El Go­bierno re­co­no­ce que no pi­dió a Tri­llo la re­nun­cia ni la di­mi­sión

Acep­ta el re­le­vo a pe­ti­ción pro­pia so­li­ci­ta­do por el ex­mi­nis­tro de la em­ba­ja­da en Lon­dres

La Voz de Galicia (Vigo) - - Espana - RAMÓN GORRIARÁN

El Go­bierno en nin­gún mo­men­to ha en­se­ña­do la puer­ta de sa­li­da a Fe­de­ri­co Tri­llo y ha de­ja­do que sea él quien ma­ne­je los tiem­pos has­ta pre­sen­tar es­te jue­ves su re­nun­cia a la em­ba­ja­da en Lon­dres. Aun­que Ma­riano Ra­joy ha to­ma­do par­ti­do por el cam­bio de es­tra­te­gia de Do­lo­res de Cos­pe­dal con el Yak-42, des­de el Eje­cu­ti­vo ni se ha pe­di­do al ex­mi­nis­tro que di­mi­ta ni que re­nun­cie al pues­to di­plo­má­ti­co en la ca­pi­tal del Reino Uni­do. «Fue un re­le­vo a pe­ti­ción pro­pia» que, se­gún ex­pli­có el por­ta­voz gu­ber­na­men­tal, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, el Con­se­jo de Mi­nis­tros es­tu­dió y acep­tó ayer.

En el 2003, cuan­do se co­no­cie­ron las irre­gu­la­ri­da­des con­trac­tua­les que pre­ce­die­ron a la tra­ge­dia del Yak-42, hu­bo mi­nis­tros que en voz ba­ja de­cían que Tri­llo de­bía di­mi­tir co­mo res­pon­sa­ble de De­fen­sa. Una opi­nión com­par­ti­da de nue­vo por miem­bros del Go­bierno tras el in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do. Pe­ro ni en­ton­ces ni aho­ra na­die se di­ri­gió al en­ton­ces res­pon­sa­ble de De­fen­sa y has­ta ayer em­ba­ja­dor en Lon­dres pa­ra que se fue­ra. Mén­dez de Vi­go con­fir­mó tras la reunión del Con­se­jo de Mi­nis­tros que la de­ci­sión de de­jar su pues­to fue ex­clu­si­va de Tri­llo sin que na­die le in­du­je­ra a ha­cer­lo.

El ex­mi­nis­tro co­mu­ni­có el jue­ves por la tar­de sus pla­nes al ti­tu­lar de Ex­te­rio­res, Al­fon­so Das­tis, des­pués de es­cu­char el es­pal­da­ra­zo de Ra­joy a la es­tra­te­gia de Cos­pe­dal de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de De­fen­sa por ig­no­rar los avi­sos pre­vios so­bre la in­se­gu­ri­dad de los avio­nes que trans­por­ta­ban a los mi­li­ta­res es­pa­ño­les des­de Af­ga­nis­tán.

El por­ta­voz del Go­bierno des­li­gó, sin em­bar­go, la de­ci­sión de Tri­llo de la des­au­to­ri­za­ción ex­pre­sa del pre­si­den­te del Go­bierno o de la ges­tión de la nue­va mi- nis­tra. El re­le­vo, ex­pli­có, se en­cua­dra en «la ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad» del pro­ce­so de re­no­va­ción de los je­fes de mi­sión di­plo­má­ti­ca que es­tán «una me­dia de tres años y pi­co o cua­tro en sus pues­tos».

