Man­tas que pe­san mu­cho: lo úl­ti­mo pa­ra dor­mir bien

SEN­SA­CIÓN DE ABRA­ZO El nór­di­co nos per­mi­te ha­cer la ca­ma en dos se­gun­dos, pe­ro le fal­ta el pe­so de las man­tas de to­da la vi­da. Las hay, di­cen, que has­ta pue­den aca­bar con el in­som­nio e invitar al sue­ño. ¿De­be­rías ha­cer­te con una es­te in­vierno?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - SE LLE VA - TEX­TO: ANA BULNES

Aho­ra­que lle­ga el frío y te­ne­mos por de­lan­te va­rios me­ses en los que la pa­la­bra man­ta se con­vier­te en si­nó­ni­mo de pla­cer y re­fu­gio, qui­zá sea tam­bién el mo­men­to de re­vi­sar có­mo pre­pa­ra­mos la ca­ma pa­ra el in­vierno. Ha­ce unos años va­ria­ba so­lo el nú­me­ro de man­tas, pe­ro ha­ce ya tiem­po que el nór­di­co se ha ido abrien­do ca­mino en­tre los más jó­ve­nes gra­cias a sus dos ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les: es ca­len­ti­to y per­mi­te ha­cer la ca­ma de for­ma rá­pi­da y fá­cil.

Lo que le fal­ta al nór­di­co, no obs­tan­te, es el pe­so, esa sen­sa­ción de pro­tec­ción y ca­si se­gu­ri­dad de que va­mos a dor­mir bien (o al me­nos ca­len­ti­tos) que te­ne­mos na­da más me­ter­nos ba­jo una man­ta de las bue­nas, de esas grue­sas y pe­sa­das de to­da la vi­da. Si ade­más al­guien nos arro­pa y ajus­ta bien las sá­ba­nas y las man­tas ba­jo el col­chón, la sen­sa­ción de co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad au­men­ta.

En es­to pre­ci­sa­men­te es en lo que se ba­sa una nue­va ten­den­cia en ro­pa de ca­ma que in­ten­ta po­ner fin al rei­na­do de los nór­di­cos: las man­tas pe­sa­das. Y no, no son las de to­da la vi­da, son man­tas que pe­san al­re­de­dor de 10 kg. La re­co­men­da­ción, por­que hay dis­tin­tos mo­de­los, es que sean un 10 % de tu pe­so cor­po­ral. Mu­cho más que la man­ta de la al­dea.

CON­TRA EL IN­SOM­NIO

Los fa­bri­can­tes de es­te ti­po de man­tas se es­cu­dan en la cien­cia pa­ra ex­pli­car por qué es bue­na idea po­ner una en tu ca­ma: se­gún ase­gu­ran, ayu­da no so­lo a com­ba­tir el in­som­nio, sino tam­bién otros pro­ble­mas co­mo la an­sie­dad, que sue­len te­ner un im­pac­to ne­ga­ti­vo en el sue­ño.

Las man­tas pe­sa­das no son na­da nue­vo: se usan des­de ha­ce años en con­tex­tos te­ra­péu­ti­cos, pe­ro fal­ta­ba una ver­sión orien­ta­da al mer­ca­do de con­su­mo. Aho­ra, en ple­na épo­ca del mal dor­mir —se­gún la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía, más de cua­tro mi­llo­nes de es­pa­ño­les su­fren in­som­nio cró­ni­co y en­tre un 25 y un 35 % in­som­nio tran­si­to­rio— ya hay va­rias en el mer­ca­do.

¿Por qué fun­cio­nan? Por un la­do, em­pu­jan el cuer­po ha­cia el col­chón, y por otro, el pe­so de la man­ta crea una sen­sa­ción si­mi­lar a la de un abra­zo. Es­to, ase­gu­ran los fa­bri­can­tes, ayu­da al cuer­po a dor­mir al re­du­cir los ni­ve­les de cor­ti­sol (la hor­mo­na del es­trés) y au­men­tar los de se­ro­to­ni­na y me­la­to­ni­na. De ahí al sue­ño pro­fun­do.

El pro­ble­ma de es­ta cien­cia es que los es­tu­dios son muy po­cos, y va­rios de ellos tie­nen de­trás a los pro­pios fa­bri­can­tes de man­tas pe­sa­das, star­tups co­mo Gra­vity o Bla­nQuil que lan­za­ron el pro­yec­to en pla­ta­for­mas de crowd­fun­ding. Si bien la ma­yo­ría de las crí­ti­cas y opi­nio­nes de usua­rios ase­gu­ran que gra­cias a la man­ta duer­men me­jor y de for­ma más pro­fun­da, hay tam­bién quien ha­bla del efec­to con­tra­rio: se sien­ten atra­pa­dos y no pro­te­gi­dos, y lle­gan a aca­bar in­clu­so en ata­ques de pá­ni­co.

Te­nien­do en cuen­ta que las man­tas en cues­tión no son pre­ci­sa­men­te ba­ra­tas (ron­dan los 250 eu­ros), qui­zá lo me­jor sea em­pe­zar res­ca­tan­do del fon­do del ar­ma­rio las man­tas pe­sa­das de siem­pre: esas que nos re­cuer­dan las no­ches de nues­tra in­fan­cia —cuan­do ade­más se­gu­ro que su­po­nían el 10% de nues­tro pe­so— y dor­mía­mos tran­qui­los y en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.