Des­tru­yen la em­ble­má­ti­ca Ca­sa Guz­mán, del arquitecto gallego De la So­ta, pa­ra ha­cer un cha­lé

El pro­pie­ta­rio del in­mue­ble que el maes­tro pon­te­ve­drés con­ci­bió en 1972 pa­ra su pa­dre en la ur­ba­ni­za­ción de San­to Do­min­go, en el mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño de Al­ge­te, que­ría otra vi­vien­da

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - HÉC­TOR J. POR­TO

La ma­dri­le­ña Ca­sa Guz­mán de­bi­da al arquitecto Ale­jan­dro de la So­ta (Pon­te­ve­dra, 1913-Ma­drid, 1996) fue de­mo­li­da por su pro­pio due­ño. Una ac­tua­ción que, pe­se al va­lio­so pa­tri­mo­nio des­trui­do cons­cien­te­men­te, no es ile­gal, pe­ro que ha cau­sa­do «una in­dig­na­ción tre­men­da y ge­ne­ra­li­za­da; y es que es­to ha si­do muy gor­do», re­prue­ba Te­re­sa Cou­cei­ro, di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Ale­jan­dro de la So­ta, que ve­la por la con­ser­va­ción y la di­fu­sión del le­ga­do del ar­tis­ta gallego. Van ca­mino de 200.000 vi­si­tas en su pá­gi­na de Fa­ce­book y son mi­les los men­sa­jes de de­nun­cia y so­li­da­ri­dad que han re­ci­bi­do de to­das las par­tes del mun­do. «In­te­gra­ba, con la Ca­sa Domínguez de A Caei­ra, en Poio, y la Ca­sa Va­re­la en Vi­lal­ba, el trío de jo­yas de De la So­ta en el ám­bi­to de la vi­vien­da uni­fa­mi­liar», elo­gia Cou­cei­ro.

Era una obra pro­di­gio­sa y un ad­mi­ra­do re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal de la ar­qui­tec­tu­ra del mo­vi­mien­to mo­derno en Es­pa­ña. Pe­ro tras la muer­te de su pro­pie­ta­rio ori­gi­nal, En­ri­que Guz­mán, que en los años se­ten­ta en­car­gó la vi­vien­da a su ami­go De la So­ta y que es­ta­ba or­gu­llo­sí­si­mo de su ho­gar, los he­re­de­ros han que­ri­do des­ha­cer­se de la ca­sa. Tra­ta­ron de ven­der­la sin éxi­to y fi­nal­men­te el hi­jo de Guz­mán ha sus­ti­tui­do el in­mue­ble —ubi­ca­do en la ur­ba­ni­za­ción San­to Do­min­go del mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño de Al­ge­te, mi­ran­do al va­lle del río Ja­ra­ma— por un blo­que in­for­me de tres plan­tas que ha sus- ci­ta­do una du­ra y ma­si­va re­pro­ba­ción de los ex­per­tos y que la Fun­da­ción De la So­ta des­ca­li­fi­ca su­cin­ta­men­te así: «[El due­ño] ha pre­fe­ri­do de­mo­ler­la [la Ca­sa Guz­mán]» pa­ra ha­cer­se su pro­pia ton­te­ría». Sin em­bar­go, Cou­cei­ro in­sis­te en que no hay que po­ner el fo­co en la ac­tua­ción par­ti­cu­lar, «la con­ser­va­ción de una obra de ar­te no pue­de de­pen­der de la sen­si­bi­li­dad de una per­so­na privada. ¿Pa­ra qué ha­blar del se­ñor Guz­mán?». Aquí, di­ce, con la ca­be­za bien fría, de­be in­ves­ti­gar­se qué ha fa­lla­do pa­ra que al­go tan te­rri­ble pue­da su­ce­der. La fun­da­ción se­ña­la al co­le­gio de ar­qui­tec­tos y a los po­de­res pú­bli­cos. ¿Qué pa­só con el vi­sa­do del nue­vo pro­yec­to que co­rres­pon­de emi­tir al co­le­gio?, ¿qué ocu­rre con la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca que no pro­te­ge la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea?

