¿De­ben los pa­dres in­cul­car sus opi­nio­nes?

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinion -

Ha­ce unos días, la ca­bal­ga­ta por la in­de­pen­den­cia de Vic sus­ci­tó una po­lé­mi­ca que se re­pi­te to­dos los años. De­fen­so­res y de­trac­to­res de un he­cho que ver­sa­ba so­bre si se de­bía in­mis­cuir la po­lí­ti­ca con una tra­di­ción de to­dos co­mo es la ca­bal­ga­ta de los Re­yes Ma­gos. Sin em­bar­go, si nos pa­ra­mos a pen­sar, es­to no so­lo ocu­rre con la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. De he­cho, los ni­ños de hoy en día, qui­zás mu­cho más que las ge­ne­ra­cio­nes que los pre­ce­die­ron, es­tán con­ti­nua­men­te sien­do víc­ti­mas de unos de­ba­tes que sin­ce­ra­men­te me pa­re­cen ab­sur­dos.

Por su­pues­to que te­ne­mos nues­tra ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, nues­tra re­li­gión, nues­tros va­lo­res e in­clu­so nues­tro equi­po de fút­bol, pe­ro creo que in­ten­tar que nues­tros hi­jos, des­de una edad ex­ce­si­va­men­te tem­pra­na, ten­gan los mis­mos gus­tos que sus pa­dres es una co­sa bas­tan­te per­ni­cio­sa.

Pon­ga­mos ejem­plos an­ta­gó­ni­cos: unos pa­dres del Par­ti­do Po­pu­lar o de Po­de­mos que a su hi­jo de cin­co años le me­ten en la ca­be­za que la iz­quier­da de Po­de­mos es cas­ta o que la de­re­cha del PP es co­rrup­ta. Po­dría­mos se­guir con al­gu­nos pa­dres tau­ri­nos (o an­ti­tau­ri­nos), del Real Ma­drid o del Ba­rça, ca­tó­li­cos, ateos, ve­ge­ta­ria­nos, na­cio­na­lis­tas…

Co­mo de­cía el poe­ta ita­liano Ar­tu­ro Graf: «Si no tie­nes li- ber­tad in­te­rior, ¿qué otra li­ber­tad es­pe­ras po­der te­ner?». De­je­mos que nues­tros hi­jos sean ni­ños, jue­guen y que vi­van su in­fan­cia sin in­tro­du­cir­les en te­mas que su men­te in­ma­du­ra es in­ca­paz de com­pren­der. En un fu­tu­ro, cuan­do su es­pí­ri­tu crí­ti­co y su jui­cio se desa­rro­llen, po­dre­mos ha­blar de es­tos te­mas con ellos, pe­ro siem­pre mos­tran­do to­das las op­cio­nes y po­si­bi­li­da­des pa­ra que ellos eli­jan lo que con­si­de­ren me­jor. Si es­tas opi­nio­nes son di­fe­ren­tes a la de los pa­dres, es­tos ten­drán que acep- tar­las si ver­da­de­ra­men­te quie­ren que sus hi­jos pien­sen por sí mis­mos y sean li­bres. Por­que, en el fon­do, los que nos com­por­ta­mos co­mo ni­ños con es­tos te­mas so­mos los adultos. AI­TOR ALAÑA PÉ­REZ. FE­RROL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.