PÍDETE ME­DIO GIN

CA­DA VEZ MÁS LO­CA­LES SIR­VEN LAS ME­DIAS CO­PAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA -

la ten­den­cia iba a lle­gar na­die lo du­da­ba. Que se va a con­so­li­dar, es cues­tión de tiem­po. Y es que mu­chas son las bon­da­des que el for­ma­to de co­pa cor­ta tie­ne pa­ra el con­su­mi­dor ávi­do de abrir el ape­ti­to, de re­fres­car el gaz­na­te a me­dia tar­de o, sen­ci­lla­men­te, de com­par­tir char­la y tra­go diurno sin el ries­go de re­ven­tar ni el al­coho­lí­me­tro ni el bol­si­llo.

Cuen­tan que en las gran­des ur­bes cos­mo­po­li­tas, don­de las ten­den­cias y los in­fluen­cers cau­san in­me­dia­tos es­tra­gos, el con­cep­to de me­dia co­pa se ha aso­cia­do al de af­ter­work, ab­sur­do e in­ne­ce­sa­rio an­gli­cis­mo que vie­ne a sig­ni­fi­car el sa­lir a to­mar unos vi­nos o una ca­ña des­pués de tra­ba­jar co­mo aquí se fi­xo to­da a vi­da. Pe­ro sí que es cier­to, y así lo cons­ta­tan los pro­pios hos­te­le­ros, que tam­bién de día hay vi­da más allá de la ta­ber­na. Y es en esos es­pa­cios y en ese tiem­po don­de el me­dio com­bi­na­do o el cóc­tel cor­to ha ga­na­do en acep­ta­ción. A las prue­bas nos re­mi­ti­mos.

CO­MO DE LA NO­CHE AL DÍA

«Si ha­ce dos años al­guien me pi­de un me­dio gin-to­nic lo mi­ra­ría co­mo a un ex­tra­te­rres­tre. Hoy ca­da vez es más fre­cuen­te», corrobora Mar­tín Váz­quez, hos­te­le­ro cur­ti­do, y bien cur­ti­do, en la no­che vi­la­gar­cia­na. «No es so­lo una cues­tión de ten­den­cias», aña­de. Es el re­fle­jo de un cam­bio que va mu­cho más allá. «Hay to­da una ge­ne­ra­ción que es­tá cam­bian­do la no­che por el día y no por ello tie­nen que re­nun­ciar a sus pe­que­ños pla­ce­res, co­mo to­mar­se una co­pa». Un tra­go en­te­ro a de­ter­mi­na­das ho­ras pue­de ha­cer­se pe­sa­do o de­ma­sia­do al­cohó­li­co «así que se de­can­tan por el me­dio tra­go, la so­lu­ción per­fec­ta».

Los há­bi­tos mu­dan y la ofer­ta de la hos­te­le­ría ne­ce­sa­ria­men­te ha de adap­tar­se a ellos. Se im­po­nen los con­cier­tos de me­dio­día o las co­pas des­pués de co­mer, a me­dia tar­de o ya en­tra­dos en el atar­de­cer. Y ahí es don­de en­tra en jue­go la co­pa cor­ta.

En el ca­so del Diurno, no ne­ce­sa­ria­men­te aso­cia­da al af­ter­work. «Aquí la ma­yo­ría de las jor­na­das la­bo­ra­les aún son par­ti­das, así que los clien­tes de me­dia co­pa sue­len lle­gar de mi­tad de la tar­de en ade­lan­te», ex­pli­ca Mar­tín Váz­quez. Sue­le tra­tar­se de gen­te que cam­bia la re­cu­rren­te pe­ro sa­cian­te cer­ve­za por un tra­go igual o más re­fres­can­te pe­ro de más fá­cil di­ges­tión. La cues­tión, bro­mea el hos­te­le­ro vi­la­gar­ciano, es que ca­si nun­ca se to­man uno so­lo. «En­tra tan bien, es tan fres­co y tan in­ten­so que ca­si siem­pre aca­ban re­pi­tien­do». Pe­ro, evi­den­te­men­te no es lo mis­mo re­pe­tir me­dio gin­to­nic que uno en­te­ro. Que tam­bién pa­sa. A fin de cuen­tas un me­dio gin­to­nic no de­ja de ser, en pa­la­bras del pro­pie­ta­rio del Diurno, «un re­fres­co to­ni­fi­ca­do con un po­co de al­cohol».

Aun­que el Diurno si­túa su ho­ra­rio de cie­rre a la una y me­dia de la ma­dru­ga­da la me­dia co­pa la sir­ven so­lo has­ta las 22 ho­ras. El for­ma­to se pue­de adap­tar a cual­quie­ra de los com­bi­na­dos ima­gi­na­bles. Pe­ro el rey ab­so­lu­to si­gue sien­do el gin-to­nic. «Más del 90 por cien­to de las me­dias co­pas que ser­vi­mos son gin-to­nics», acre­di­ta Mar­tín Váz­quez. Eso sí, en su pre­pa­ra­ción se po­ne exac­ta­men­te el mis­mo mi­mo y los mis­mos ingredientes (en me­dias do­sis, cla­ro) que en una co­pa lar­ga. En el Diurno el pre­cio de un me­dio gin-to­nic con una gi­ne­bra es­tán­dar es de 3,50 eu­ros. Por un me­dio com­bi­na­do pre­mium se co­bra 4,50 o 5 eu­ros, en fun­ción del des­ti­la­do y de la tó­ni­ca es­co­gi­da.

GRAN­DES CO­PAS PE­QUE­ÑAS

En Vi­la­gar­cía pue­de que aún no, pe­ro si tie­nes un local cer­ca de la se­de ad­mi­nis­tra­ti­va de la Xun­ta en San­tia­go eso del af­ter­work sí que lo no­tas. Lo sa­ben bien los res­pon­sa­bles de la coc­te­le­ría TS A Ca­sa, ubi­ca­da des­de ha­ce po­co más de un año en la rúa San Pe­dro. «Quie­nes sa­len un po­co más tar­de de lo ha­bi­tual sí que ha­cen una pa­ra­da an­tes de ir­se a ca­sa», co­men­ta Mar­co Me­dei­ros. Y en esa pa­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.