Tri­llo fue nom­bra­do em­ba­ja­dor an­te el Reino Uni­do en el 2012 y de­bía ha­ber si­do re­le­va­do el año pa­sa­do, pe­ro no se hi­zo el cam­bio por­que, se­gún el por­ta­voz, el Go­bierno es­ta­ba en fun­cio­nes y te­nía que ser «res­pe­tuo­so» con el si­guien­te Eje­cu­ti­vo por­que po­dría ser de otro co­lor po­lí­ti­co. Mén­dez de Vi­go tam­po­co con­si­de­ró im­pres­cin­di­ble que el ex­ti­tu­lar de De­fen­sa pi­da per­dón a las fa­mi­lias de los 62 mi­li­ta­res que mu­rie­ron en el ac­ci­den­te por­que, si bien «ca­da uno es res­pon­sa­ble de sus ac­tos», el Go­bierno cree que con la com­pa­re­cen­cia de la mi­nis­tra es­te lu­nes en la Co­mi­sión de De­fen­sa del Con­gre­so se ha­brá cum­pli­do con «el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes» y que­da- rá zan­ja­da la po­lé­mi­ca. Es­to es lo que es­pe­ra el Eje­cu­ti­vo y tam­bién el PP, que con­fían en que con las ex­pli­ca­cio­nes de Cos­pe­dal las fa­mi­lias que­da­rán sa­tis­fe­chas y la opo­si­ción ve­rá col­ma­das sus exi­gen­cias. Pe­ro un per­dón co­mo el que re­cla­man las de­más fuer­zas po­lí­ti­cas y los alle­ga­dos no es pro­ba­ble que sal­ga de la bo­ca de la mi­nis­tra.

Lec­cio­nes de de­mo­cra­cia

Los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas del Yak-42 no pa­re­cen dis­pues­tas a ce­der en su em­pe­ño de con­se­guir el per­dón de Tri­llo. La aso­cia­ción que les agru­pa en­tre­gó ayer en el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res 137.000 fir­mas de per­so­nas que pe­dían su di­mi­sión co­mo em­ba­ja­dor an­te el Reino Uni­do. Su por­ta­voz, Cu­rra Ri­po­llés, re­cla­mó al Go­bierno, unas ho­ras an­tes de que acep­ta­ra la pe­ti­ción de re­le­vo, que for­za­ra la di­mi­sión del que fue­ra mi­nis­tro de De­fen­sa en­tre el 2000 y el 2004. Es ne­ce­sa­rio, di­jo, que apren­da «al­gu- na lec­ción de es­ta de­mo­cra­cia» y no que de­je su car­go por­que quie­re o por­que aca­ba su man­da­to.

Una de­man­da en la que en­con­tró el res­pal­do de to­do el ar­co par­la­men­ta­rio, con la ex­cep­ción del PP. Des­de el por­ta­voz de la ges­to­ra del PSOE, Ma­rio Ji­mé­nez, a los dos má­xi­mos di­ri­gen­tes de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias e Íñi­go Erre­jón, así co­mo el lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, se­cun­da­ron que Tri­llo no se pue­de ir sin más de la em­ba­ja­da en Lon­dres por­que tie­ne que ser des­ti­tui­do por el Go­bierno y de­be pe­dir per­dón a los fa­mi­lia­res.

El PP, aun­que no se ha mos­tra­do en nin­gún mo­men­to en­tu­sias­ta con el ex­mi­nis­tro, ce­rró fi­las con él. El vi­ce­se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción, Fer­nan­do Mar­tí­nez-Mai­llo, se­ña­ló que la pe­ti­ción de per­dón es «una cues­tión muy per­so­nal», mien­tras que el res­pon­sa­ble de Ac­ción Sec­to­rial, Ja­vier Ma­ro­to, apun­tó que Tri­llo «es­tá en­can­ta­do» de agi­li­zar la re­no­va­ción en la mi­sión di­plo­má­ti­ca en Lon­dres.

SAN­TI DONAIRE EFE

Mi­les de fir­mas pa­ra re­cla­mar una di­mi­sión que no se pro­du­jo. Fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas en­tre­ga­ron en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa más de 137.000 fir­mas pi­dien­do la di­mi­sión de Fe­de­ri­co Tri­llo, que fi­nal­men­te se que­dó so­lo en re­le­vo a pe­ti­ción pro­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.