Co­ci­na de al­to ries­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - SIN PA RAR - PA­BLO PORTABALES PE­RIO­DIS­TA

Mien­tras es­cri­bo es­cu­cho un ade­lan­to del úl­ti­mo dis­co de Rosa Ce­drón. Siem­pre es una de­li­cia oír la voz de es­ta ga­lle­ga. Se tra­ta de su pri­mer dis­co en so­li­ta­rio des­de que ha­ce cua­tro años fue ma­dre y sal­drá a la ven­ta el 13 de ma­yo. Y de­be de ser que es­ta­mos en vís­pe­ra del pri­mer do­min­go de ma­yo la ra­zón de que es­ta se­ma­na to­das las pro­ta­go­nis­tas son fe­me­ni­nas. Por ejem­plo, se pre­sen­tó una nue­va aso­cia­ción de co­ci­ne­ros que, aun­que ra­di­ca­da en A Co­ru­ña, tie­ne mu­cho que de­cir a ni­vel au­to­nó­mi­co. Tan­to en es­te co­lec­ti­vo co­mo en otros de lar­ga tra­yec­to­ria co­mo el Gru­po No­ve, las mu­je­res son mi­no­ría. En es­te úl­ti­mo gru­po so­lo hay dos, Bea­triz So­te­lo y Lu­cía Frei­tas, en­tre una vein­te­na de chefs. Y en el que se aca­ba de pre­sen­tar lo mis­mo, tan so­lo dos fé­mi­nas en­tre tre­ce so­cios fun­da­do­res. Dos, y le­sio­na­das. Sí por­que me lla­mó la aten­ción que am­bas acu­die­ron a la gran fies­ta de la co­ci­na co­ru­ñe­sa en no de­ma­sia­das buenas con­di­cio­nes. Prac­ti­can co­ci­na de al­to ries­go.

MU­JE­RES LE­SIO­NA­DAS

«Me rom­pí el ta­lón de Aqui­les ju­gan­do al pá­del», in­for­ma Iria Es­pi­no­sa, com­pa­ñe­ra de fo­go­nes de Luis Vei­ra en el res­tau­ran­te con es­tre­lla Mi­che­lin Ár­bo­re da Vei­ra. Es­tá cla­ro que el pá­del lo in­ven­tó un trau­ma­tó­lo­go con po­cos pa­cien­tes. «Lo mío fue en la vi­no­te­ca, me dio de re­pen­te al ha­cer un es­fuer­zo», apun­ta so­bre su ten­di­ni­tis Án­ge­les Mar­zoa, de la vi­no­te­ca Ja­leo de la co­ru­ñe­sa ca­lle Ga­le­ra. Las dos úni­cas mu­je­res de la aso­cia­ción po­co pu­die­ron ayu­dar en la fies­ta de es­treno de Co­ru­ña Co­ci­ña, que es co­mo la bau­ti­za­ron. De­mos­tra­ron que, con po­co pre­su­pues­to y bue­nos ami­gos y en­tu­sias­mo, se pue­de ha­cer al­go digno y de ca­rác­ter cos- mo­po­li­ta. Un co­le­ga de uno de los so­cios les de­jó una na­ve, en­fren­te de la se­de cen­tral de Es­tre­lla Ga­li­cia. Los pro­vee­do­res tam­bién se por­ta­ron y los alum­nos de una es­cue­la de co­ci­na fue­ron re­clu­ta­dos para la cau­sa. No fal­tó nin­guno de los tre­ce fun­da­do­res, in­clui­dos los dos de A Co­ru­ña ciu­dad con es­tre­lla, el ci­ta­do Luis e Iván Do­mín­guez, del Al­bo­ra­da, que es el úni­co que tam­bién for­ma par­te del gru­po No­ve. No pu­de pro­bar to­do, pe­ro me gus­ta­ron es­pe­cial­men­te las pro­pues­tas de mar, co­mo el xu­re­lo ma­ri­na­do, la na­va­ja o la zam­bu­ri­ña. For­ma par­te del ADN de es­te gru­po de me­dia de edad en torno a los 30 años que apues­ta por los pro­duc­tos lo­ca­les de tem­po­ra­da y la co­ci­na tra­di­cio­nal con to­ques van­guar­dis­tas. Me di­cen que hay una lar­ga lis­ta de pro­fe­sio­na­les que quie­ren for­mar par­te de la aso­cia­ción, aun­que no to­dos cum­plen los re­qui­si­tos.

ROSA SE DESNUDA

Sí, en el vi­deo­clip pro­mo­cio­nal de No se­ré yo, así se lla­ma la can­ción de ade­lan­to del ce­dé Na­da que per­der, la can­tan­te ga­lle­ga apa­re­ce co­mo Dios la tra­jo al mun­do, tan so­lo pro­te­gi­da por su in­se­pa­ra­ble vio­lon­che­lo. «Me he des­nu­da­do en el dis­co a ni­vel emo­cio­nal y vital y pen­sé que la me­jor for­ma de asi­mi­lar­lo en cuan­to a ima­gen era la piel de mi cuer­po y la ma­de­ra del ins­tru­men­to que siem­pre es­tá con­mi­go. Lo que trans­mi­te la can­ción es esa des­nu­dez emo­cio­nal a la ho­ra de en­tre­gar­se a al­guien», ana­li­za la can­tan­te y com­po­si­to­ra. Es la au­to­ra de la ma­yo­ría de las le­tras de las can­cio­nes y de las mú­si­cas, aun­que co­la­bo­ran de ma­ne­ra im­por­tan­te otros mú­si­cos des­ta­ca­dos, en­tre ellos su her­mano Javier. Du­ran­te la fies­ta de los co­ci­ne­ros en la que me en­con­tré con las dos chefs le­sio­na­das no pa­ró de so­nar la mú­si­ca ele­gi­da por un mo­derno di­yéi. Las me­lo­días de Rosa Ce­drón no pe­ga­rían mu­cho.

FO­TO: DANIEL GON­ZÁ­LEZ

MU­JE­RES EN ASO­CIA­CIO­NES CON MA­YO­RÍA DE HOM­BRES Con una fies­ta en una na­ve en un po­lí­gono in­dus­trial se pre­sen­tó la aso­cia­ción de co­ci­ne­ros Co­ru­ña Co­ci­ña, de la que so­lo for­man par­te dos mu­je­res y am­bas acu­die­ron a la fies­ta de pre­sen­ta­ción ofi­cial le­sio­na­das. Iria Es­pi­no­sa con el ta­lón de Aqui­les ro­to, y Án­ge­les Mar­zoa, con una ten­di­ni­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.