Llé­va­te a tu pe­rro de com­pras

Y ACÉRCATE EN BI­CI­CLE­TA Más có­mo­do im­po­si­ble: com­par­tir tu tiem­po li­bre con tu mas­co­ta y apar­car la bi­ci a las puer­tas del cen­tro co­mer­cial. El es­pí­ri­tu «pet-friendly» se im­po­ne en Ga­li­cia (ho­te­les, res­tau­ran­tes, trans­por­tes pú­bli­cos...) pe­ro ya hay tiend

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - MAS CO TAS - TEX­TO: JUAN LOJO

La es­ce­na po­día ver­se des­de A Te­rra­ci­ña, el bar ex­terno de Ma­ri­ne­da City, en A Co­ru­ña, el pa­sa­do sá­ba­do. Una chi­ca muy trendy (chu­bas­que­ro ne­gro con ra­yas blan­cas, leg­gins y New Ba­lan­ce) apar­ca­ba su bi­ci­cle­ta en la pla­za cen­tral mien­tras sa­ca­ba el iPho­ne de su cha­que­ta y con­sul­ta­ba los úl­ti­mos What­sApp. Al tiem­po, una pa­re­ja y sus ni­ños, jun­to a su yorks­hi­re te­rrier, to­ma­ba un café en la me­sa de al la­do. La eti­que­ta pet-friendly se ha he­cho po­pu­lar en los úl­ti­mos años en Ga­li­cia, don­de se­gún las es­ta­dís­ti­cas hay re­gis­tra­dos más de me­dio mi­llón de pe­rros (lo que nos ofrece una cu­rio­sa com­pa­ra­ción: hay el do­ble de ca­nes que de ni­ños has­ta on­ce años). No so­mos, de mo­men­to, unos bi­ke-friendly que sir­va­mos de ejem­plo en otros lu­ga­res del mun­do, co­mo su­ce­de en el Londres de Bo­ris John­son, pe­ro el uso de las dos rue­das co­mo so­lu­ción a los atas­cos y a los pro­ble­mas de apar­ca­mien­to, o co­mo sim­ple for­ma de ocio, si­gue ga­nan­do se­gui­do­res gra­cias a los nu­me­ro­sos ca­rri­les que se han he­cho (y por qué no de­cir­lo, por­que la mo­da y ac­ce­so­rios para pre­su­mir so­bre la bi­ci es más chic que aque­lla que lu­cían los ague­rri­dos ci­clis­tas del Tour de los años se­sen­ta). Pa­re­ce ló­gi­co, por tan­to, que la ne­ce­si­dad de com­par­tir el tiem­po li­bre con nues­tros ani­ma­les de com­pa­ñía, de que po­da­mos de­jar­las a car­go de al­guien mien­tras ha­ce­mos unas com­pras o de que dis­fru­te­mos de al­gu­na de nues­tras afi­cio­nes —¿y por qué no to­do al mis­mo tiem­po?— se tra­duz­ca en ini­cia­ti­vas co­mer­cia­les que pien­sen en las ne­ce­si­da­des o nue­vos há­bi­tos de sus clien­tes. De ahí que, por ejem­plo, ca­da vez más se fa­ci­li­te el ac­ce­so de las mas­co­tas a es­pa­cios que has­ta ha­ce no mu­cho tiem­po te­nían res­trin­gi­dos, del mis­mo mo­do que el au­men­to de las fre­cuen­cias de au­to­bu­ses ur­ba­nos o los pár­king de bi­ci­cle­tas han con­se­gui­do atraer y fa­ci­li­tar la vi­da a otros pú­bli­cos.

PE­RROS, BIENVENIDOS

Y aho­ra, ade­más de res­tau­ran­tes, ho­te­les o tien­das de mo­da (el gru­po In­di­tex o el de H&M ya los con­sien­te en sus es­ta­ble­ci­mien­tos), en cen­tros co­mo el Ma­ri­ne­da City de A Co­ru­ña po­nen una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja a las mas­co­tas: la nue­va tien­da de ani­ma­les Ki­wo­ko, con ac­ce­so di­rec­to des­de la gran pla­za cen­tral, abre nue­vas po­si­bi­li­da­des an­te una jor­na­da de com­pras, que ya no tie­ne por qué co­men­zar con bus­car apar­ca­mien­to en el pár­king sub­te­rrá­neo: es po­si­ble lle­gar has­ta allí ca­mi­nan­do con el pe­rro (o apar­can­do la bi­ci de­lan­te de sus puer­tas) y pa­sear por unas am­plias ins­ta­la­cio­nes en las que el ani­mal no so­lo es bien­ve­ni­do, sino que re­ci­be to­da cla­se de aten­cio­nes, des­de un re­ci­pien­te con agua y co­mi­da a la en­tra­da has­ta un com­ple­to ser­vi­cio de ve­te­ri­na­rio, pe­lu­que­ría y otros cui­da­dos. «Aquí tu mas­co­ta es lo pri­me­ro: no te preo­cu­pes por pa­sear con ella por la tien­da, eso es lo que que­re­mos», nos di­ce una em­plea­da cuan­do le pre­gun­ta­mos has­ta dón­de lle­ga el es­pí­ri­tu pet-friendly de la tien­da, una de­li­ca­te­sen para los ani­ma­les y sus due­ños, que ya ha or­ga­ni­za­do una fies­ta para ellos ha­ce unos días y bus­ca tam­bién el com­pro­mi­so con las mas­co­tas, con di­ver­sas ini­cia­ti­vas de adop­ción. En el res­to del cen­tro co­mer­cial, con las ló­gi­cas limitaciones, las mas­co­tas es­tá per­mi­ti­das siem­pre que va­yan en bra­zos o en un tras­por­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.