«Las pri­ma­rias sol­ven­tan con­flic­tos in­ter­nos y dan es­ta­bi­li­dad al par­ti­do»

«La se­lec­ción abier­ta de can­di­da­tos na­ció en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ali­ge­rar el pe­so de la ma­qui­na­ria par­ti­dis­ta»

La Voz de Galicia (Vigo) - - Espana - JUAN CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ

Mi­guel Pé­rez-Moneo, pro­fe­sor de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, es uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos es­pa­ño­les en la cues­tión de la for­ma­ción de las cú­pu­las po­lí­ti­cas. Su li­bro La se­lec­ción de can­di­da­tos elec­to­ra­les en los par­ti­dos (2012) re­ci­bió el pre­mio Ni­co­lás Pé­rez Se­rrano del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos y Cons­ti­tu­cio­na­les. El pro­fe­sor ana­li­za pa­ra La Voz por qué en los par­ti­dos es­pa­ño­les se es­tán im­po­nien­do las pri­ma­rias co­mo mé­to­do pa­ra la se­lec­ción de sus can­di­da­tos. —¿Se han ga­na­do las pri­ma­rias un ha­lo de pu­re­za de­mo­crá­ti­ca? —Cuan­do las pri­ma­rias apa­re­cen en los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, re­pre­sen­tan uno de los es­tan­dar­tes del Mo­vi­mien­to Pro­gre­sis­ta, una co­rrien­te de re­ge­ne­ra­ción de la vi­da po­lí­ti­ca que es­ta­ba in­tere­sa­da en un Go­bierno «ho­nes­to y bueno», so­me­ti­do a un gran con­trol por par­te de los elec­to­res. Las pri­ma­rias abier­tas (aque­llas en las que pue­de par­ti­ci­par to­da la ciu­da­da­nía), pen­sa­ban, ali­ge­ra­rían el pe­so de la ma­qui­na­ria par­ti­dis­ta, acos­tum­bra­da a ac­tuar de for­ma des­pó­ti­ca y aje­na al con­trol de los ór­ga­nos ju­di­cia­les. —¿Tam­bién en Es­pa­ña se dan es­tos mo­ti­vos? —La irrup­ción de las pri­ma­rias en Es­pa­ña se ha pro­du­ci­do en ca­sos en que la or­ga­ni­za­ción de un par­ti­do no ha te­ni­do la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver a tra­vés de los me­ca­nis­mos es­ta­ble­ci­dos gra­ves con­flic­tos in­ter­nos y lla­ma­ba al se­lec­to­ra­do (nor­mal­men­te la mi­li­tan­cia y sim­pa­ti­zan­tes) a sol­ven­tar una cues­tión es­pi­no­sa; o cuan­do dis­tin­tas fac­cio­nes in­ter­nas se dispu­taban el con­trol del par­ti­do y ser­vían en­ton­ces pa­ra en­con­trar al can­di­da­to que me­jor re­pre­sen­ta­ba al par­ti­do o coa­li­ción elec­to­ral en su con­jun­to. Tam­bién cuan­do te­ne­mos par­ti­dos con es­ca­sa or­ga­ni­za­ción in­ter­na, por ejem­plo, por ser de re­cien­te crea­ción, que tie­nen que ga­nar vi­si­bi­li­dad. O an­te do­lo­ro­sas de­rro­tas en las ur­nas, co­mo es­tra­te­gia elec­to­ral. —¿Cree que las pri­ma­rias apor­tan ma­yo­res ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas que otros mé­to­dos? —Las pri­ma­rias son di­fí­cil­men- te ma­ni­pu­la­bles, ya que quie­nes par­ti­ci­pan uti­li­zan el vo­to se­cre­to, per­so­nal y di­rec­to. En es­te sen­ti­do, pue­den re­vi­sar­se as­pec­tos ma­te­ria­les y for­ma­les, co­sa que re­sul­ta más com­pli­ca­da en una con­ven­ción