus mu­chos dia­lec­tos, lle­vó a Jes­si­ca a com­prar una ca­sa en Pen­na­bi­lli. Pe­ro hoy vi­ve en Bar­ce­lo­na por ro­ma, di­go amor, a Mau­ro, un mú­si­co ar­gen­tino con el que ha­bla del de­re­cho: «Lo de ha­blar al con­tra­rio pre­fie­ro de­jar­lo para el es­ce­na­rio. ¡Si no, le vol­ve­ría lo­co!», di­ce ella. ¿Pe­ro no era eso el amor, una lo­cu­ra?

Un te amo no sig­ni­fi­ca lo mis­mo ni se di­ce igual aquí que en Ar­gen­ti­na, ob­ser­va Jes­si­ca, para la que su don es una me­tá­fo­ra de lo hu­mano. «Yo soy dis­tin­ta a ti, o al afri­cano con el que me es­toy cru­zan­do. To­dos ha­bla­mos de for­ma di­fe­ren­te, pe­ro nues­tros sen­ti­mien­tos son muy pa­re­ci­dos», ase­gu­ra tras ju­gar a des­cua­je­rin­gar­me el ape­lli­do. Por­que po­co pue­de ha­cer con Ana, que no le da un buen re­vés.

JES­SI­CA ARPIN AC­TRIZ Y CLOWN Me pa­so el día ju­gan­do a mo­ver las sí­la­bas de las pa­la­bras”

Sa­be can­tar «Rien de Rien» y «Bé­sa­me mu­cho»... ¡pe­ro al re­vés! Zur­da, dis­lé­xi­ca y nó­ma­da, es­ta ar­tis­ta cir­cen­se vuel­ve lo­ca a la gra­má­ti­ca. En va­rios idio­mas. Hoy su ofi­cio es si don, o a la in­ver­sa...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.