Cou­cei­ro ad­vier­te de que es­to pue­de vol­ver a pa­sar con cual- quier otra obra de De la So­ta u otro au­tor del si­glo pa­sa­do. De he­cho, ya ocu­rrió ha­ce ape­nas dos años con el edi­fi­cio in­dus­trial de Cle­sa, que se sal­vó «so­lo por­que un ve­cino vio una grúa lis­ta pa­ra el de­rri­bo y nos avi­só; y me­nos mal que lle­ga­mos a tiem­po, la mo­vi­li­za­ción so­cial e in­te­lec­tual pa­ra­li­zó la de­mo­li­ción». Por eso la fun­da­ción lla­ma a la re­fle­xión y se da­ría por sa­tis­fe­cha si es­te dra­ma sir­ve pa­ra re­lan­zar el de­ba­te en­tre po­lí­ti­cos y téc­ni­cos y se es­ta­ble­ce una fi­gu­ra le­gal de pro­tec­ción pa­ra es­tos edi­fi­cios.

«¿Por qué se pro­te­ge cual­quier in­mue­ble de­ci­mo­nó­ni­co aun­que no ten­ga ca­li­dad, so­lo por que sea an­ti­guo, y no se pro­te­gen las jo­yas de los gran­des ar­qui­tec­tos na­ci­dos en el si­glo XX?», se in­te­rro­ga Cou­cei­ro. No es, agre­ga, por que no se se­pa, to­das es­tas ar­qui­tec­tu­ras es­tán per­fec­ta­men­te lo­ca­li­za­das y ca­ta­lo­ga­das, sino por­que (por fuer­tes mo­ti­va- cio­nes eco­nó­mi­cas) no in­tere­sa y tam­bién por una cla­ra ca­ren­cia cul­tu­ral que en otros paí­ses no exis­te. Y ci­ta los edi­fi­cios de la Bauhaus en Ale­ma­nia, to­dos hi­per­pro­te­gi­dos y en el mar­co de un pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co-ar­tís­ti­co di­vul­ga­do or­gu­llo­sa­men­te.

No to­do lo que se hi­zo en la pos­gue­rra en Es­pa­ña es bueno, pe­ro hay ejem­plos ex­ce­len­tes, in­sis­te Cou­cei­ro, que cam­bia­ron la ar­qui­tec­tu­ra tra­ba­jan­do con es­ca­sos re­cur­sos. «No es­ta­mos ha­blan­do de la ar­qui­tec­tu­ra es­pec­tácu­lo, de edi­fi­cios va­cíos. De la So­ta y sus com­pa­ñe­ros no se preo­cu­pa­ban por su ima­gen, ha­cían una ar­qui­tec­tu­ra mo­des­ta, ra­cio­nal, bri­llan­te... Y no era co­sa de prio­ri­zar la fun­cio­na­li­dad, co­mo se pien­sa a me­nu­do —‘la fun­cio­na­li­dad ya se so­bre­en­tien­de; se da por he­cho’, de­cía De la So­ta—. Es una ar­qui­tec­tu­ra que mi­ra­ba el con­tex­to, pen­sa­da pa­ra que la gen­te se sin­tie­se bien».

ARCHIVO FUN­DA­CIÓN ALE­JAN­DRO DE LA SO­TA

Vis­ta de la Ca­sa Guz­mán (1972), obra del arquitecto pon­te­ve­drés Ale­jan­dro de la So­ta aho­ra des­apa­re­ci­da.

Cons­truc­ción que sus­ti­tu­ye a la Ca­sa Guz­mán, en una fo­to de Lau­ra Ri­vas Ol­mo, alum­na de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá. «[El due­ño] ha pre­fe­ri­do de­mo­ler­la pa­ra ha­cer­se su pro­pia ton­te­ría», de­plo­ra la Fun­da­ción De la So­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.