o en una asam­blea en la que se ex­pre­sa la vo­lun­tad di­rec­ta de la afi­lia­ción. Co­mo es ob­vio, la re­gu­la­ción del pro­ce­di­mien­to de las pri­ma­rias ha de ser asép­ti­co y ga­ran­ti­zar la neu­tra­li­dad de la di­rec­ción del par­ti­do en la com­pe­ti­ción. En apa­rien­cia, las pri­ma­rias no es­tán con­tro­la­das por los di­ri­gen­tes de los par­ti­dos, gran crí­ti­ca que se ha­ce a las convenciones. No obs­tan­te, no eli­mi­nan to­tal­men­te la in­fluen­cia de ca­ci­ques lo­ca­les o de la ma­qui­na­ria de los par­ti­dos. In­clu­so, en al­gu­nas oca- sio­nes, pue­den po­ten­ciar la po­si­ción de do­mi­nio de es­tos, ya que las fac­cio­nes con una or­ga­ni­za­ción más efi­caz pue­den co­lo­car a sus as­pi­ran­tes en las elec­cio­nes pri­ma­rias y di­fi­cul­tar la pre­sen­cia de com­pe­ti­do­res (co­mo cuan­do mo­no­po­li­zan los ava­les ne­ce­sa­rios pa­ra con­cu­rrir). De es­ta ma­ne­ra, las pri­ma­rias ser­vi­rían pa­ra blan­quear o le­gi­ti­mar al can­di­da­to, pe­ro no co­mo he­rra­mien­ta de par­ti­ci­pa­ción. —¿Cuán­do son más úti­les pa­ra los par­ti­dos? — Las elec­cio­nes pri­ma­rias mues­tran que pue­den in­cor­po­rar­se so­lu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas a los con­flic­tos in­ter­nos de los par­ti­dos, con­tri­bu­yen­do a pro­por­cio­nar es­ta­bi­li­dad in­ter­na a la or­ga­ni­za­ción. Pue­den fa­ci­li­tar el es­ta­ble­ci­mien­to de otros me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción en el seno de la or­ga­ni­za­ción y ha­cer más trans­pa­ren­tes sus pro­ce­sos in­ter­nos de to­ma de de­ci­sio­nes. —¿Es­tán nues­tros par­ti­dos pre­pa­ra­dos pa­ra asu­mir esa se­lec­ción ex­ter­na de sus lí­de­res? —Des­de mi pun­to de vis­ta, la ma­yor ob­je­ción a las pri­ma­rias es que no son con­sis­ten­tes con el mo­de­lo re­pre­sen­ta­ti­vo de de­mo­cra­cia que im­pe­ra en nues­tro país, con un sis­te­ma par­la­men­ta­rio en el que, en prin­ci­pio, pre­do­mi­nan la de­li­be­ra­ción y la re­pre­sen­ta­ción pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes. Así, se po­nen de­ma­sia­das es­pe­ran­zas en las de­ci­sio­nes del pue­blo, sin te­ner en cuen­ta la ne­ce­si­dad de un de­ba­te so­se­ga­do y re­fle­xi­vo so­bre los com­ple­jos re­tos a los que se en­fren­tan las so­cie­da­des mo­der­nas. Y el sis­te­ma, ade­más, tie­ne sus ries­gos, co­mo el de que pue­de pro­vo­car una bi­ce­fa­lia en el in­te­rior del par­ti­do, en­tre el can­di­da­to elec­to­ral, ele­gi­do a tra­vés de un pro­ce­di­mien­to vi­si­ble­men­te de­mo­crá­ti­co, y el di­ri­gen­te eje­cu­ti­vo que ha­ya lle­ga­do por otro sis­te­ma de elec­ción.

«Es­te mé­to­do pre­sen­ta el ries­go de ge­ne­rar bi­ce­fa­lia en las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas» «La elec­ción ex­ter­na no es con­sis­ten­te con nues­tro sis­te­ma, en el que pri­ma la de­li­be­ra­ción»

Pé­rez-Moneo cree que las pri­ma­rias pue­den ser una es­tra­te­gia elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.