El juez abre una nue­va cau­sa por ex­plo­ta­ción se­xual con­tra los pa­dres de Nadia

Los pro­ge­ni­to­res ase­gu­ran que las fo­to­gra­fías de la ni­ña «son de ca­rác­ter fa­mi­liar»

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - R. R. GAR­CÍA

Ni prac­ti­ca­ban re­la­cio­nes sexuales de­lan­te de la ni­ña, ni nun­ca to­ma­ron fo­tos de ella más allá del ám­bi­to fa­mi­liar, y so­lo cuan­do era ne­ce­sa­rio pa­ra exa­mi­nar su cuer­po a cau­sa de la en­fer­me­dad der­ma­to­ló­gi­ca que pa­de­ce. Tal y co­mo es­ta­ba pre­vis­to, y al igual que en los dos úl­ti­mos días ha­bía he­cho su abogado, los pa­dres de Nadia ne­ga­ron ayer an­te el juez que co­me­tie­sen cual­quier ac­to en per­jui­cio de la pe­que­ña, que aho­ra tie­ne 12 años. Así lo con­tó la ma­dre, Mar­ga­ri­ta Ga­rau, la pri­me­ra en ofre­cer su testimonio por es­pa­cio de me­dia ho­ra, y lo co­rro­bo­ró el pa­dre, Fer­nan­do Blan­co, que se ex­pla­yó a con­ti­nua­ción en las ex­pli­ca­cio­nes du­ran­te una ho­ra. Am­bos pu­die­ron ob­ser­var por pri­me­ra vez las fo­tos en las que Nadia apa­re­ce des­nu­da, que se en­con­tra­ron en uno de los lá­pi­ces elec­tró­ni­cos de la fa­mi­lia y que mo­ti­va­ron la aper­tu­ra de una nue­va in­ves­ti­ga­ción al mar­gen de la que ya se si­gue con­tra la pa­re­ja por un de­li­to de es­ta­fa.

Sus ar­gu­men­tos, sin em­bar­go, no pa­re­cie­ron con­ven­cer al juez de pri­me­ra ins­tan­cia de la Seo de Ur­gel, que ha abier­to una nue­va cau­sa con­tra Fer­nan­do y Mar­ga­ri­ta. Es­ta vez, tal y co­mo se pre­veía tam­bién por las prue­bas apor­ta­das por los Mos­sos d’Es­qua­dra, en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­dos —lo que an­tes se con­si­de­ra­ba co­mo impu­tados— por los de­li­tos de ex­hi­bi­cio­nis­mo, pro­vo­ca­ción se­xual y ex­plo­ta­ción se­xual. El juez de­ci­dió se­pa­rar el pro­ce­di­mien­to que se si­gue por es­ta­fa de la re­la­cio­na­da con las ac­cio­nes de ti­po se­xual.

En­tre­tan­to, el ma­gis­tra­do acor­dó man­te­ner las me­di­das cau­te­la­res con­tra la pa­re­ja. Así, el pa­dre per­ma­ne­ce­rá en pri­sión pro­vi­sio­nal co­mu­ni­ca­da sin fian­za, mien­tras que man­tie­ne pa­ra la ma­dre la re­ti­ra­da de la cus­to­dia de la ni­ña, a la que po­drá se­guir vien­do en vi­si­tas de fin de se­ma­na en su ac­tual re­si­den­cia en Ma­llor­ca, don­de fue aco­gi­da por su tía ma­ter­na.

Más ex­plí­ci­to so­bre el con­te­ni­do de las fo­tos fue el abogado del ma­tri­mo­nio, Al­ber­to Mar­tín. «No hay na­da de es­pe­cial que ten­ga un cri­te­rio por­no­grá­fi­co, se­xual o de ex­plo­ta­ción, ab­so­lu­ta­men­te na­da», in­sis­tió el le­tra­do, que tam­po­co has­ta ayer ha­bía po­di­do ver las ins­tan­tá­neas. Pre­ci­só que el juez mos­tró a los pa­dres en­tre una quin­ce­na o vein­te­na de imá­ge­nes to­ma­das en­tre los años 2008 y 2011.

Fo­tos de fa­mi­lia

In­sis­tió en que las to­mas son de «ca­rác­ter fa­mi­liar» y se ins­cri­ben en el ám­bi­to de la nor­ma­li­dad de una ni­ña «muy ju­gue­to­na, que ha­ce pa­ya­sa­das, jue­ga y adop­ta po­ses, co­mo to­dos los ni­ños». Al juz­ga­do don­de se lle­va a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción to­da­vía no ha lle­ga­do el nue­vo ma­te­rial, cu­yo re­gis­tro fue au­to­ri­za­do. Se tra­ta de tre­ce lá­pi­ces de me­mo­ria, sie­te tar­je­tas de me­mo­ria y tres dis­cos du­ros de la pa­re­ja.

Al­ber­to Mar­tín tam­bién des­ta­có que los pro­ge­ni­to­res no quie­ren que se les «de­mo­ni­ce» ni se les «que­me en la ho­gue­ra» por es­tas fo­to­gra­fías, ya que «tie­nen un afec­to y un res­pe­to enor­me» pa­ra la ni­ña, que nun­ca, se­gún reite­ra­ron, los ha pre­sen­cia­do man­te­nien­do re­la­cio­nes sexuales. «Ellos —di­jo— han ac­tua­do de bue­na fe. Fer­nan­do ya sa­be que no tie­ne mu­cha cre­di­bi­li­dad, que se le ha con­de­na­do en to­das par­tes, pe­ro en es­ta cues­tión es­tá sien­do ab­so­lu­ta­men­te sin­ce­ro y no se le pue­de re­pro­char na­da». Ade­más, el le­tra­do acla­ró que si­gue de­fen­dien­do tan­to al pa­dre co­mo a la ma­dre, si bien los tres es­tán ba­ra­jan­do la po­si­bi­li­dad, ya ade­lan­ta­da, de se­pa­rar su es­tra­te­gia pa­ra que los ar­gu­men­tos de uno no las­tren al otro y per­mi­tir que la ma­dre pue­da re­cu­pe­rar la cus­to­dia de la ni­ña lo an­tes po­si­ble.

ADRIÀ ROPERO

Mar­ga­ri­ta Ga­rau, ma­dre de Nadia, atien­de a los me­dios jun­to a Al­ber­to Mar­tín, su abogado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.