Bri­gan­ti­nos

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinion - Fran­cis­co Ríos

Si ob­ser­va­mos el em­pleo del ad­je­ti­vo y nom­bre bri­gan­tino en los tiem­pos que co­rren, po­dre­mos con­cluir que prác­ti­ca­men­te en to­dos los ca­sos se re­fie­re a la ciu­dad de Be­tan­zos. Pa­ra quie­nes uti­li­zan o co­no­cen esa pa­la­bra, la re­la­ción es in­me­dia­ta. Hay otro bri­gan­tino, hoy po­co usa­do, que es el que se re­fie­re a la ciu­dad de A Co­ru­ña. Am­bos tie­nen el mis­mo ori­gen, el la­tín bri­gan­ti­nus, de la Bri­gan­tium o las Bri­gan­tium ro­ma­nas del no­roes­te pe­nin­su­lar. No hay du­da de que la Bri­gan­tium de la que ha­blan va­rios au­to­res an­ti­guos es la ur­be que se ha con­ver­ti­do en A Co­ru­ña. Al­gu­nos his­to­ria­do­res de épo­cas re­cien­tes ven en al­guno de aque­llos tes­ti­mo­nios otra Bri­gan­tium, que iden­ti­fi­can con el ori­gen de Be­tan­zos.

Es­té fun­da­men­ta­da o no es­ta te­sis, es de­cir, ha­ya ha­bi­do una Bri­gan­tium en Be­tan­zos o no, lo cier­to es que bri­gan­tino se ha asen­ta­do co­mo gen­ti­li­cio de es­ta ciu­dad. Lo cho­can­te es la di­fe­ren­cia de tra­to que re­ci­ben los bri­gan­ti­nos co­ru­ñe­ses y los bri­gan­ti­nos be­tan­cei­ros en los dic­cio­na­rios. Pa­ra el de la Academia Es­pa­ño­la, bri­gan­tino es so­lo lo «per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a La Co­ru­ña, ciu­dad de Es­pa­ña, o a su pro­vin­cia». Pe­se a que cua­tro de las 37 pa­pe­le­tas so­bre es­ta voz que hay en el fi­che­ro ge­ne­ral de la Academia se re­fie­ren al de Be­tan­zos, si­gue sin ofre­cer­se al lec­tor in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da so­bre es­ta pa­la­bra.

Es más com­ple­to el Ma­ría Mo­li­ner, que re­co­ge las acep­cio­nes «De La Co­ru­ña» y «De Be­tan­zos». El Dic­cio­na­rio del es­pa­ñol ac­tual, de Se­co, res­pon­de a su tí­tu­lo y da el sig­ni­fi­ca­do ac­tual, «De Be­tan­zos», y, co­mo en to­dos sus ar­tícu­los, lo ilus­tra do­cu­men­tal­men­te, en es­te ca­so con una no­ta de pren­sa de 1970 don­de se da cuen­ta del en­la­ce ma­tri­mo­nial en la igle­sia de San Sal­va­dor de Ber­gon­do del «jo­ven bri­gan­tino don Eu­se­bio Ten­rei­ro Gar­cía y la se­ño­ri­ta En­car­ni­ta Gó­mez Bar­cia».

Hu­bo un tiem­po en el que bri­gan­tino te­nía bas­tan­te uso apli­ca­do tan­to a lo co­ru­ñés co­mo a lo be­tan­cei­ro. Así, en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX ha­bía en A Co­ru­ña un Or­feón Bri­gan­tino, que fue fun­da­do por Pas­cual Vei­ga, y un Li­ceo Bri­gan­tino. Y en Be­tan­zos se pu­bli­ca­ban, por ejem­plo, El Bri­gan­tino y, ya a prin­ci­pios del XX, La En­se­ñan­za Bri­gan­ti­na y La Se­ma­na Bri­gan­ti­na. Ha­bía has­ta un Par­ti­do Li­be­ral Bri­gan­tino.

La ma­la for­tu­na de bri­gan­tino con los dic­cio­na­rios ha­bía em­pe­za­do con el pri­me­ro que lo re­gis­tró, el de Ramón Joa­quín Domínguez. Di­ce su Dic­cio­na­rio Na­cio­nal o Gran Dic­cio­na­rio Clá­si­co de la Len­gua Es­pa­ño­la, Ma­drid-Pa­rís, 1853: «De Bra­gan­za. // Hist. Puer­to bri­gan­tino, la Co­ru­ña». Cla­ro que de Bri­gan­tium afir­ma que es el «nom­bre la­tino de Brian­zon, en Fran­cia, y de Com­pos­te­la en Ga­li­cia».

El pri­me­ro que in­tro­du­jo a los bri­gan­ti­nos mo­der­nos, los be­tan­cei­ros, en el pro­ce­lo­so mun­do de la le­xi­co­gra­fía fue el Dic­cio­na­rio de la Len­gua Es­pa­ño­la de Jo­sé Ale­many y Bo­lu­fer, en 1917. Un si­glo des­pués, otros si­guen ig­no­rán­do­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.