“Soy la ma­dre de mi ma­dre,de mis hi­jas y de mis nie­tos”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VA POR ELLAS - TEX­TO: TANIA TABOADA

El día a día con­ti­núa en la ca­sa Rei­xa, en la pa­rro­quia lu­cen­se de La­bio, pe­ro de una for­ma di­fe­ren­te a ha­ce años. Las cir­cuns­tan­cias de la vi­da han he­cho que las co­sas ha­yan cam­bia­do y que Ma­nue­la Rei­ja, de 68 años, ha­ya to­ma­do las rien­das de la vi­vien­da.

Sin con­tar con ello se ha con­ver­ti­do en la ma­dre de to­da la fa­mi­lia: es ma­dre de su ma­dre, de sus tres hi­jas y de sus cua­tro nie­tos. Tras fa­lle­cer su pa­dre y su ma­ri­do, se que­dó al car­go de Jo­se­fa, su ma­dre. Su pro­ge­ni­to­ra tie­ne 90 años y ha­ce un tiem­po le diag­nos­ti­ca­ron una de­men­cia. Aun­que apa­ren­te­men­te la ma­yor de la ca­sa es­té per­fec­ta­men­te, go­ce de muy bue­na sa­lud, se to­me su café y su va­si­to de vino, no pue­de que­dar­se so­la. Por eso Ma­nue­la, con to­do su cui­da­do y mi­mo, se en­car­ga de le­van­tar­la to­dos los días, ves­tir­la con los me­jo­res tra­jes, pei­nar­la de la me­jor for­ma... «So­mos dúas ir­máns e eu fun a que ca­sei e que­dei na ca­sa. Es­ti­ven den­de sem­pre ao coida­do da vi­ven­da. Ago­ra es­tou coa mi­ña ma­má, sem­pre ao seu la­do e sin­to moi­ta de­pen­den­cia de­la. Non me que­ro ima­xi­nar o día que me fal­te. Fai­me moi­ta com­pa­ñía e sig­ni­fi­ca moi­to para min coida­la. Non a dei­xo en mans de nin­guén», ex­pli­ca Ma­nue­la. De lu­nes a vier­nes, du­ran­te el día lle­va a su ma­dre al cen­tro de día para que des- co­nec­te y no se acos­tum­bre a es­tar ha­bi­tual­men­te en un úni­co ho­gar. «É co­mo se fo­se ao co­le­xio. Es­tá moi en­tre­ti­da, es­tá en con­tac­to con ou­tras per­soas, fai ma­nua­li­da­des e vén­lle moi ben», cuen­ta su hi­ja, quien di­ce que la quie­ren mu­cho y que es­tá muy or­gu­llo­sa de lle­var­la al cen­tro. En ve­rano, es­ta fa­mi­lia se va unos quin­ce días de ve­ra­neo al mu­ni­ci­pio lu­cen­se de Foz, don­de una de las hi­jas de Ma­nue­la tie­ne un apar­ta­men­to. Tam­bién lle­van a la abue­la, a quien pa­sean por la pla­ya y la acom­pa­ñan a la se­sión ver­mú de las fies­tas pa­tro­na­les.

«LA ABUE­LA PER­FEC­TA»

Ma­nue­la tie­ne a su vez tres hi­jas, Rocío, Ma­ría José y Eva. «In­ten­tei edu­ca­las da me­llor ma­nei­ra. Sem­pre me in­tere­sei po­las com­pa­ñías coas que se re­la­cio­na­ban. Qui­xen o me­llor sem­pre para as tres». Aun­que aho­ra ca­da una tra­ba­ja en una ciu­dad dis­tin­ta de Ga­li­cia, es­tán en con­tac­to con­ti­nuo con su ma­dre y se ven el fin de se­ma­na. «Can­do a un fi­llo lle pasa al­go cha­ma­mos a ma­má para que nos acon­se­lle. Ela sem­pre nos dá a súa opi­nión e nos tran­qui­li­za», di­ce Rocío, hi­ja de Ma­nue­la y a la que de­fi­ne co­mo la me­jor ma­dre del mun­do. «Nues­tra ma­má es un ejem­plo a se­guir. Aho­ra la vi­da de ma­dre ha cam­bia­do por­que an­tes to­dos vi­vía­mos en una mis­ma ca­sa y los unos cui­da­ban de los otros. Aho­ra no. La vi­da es más es­tre­san­te y con­ci­liar vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar es muy di­fí­cil», con­si­de­ra Rocío.

Es­ta al­ma má­ter de la ca­sa tie­ne a su vez cua­tro nie­tos, que la ado­ran y la de­fi­nen co­mo «la abue­la per­fec­ta».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.