No te ad­mi­res tan­to!!!!!!!

Aho­ra que sig­nos y emo­jis se nos van de las ma­nos, pue­de ser an­ti­pá­ti­co usar un so­lo ! So­mos hi­jos del ex­ce­so en la co­ne­xión por What­sApp. Los ex­per­tos di­cen có­mo no pa­sar­se de ra­yos sin que­dar­se atrás ;-)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ASABER - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

Un re­to. Bus­ca tres per­so­nas que aca­ben un wa­sap en pun­to fi­nal. Es ra­re­za en ese mun­do de lo in­me­dia­to, que tien­de a ex­ce­der­se en la ex­cla­ma­ción, pa­ra que que­de cla­ro el en­tu­sias­mo en la co­ne­xión vir­tual. «Usa­mos las ex­cla­ma­cio­nes con una fun­ción en­fá­ti­ca, pe­ro si en­fa­ti­za­mos de­ma­sia­do, to­do el ra­to, el men­sa­je pier­de efi­ca­cia», ad­vier­te Mar Cas­tro, con­sul­to­ra en co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal. El mun­do What­sApp se ha vuel­to tan !!!!!!!!!! en su día a día que la ad­mi­ra­ción pue­de per­der in­ten­si­dad real, au­ten­ti­ci­dad. ¿O más es más?

Lo pri­me­ro es te­ner en cuen­ta el me­dio en el que es­cri­bes, aun­que las fron­te­ras se di­lu­yan ba­jo el cha­pa­rrón de emo­jis. Hay que di­fe­ren­ciar un co­rreo elec­tró­ni­co de una red so­cial y del What­sApp, di­cen los ex­per­tos. El chat del bo­ca­ta ver­de se co­me ar­tícu­los, co­mas, pre­po­si­cio­nes, to­do lo su­per­fluo en ese me­dio de co­mu­ni­ca­ción ins­tan­tá­nea —«en­ten­dien­do por su­per­fluo eso de lo que se pue­de pres­cin­dir sin que cam­bie el sen­ti­do del men­sa­je», apun­ta Mar—. Los por­qués se han que­da­do en xq, nos da­mos bss sin vo­ca­les... pe­ro nos pa­sa­mos en muaksssss. En es­ta fi­ja­ción con la economía lin­güís­ti­ca que nos in­cul­có el SMS per­de­mos el gus­to por la tex­tu­ra de al­gu­nas pa­la­bras. Pe­ro tb com­pen­sa­mos el aho­rro lé­xi­co con un uni­ver­so emo­ji en ex­pan­sión, siiiiiiis que NO se aca­ban y un jú­bi­lo ad­mi­ra­ti­vo que en mu­chos ca­sos con­tras­ta con la par­que­dad de la con­ver­sa­ción real. «Un ‘siiiiii, ya voyyyy!!’ pue­de com­pen­sar en What­sApp las ca­ren­cias de co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, pe­ro no pro­ce­de en un co­rreo», afir­ma Mar. «Ex­tra­po­lar el len­gua­je de What­sApp a cual­quier otro me­dio es un error».

En es­ta ex­plo­sión emo­cio­nal con je­ta de emo­ti­cono, hay quien cons­ta­ta que usar un so­lo signo de cie­rre pue­de ver­se ya co­mo una se­ñal de apa­tía emo­cio­nal. ¿Es así? «No lo creo...», di­ce Mar. «Eu non sei can­tos sig­nos de ex­cla­ma­ción uso, pe­ro pre­siono a te­cla un par de se­gun­dos...», con­fie­sa Ma­nuel Gago, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go es­pe­cia­li­za­do en me­dios di­gi­ta­les. «To­do de­pen­de de lo ex­pre­si­va que sea la per­so­na que es­cri­be. Si no lo es, no se le pue­de pe­dir que se mues­tre así en un en­torno di­gi­tal», apun­ta Mar. En cual­quier ca­so, a la pre­gun­ta «es­tás bien?» no res­pon­de igual un «sí!» que un «sí!!!». Y si su­ma­mos al afir­ma­ti­vo un par de ca­ri­tas son­rien­tes, el que nos lee aún nos me­jor. Aun­que no lo es­te­mos tan­to... «Ten que ver co ca­nal, coas op­cións do ca­nal pa­ra ex­pre­sar o que que­re­mos trans­mi­tir. En What­sApp usa­mos moi­to o emo­ti­cono do ri­so e as bá­goas, e en cam­bio na reali­da­de non es­ta­mos to­do o día rin­do e cho­ran­do, non? Se­ría un­ha lou­cu­ra! —ex­pli­ca Ma­nuel Gago—. What­sApp é un ca­nal de re­xis­tro for­mal que uti­li­za­mos de ma­nei­ra in­for­mal pa­ra apro­xi­mar­nos á con­ver­sa­ción real». Cuan­do car­ga­mos el re­gis­tro de ad­mi­ra­cio­nes y emo­jis es­ta­mos, se­gún los ex­per­tos, in­ten­tan­do imi­tar la co­mu­ni­ca­ción en vi­vo. ¿Lo con­se­gui­mos? «Moi­tas cou­sas mag­ni­fí­can­se, pa­ra ben ou pa­ra mal...». Ojo al des­ti­na­ta­rio en What­sApp: ¿es­cri­bes igual al je­fe que a un ami­go? ¿Le en­vías a cual­quie­ra la ca­ri­ta con be­so o un gui­ño? Tras­pa­se­mos la pan­ta­lla, ese es­pe­jo tras el que exis­te otro uni­ver­so. «Ima­xí­na­te chis­cán­do­lle un ollo ao teu xe­fe no me­dio da con­ver­sa­ción...», idea Ma­nuel, que se cui­da de ad­ver­tir que el What­sApp pe­na­li­za a su ma­ne­ra el ex­ce­so de emoticonos. El co­ra­zón so­lo la­te cuan­do es uno. So­lo. Ro­jo. ¿No?

Car­gar las te­clas en What­sApp «vén sen­do co­mo can­do fa­la­bas coa avoa por te­lé­fono e be­rra­ba pa­ra fa­cer­se es­coi­tar», ad­vier­te Ma­nuel Gago. Tam­bién Mar Cas­tro, que en la ex­pre­sión na­ti­vos di­gi­ta­les cam­bia el na­ti­vos por huér­fa­nos, invita a ir ade­lan­te mi­ran­do atrás: «Creo que es­ta­mos pri­man­do la for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca y ob­vian­do la edu­ca­ción sen­so­rial, emo­cio­nal. Y lo que nos di­fe­ren­cia es, so­bre to­do, la emo­ción». Aho­ra sí, arri­ba pul­ga­res. Ya!!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.