La hui­da de Fe­de­ri­co

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinion - Er­nes­to S. Pom­bo

El ma­to­rral de la hui­da de Fe­de­ri­co Tri­llo de la em­ba­ja­da de Lon­dres no de­be im­pe­dir­nos ver el bos­que en el que se res­guar­dan quie­nes has­ta el úl­ti­mo mo­men­to de­fen­die­ron la ac­tua­ción del ex­mi­nis­tro. Con dos ex­cep­cio­nes. Los com­por­ta­mien­tos ejem­pla­res de los miem­bros del Con­se­jo de Es­ta­do, con Ro­may Bec­ca­ría al fren­te, y el de la mi­nis­tra Cos­pe­dal.

Por­que fue­ron mu­chos los que usa­ron to­dos los ejér­ci­tos a sus dis­po­si­ción en de­fen­sa del exem­ba­ja­dor. Y lo hi­cie­ron du­ran­te años. Des­de el «eso es­tá ya sus­tan­cia­do ju­di­cial­men­te. Ocu­rrió ha­ce mu­chí­si­mos años», del pre­si­den­te Ra­joy, has­ta «las ur­nas lo han ab­suel­to», de to­do un mi­nis­tro de Jus­ti­cia; o quien se pre­gun­tó si ha­bría que des­te­rrar­lo a Pe­re­jil. Al fi­nal, la pre­sión los de­rro­tó a to­dos y aban­do­na­ron a su pro­te­gi­do que, do­li­do y qui­zás ofen­di­do, se va de don­de ya se iba a ir tras ver­se se­ña­la­do co­mo un apes­ta­do.

Cier­to es que la tra­ge­dia del Yak42 es­tá sus­tan­cia­da ju­di­cial­men­te y que las ur­nas reha­bi­li­ta­ron a Tri­llo. Pe­ro el dic­ta­men del Con­se­jo de Es­ta­do otor­ga res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral a quien no mo­vió un de­do an­te las reite­ra­das ad­ver­ten­cias del mal es­ta­do de los avio­nes y al ser asu­mi­da y re­co­no­ci­da esa res­pon­sa­bi­li­dad por el Go­bierno con­ce­den otra di­men­sión al ca­so. Tri­llo lle­va hui­do tre­ce años en una ac­ti­tud de co­bar­día in­con­ce­bi­ble. No aso­mó la na­riz ni cuan­do los mi­li­ta­res que cum­plie­ron sus ór­de­nes fue­ron con­de­na­dos. Por eso tam­po­co lo ha­rá aho­ra.

La sa­li­da de Lon­dres de Tri­llo y su in­cor­po­ra­ción al ór­gano que mo­ti­vó su hui­da no pue­de sig­ni­fi­car el cie­rre de es­te in­for­tu­na­do epi­so­dio, im­pro­pio de una de­mo­cra­cia avan­za­da. Por mu­cho que su­pon­ga un ali­vio pa­ra su par­ti­do y pa­ra los mu­chos co­rre­li­gio­na­rios que lo ja­lea­ron du­ran­te años. La sa­li­da ha de ir acom­pa­ña­da del re­co­no­ci­mien­to de su res­pon­sa­bi­li­dad en la tra­ge­dia. Pa­ra que no se di­ga que Tri­llo arras­tra un com­por­ta­mien­to in­digno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.