Sá­ca­le ju­go a la pri­ma­ve­ra

CUER­PO RE­NO­VA­DO EN 3 DÍAS La es­ta­ción de las flo­res y la oto­ñal son los dos mo­men­tos del año idea­les para eli­mi­nar to­xi­nas y lim­piar nues­tro in­te­rior an­tes de que ma­los há­bi­tos co­mo una ali­men­ta­ción in­co­rrec­ta o el in­sano es­trés pa­sen más fac­tu­ra de la de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CUÍ DA TE - TEX­TO: YOLANDA GAR­CÍA

Di­ce el di­cho que la pri­ma­ve­ra la san­gre al­te­ra. Y es cier­to. Pa­re­ce ser que de­jar atrás el in­vierno frío re­vo­lu­cio­na las hor­mo­nas del ape­ti­to, la se­xua­li­dad, el sue­ño y las emo­cio­nes. Pa­re­ce muy bo­ni­ta, con sus flo­res y el so­le­ci­to aca­ri­cián­do­nos, pe­ro no lo es tan­to para los alér­gi­cos... ¡at­chisss! Por otro la­do, «la pri­ma­ve­ra —ex­pli­ca la die­tis­ta as­tu­ria­na Nuria Gra­na­dos, que con­sul­ta en Ri­ba­deo— es la me­jor épo­ca del año para des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo. En es­te mo­men­to es­tá cam­bian­do la po­la­ri­dad de la tie­rra y es­to mo­vi­li­za mu­cha ener­gía que fa­ci­li­ta que las to­xi­nas sean eli­mi­na­das». Si de­ja­mos que cam­pen a sus an­chas por nues­tro ¿ama­do? (re­fle­xión) cuer­po pue­den ve­nir­nos con un re­ga­lo in­de­sea­do: can­san­cio, irri­ta­bi­li­dad, de­pre­sión, ba­jón in­mu­ni­ta­rio, pér­di­da de ener­gía y así una lar­ga lis­ta, más in­clu- so que la de una com­pra tras cua­tro ho­ras en Ikea. Ella nos brin­da la po­si­bi­li­dad de de­jar de fla­ge­lar­nos y que­dar­nos en pri­ma­ve­ra lim­pi­tos co­mo los cho­rros del oro por den­tro. El re­to, lis­to en tres días. ¿Te ani­mas?

SMOOTHIES Y RE­CE­TAS GREEN

Pri­me­ro, la ali­men­ta­ción. «No hay co­mo em­pe­zar el día ayu­dan­do a nues­tro cuer­po a al­ca­li­ni­zar­se y de­pu­rar­se», se­ña­la Nuria Gra­na­dos. Es bueno be­ber en ayu­nas agua ti­bia o ca­lien­te con el zu­mo de me­dio li­món re­cién ex­pri­mi­do. Des­pués, to­ca un smoot­hie, tam­bién ideal a me­dia tar­de sus­ti­tu­yen­do la me­rien­da, y la me­jor ar­ma na­tu­ral con­tra el es­tre­ñi­mien­to. Se pue­de per­so­na­li­zar (an­cho es el gas­tro­mun­do, re­cuer­da) o re­cu­rrir a un ba­ti­do «ideal para lim­piar», co­mo es­te que ex­pli­ca Gra­na­dos. Se ba­ten una man­za­na, una za­naho­ria, dos ra­mas de apio, me­dio pe­pino, me­dio li­món con piel (sin ella, si no es eco­ló­gi­co), dos pu­ña­dos de es­pi­na­cas fres­cas, cua­tro ra­mi­tas de pe­re­jil y un tro­ci­to de jen­gi­bre pe­la­do. ¡Im­por­tan­te!, agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca 100%. En el desa­yuno, un ri­co y sa­cian­te pu­din de chía y fru­tas.

A la ho­ra de la co­mi­da, es­tos días no llo­res por el chu­le­tón de buey, no hay do­lor, cam­bia el me­nú por arro­ces con ve­ge­ta­les, por ejem­plo, y a la ce­na, cre­mas, cal­dos, re­cu­rrien­do al am­plio mun­do de las es­pe­cias para dar­les más sa­bor. Una su­ge­ren­cia, con la cúr­cu­ma o el curry da­rás un to­que orien­tal y sa­lu­da­ble a al­guno de esos sa­nos pla­tos. Nuria Gra­na­dos su­gie­re otras re­ce­tas en es­te plan detox co­mo ca­la­ba­za al va­por con en­sa­la­da, una en­sa­la­da de qui­noa y rú­cu­la o cre­pes de tri­go sa­rra­ceno re­lle­nos para que el pro­gra­ma se ha­ga más atrac­ti­vo, va­rian­do co­lo­res y sa­bo­res y sa­can­do el chef que to­dos, o ca­si to­dos, lle­va­mos den­tro. Piensa, lo ver­de pue­de ser di­ver­ti­do y ri­quí­si­mo. «Se pue­de cam­biar una fru­ta por otra, un ce­real por otro, una ver­du­ra por otra... ex­pe­ri­men­tar y uti­li­zar los re­cur­sos con los que con­téis», aña­de. Al igual, des­pués o con ve­ge­ta­les pue­de ir un pes­ca­do.

Por úl­ti­mo, ade­más de in­ten­tar lle­var una vi­da lo más re­lax po­si­ble, Nuria Gra­na­dos ha­bla de un ma­sa­je ideal para esos días, el lin­fá­ti­co. La lin­fa es uno de los dos lí­qui­dos (el otro la san­gre) que cir­cu­lan por el cuer­po y su fun­ción es pre­ci­sa­men­te «eli­mi­nar las sus­tan­cias tó­xi­cas del or­ga­nis­mo». Pe­ro, so­bre to­do al lle­var un mo­do de vi­da se­den­ta­rio, su cir­cu­la­ción pue­de blo­quear­se. Ma­sa­jear de­ter­mi­na­dos pun­tos del cuer­po ayu­da a es­ti­mu­lar­la. «El ma­sa­je con­sis­te en pre­sio­nar esos pun­tos con el de­do co­ra­zón, siem­pre ejer­cien­do la mis­ma pre­sión con pe­que­ños mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res, 10 se­gun­dos en ca­da pun­to», ex­pli­ca. Así se «en­vían las to­xi­nas a los ór­ga­nos en­car­ga­dos de eli­mi­nar los desechos, ener­gi­za al­ta­men­te el or­ga­nis­mo al des­car­gar­lo de su­cie­dad y desatas­ca las ener­gías es­tan­ca­das, in­clui­dos los re­si­duos emo­cio­na­les».

Des­pués de es­tos días cui­dan­do tu cuer­po co­mo se me­re­ce y ne­ce­si­ta, desea­rás que siem­pre sea pri­ma­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.