HIPERMADRUGADORES

ELLOS LE GA­NAN TIEM­PO AL DÍA POR PU­RO PLA­CER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Hay­per­so­nas co­mo Nono García que ja­más sien­ten esa sen­sa­ción de re­mo­lo­near cuan­do sue­na el des­per­ta­dor. No pien­san «cin­co mi­nu­ti­tos más» ni se les pe­gan las sá­ba­nas NUN­CA. Son de otra ga­la­xia, per­te­ne­cen al gru­po de los hipermadrugadores, ca­pa­ces de ex­pri­mir el día a to­pe des­de pri­me­rí­si­ma ho­ra de la ma­ña­na, o me­jor di­cho, de la ma­dru­ga­da, pe­ro sin ne­ce­si­dad de acos­tar­se tem­pra­ní­si­mo. A Nono le bas­tan «cin­co ho­ras bien dor­mi­das» pa­ra sen­tir­se a gus­to, así que si se acues­ta a las do­ce de la no­che a las cin­co o cin­co y me­dia es­tá en pie. Hu­bo una épo­ca en que po­nía el des­per­ta­dor a las 4.30 de la ma­ña­na por­que sien­te que ese tiem­po an­tes de que co­mien­ce real­men­te el día es muy pla­cen­te­ro pa­ra él. «Es mi mo­men­to, me sien­ta bien, apro­ve­cho pa­ra leer tran­qui­lo, pa­ra ver las no­ti­cias, pa­ra in­ves­ti­gar o tra­ba­jar, por­que yo siem­pre le he da­do mu­cha im­por­tan­cia de al­gu­na for­ma a los co­mien­zos. Y siento que ma­dru­gar mu­chí­si­mo es pa­ra mí un buen co­mien­zo del día. Quie­ro em­pe­zar bien el día, es una es­pe­cie de ri­tual que me apor­ta se­re­ni­dad; gra­cias a le­van­tar­me a las cin­co y pi­co vivo sin pri­sas». Nono es pro­fe­sor de Fí­si­ca y Quí­mi­ca en un ins­ti­tu­to de A Co­ru­ña y di­ce a mo­do de bro­ma que hu­bo una épo­ca en que lle­vó la di­rec­ción de un cen­tro en Fe­rrol y sus com­pa­ñe­ros se sor­pren­dían con esos co­rreos a las cin­co de la ma­ña­na. «Coin­ci­día que la je­fa de es­tu­dios tras­no­cha­ba mu­cho y yo, co­mo ma­dru­go tan­to, nos pi­sá­ba­mos con los co­rreos elec­tró­ni­cos, así que de co­ña de­cía­mos que la di­rec­ción nun­ca dor­mía», apun­ta es­te fí­si­co de pro­fe­sión. «Pa­ra mí el tiem­po es oro, pe­ro ja­más im­pon­go a los de­más na­da de mis ru­ti­nas, no mo­les­to a mi mu­jer, y el he­cho de que yo es­té le-

van­ta­do no sig­ni­fi­ca que re­vo­lu­cio­ne a to­da la ca­sa, to­do lo con­tra­rio: me gus­ta esa sen­sa­ción de paz, aun­que el ma­yor de mis hi­jos lo ha he­re­da­do y mu­chas ve­ces me lo en­cuen­tro por el pa­si­llo a las 7 de la ma­ña­na, pe­ro lo man­do pa­ra la ca­ma has­ta las 8. Si quie­re leer que lea, pe­ro na­da de rom­per­me mi ru­ti­na», bro­mea. ¿Las va­ca­cio­nes son así tam­bién? «Sí, sí. Cuan­do aca­bo el ins­ti­tu­to me de­jo unos días sin des­per­ta­dor, pe­ro es ra­ro que pa­se de las ocho; cuan­do pa­san 15 días ya vuel­vo a po­ner­lo aun­que sea ve­rano, y si es­toy en un hotel, pues co­jo un li­bro y a leer».

LA OSCURIDAD DEL IN­VIERNO

Nono cuan­do es­tu­dia­ba la ca­rre­ra ja­más fue a una bi­blio­te­ca, por­que el rui­do de una mos­ca ya lo al­te­ra­ba; su es­tu­dio arran­ca­ba de ma­dru­ga­da cuan­do sus com­pa­ñe­ros de pi­so aún dor­mían. «Es­toy se­gu­ro de mí mis­mo y sé que por la ma­ña­na tem­prano soy ca­paz de afron­tar aque­llo que de­jé pen­dien­te de no­che, eso nun­ca me ha ago­bia­do por­que yo res­pon­do mu­cho me­jor tem­pra­ní­si­mo». De la pri­me­ra ho­ra le gus­ta esa sen­sa­ción de aso­mar­se y ver todas las lu­ces del ba­rrio apa­ga­das y so­lo las de los se­má­fo­ros fun­cio­nan­do, y si tie­ne que ele­gir en­tre la ma­dru­ga­da del in­vierno o la del ve­rano, se que­da con la oscuridad del pri­me­ro por­que pa­re­ce que le rin­de más. «En el fon­do a mí lo que me gus­ta es sen­tir que le gano al día, que vivo más que otro, ten­go cla­ro que pre­fie­ro dor­mir dos ho­ras me­nos y vi­vir más», in­di­ca. Cla­ro que Nono sa­be lo que es tam­bién el pla­cer de vol­ver a la ca­ma pa­ra leer a me­dia ma­ña­na. «Ja­más me me­to de nue­vo pa­ra dor­mir, pe­ro sí he pro­ba­do eso de desa­yu­nar, tra­ba­jar y des­pués vol­ver pla­cen­te­ra­men­te a re­la­jar­me le­yen­do». ¿Caes en la sies­ta?, le pre­gun­to. «Diez mi­nu­tos des­pués de comer, pe­ro no más», por­que Nono, que es de apa­rien­cia tran­qui­la, tie­ne esa co­me­zón in­te­rior de quie­nes no pa­ran de ha­cer co­sas. Así que es­ta en­tre­vis­ta tam­bién ago­tó su tiem­po.

FO­TO: MARCOS MÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.