ELLOS SON LA EX­CEP­CIÓN

HA­BLA­MOS CON UN PALILLEIRO, UN MATRÓN Y UN CUI­DA­DOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FAGINAS

ÁN­GEL CEBRAL

PALILLEIRO A mí na­die me ha di­cho has­ta aho­ra que es­to no es pa­ra hom­bres. Eso sí, hay que te­ner mu­chí­si­ma pa­cien­cia”

SON ÚNI­COS y es­tán ro­dea­dos de mu­je­res por afi­ción o por tra­ba­jo. Ha­bla­mos con un palilleiro, un “matrón” y un cui­da­dor, tres hom­bres YES que no tie­nen mie­do en rom­per ba­rre­ras

Ahí lo tie­nen: Án­gel es úni­co. Úni­co en su cla­se de en­ca­je de bo­li­llos y úni­co tam­bién en de­mos­trar­nos có­mo es­te hobby lo ha con­ver­ti­do en to­da una ex­cep­ción. Án­gel Cebral es, a sus 61 años, de los po­quí­si­mos hom­bres (él so­lo co­no­ce a tres en Ga­li­cia) que pa­san su tiem­po con­fec­cio­nan­do esas de­li­ca­das fi­li­gra­nas tex­ti­les. «El año pa­sa­do fui a Pon­te­ve­dra a una con­cen­tra­ción de pa­li­llei­ras [Án­gel no tie­ne pro­ble­ma en usar el fe­me­nino] y allí coin­ci­dí con otros dos hom­bres ¡en­tre 1.300 mu­je­res! Y es­toy en la aso­cia­ción Pa­li­llei­ras Fi­li­gra­na, que abarca to­dos los ayun­ta­mien­tos de la ría de Fe­rrol y no hay otro co­mo yo», res­pon­de.

En esa pro­por­ción es­ta­dís­ti­ca se es­tá mo­vien­do es­te fe­rro­lano que em­pe­zó a de­di­car­se a los bo­li­llos ha­ce dos años, cuan­do por cu­rio­si­dad se acer­có a la Aso­cia­ción de Mu­je­res Amis­tad, y allí dos pa­li­llei­ras, Che­ro­la Seoa­ne y Lui­sa Ro­drí­guez, lo con­ven­cie­ron pa­ra que pro­ba­se. Y se en­gan­chó. «Aun­que es com­pli­ca­dí­si­mo y me si­guen asom­bran­do las ma­ra­vi­llas que ha­cen al­gu­nas mu­je­res, creo que en­gan­cha, es una afi­ción en la que vas vien­do el re­sul­ta­do, así que te dan ganas de se­guir», ex­pli­ca Án­gel, que aho­ra no de­ja de ha­cer en­car­gos pa­ra la fa­mi­lia, pa­ra sus ami­gas y por su­pues­to pa­ra su nie­ta: «Tie­ne 4 años; aho­ra es­toy in­ten­tan­do aca­bar­le unos de­ta­lles pa­ra sus ves­ti­dos».

Su es­pe­cia­li­dad son los en­ca­jes de bo­li­llos que él so­bre­po­ne a unas pie­zas de bi­su­te­ría: col­gan­tes, bra­za­le­tes, pen­dien­tes..., pe­ro in­clu­so ha he­cho un to­ca­do pa­ra una no­via. «Hi­ce una flor con 9 pé­ta­los de las que ador­nan el pe­lo y me lle­vó sus ho­ras por­que to­da­vía no ten­go mu­cha des­tre­za; pe­ro lo nor­mal es que tar­des tres ho­ras por ca­da pé­ta­lo, así que unas 27», se­ña­la. Án­gel con­si­de­ra el en­ca­je de bo­li­llos un au­tén­ti­co te­so­ro que de­be­ría ser transmitido, por eso ani­ma a to­dos, hom­bres y mu­je­res, jó­ve­nes y ma­yo­res, a apren­der­lo: «Yo lo re­co­mien­do por­que te eva­de de to­do; cuan­do lle­go a mi ca­sa en cuan­to es­toy so­lo me pon­go a pa­li­llar y no en­cien­do ni la ra­dio, me ab­sor­be por com­ple­to».

Esa con­cen­tra­ción, una pa­cien­cia in­fi­ni­ta y cier­ta ha­bi­li­dad en las ma­nos son las cua­li­da­des que él des­ta­ca­ría pa­ra quie­nes deseen em­pe­zar, siem­pre que gus­te, cla­ro, es­tar en un am­bien­te en el que pre­do­mi­nan las mu­je­res: «A mí na­die me ha di­cho has­ta aho­ra que es­to no es pa­ra hom­bres, pe­ro va­ya por de­lan­te que es­toy en­can­ta­do de es­tar ro­dea­do de tan­tas y tan bue­nas com­pa­ñe­ras. Dis­fru­to mu­cho, soy el

ni­ño de to­das, es­tán pen­dien­tes de mí y eso es una go­za­da. Me dan mu­cho alien­to». Y en ese en­torno Án­gel, por su­pues­to, des­ta­ca. «Ca­da vez que va­mos a una con­cen­tra­ción de pa­li­llei­ras se me acer­can a ha­cer­me fo­tos y me suben a las re­des so­cia­les», se ríe. Aho­ra es, ade­más, un palilleiro YES.

FO­TO: CÉ­SAR TOIMIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.