El mag­na­te ha­rá su pro­pio in­for­me so­bre el es­pio­na­je ru­so

La Voz de Galicia (Vigo) - - International - ADRIA­NA REY

Dos me­ses des­pués de su triun­fo, Do­nald Trump si­gue sin­tién­do­se cues­tio­na­do. No hay más que echar un vis­ta­zo a su per­fil de Twit­ter, don­de ca­da día de­fien­de su vic­to­ria y car­ga con­tra to­do lo que pue­da en­som­bre­cer­la. En es­te sen­ti­do, no hay du­da de que to­da la con­tro­ver­sia so­bre el es­pio­na­je ru­so ha si­do una enor­me man­cha pa­ra la ima­gen del pre­si­den­te elec­to, por ello, ayer, Trump tra­ta­ba de co­ger la sar­tén por el man­go y anun­cia­ba que en un pla­zo de 90 días, su equi­po ten­drá pre­pa­ra­do un in­for­me com­ple­to so­bre los ci­be­ra­ta­ques su­fri­dos en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

«He­chos in­ven­ta­dos por par- te de agen­tes po­lí­ti­cos de­pra­va­dos, tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos», de­cía so­bre el do­cu­men­to que apun­ta a que Ru­sia tie­ne in­for­ma­ción com­pro­me­ti­da pa­ra chan­ta­jear­le. Y es que a pe­sar de la ne­ga­ti­va de la in­te­li­gen­cia, el mag­na­te si­gue ob­ce­ca­do en que fue­ron los ser­vi­cios se­cre­tos quie­nes fil­tra­ron el in­for­me, «in­clu­so sa­bien­do que no ha­bía nin­gu­na prue­ba y que no la ha­brá».

Así, el em­pre­sa­rio avan­za ha­cia su to­ma de po­se­sión, de la mano de una po­lí­ti­ca de con­fron­ta­ción que ha si­do cues­tio­na­da por los es­ta­dou­ni­den­ses en las úl­ti­mas ho­ras. Es al me­nos lo que se des­pren­de de la úl­ti­ma en­cues­ta de Ga­llup, se­gún la cual, el 51 % de los en­tre­vis­ta­dos no aprue­ba el pro­ce­so de tran­si­ción de Trump. Mien­tras el pro­ce­so de con­fir­ma­cio­nes en el Se­na­do si­gue su cur­so, Do­nald Trump ase­gu­ró en otro tuit que los de­sig­na­dos pa­ra su Ga­bi­ne­te tie­nen li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar sus pun­tos de vis­ta aun­que di­fie­ran con sus pro­pues­tas

«To­dos los miem­bros de mi Ga­bi­ne­te dan una ex­ce­len­te im­pre­sión y ha­cen un buen tra­ba­jo. Quie­ro que sean ellos mis­mos y que ex­pre­sen sus pun­tos de vis­tas pro­pios, ¡no los míos!», acla­ra­ba el mag­na­te. Sin em­bar­go, en las audiencias va­rios de los no­mi­na­dos han ex­pre­sa­do pun­tos de vis­ta opues­tos a lo de­fen­di­do por el pre­si­den­te elec­to. Las con­tra­dic­cio­nes más cla­ras fue­ron las de Rex Ti­ller­son, fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Es­ta­do, y el ge­ne­ral Ja­mes Mat­tis, as­pi­ran­te a di­ri­gir el Pen­tá­gono, que de­fen­die- ron la adop­ción de una po­si­ción mu­cho más rí­gi­da fren­te a Ru­sia.

Ti­ller­son en la cuer­da flo­ja

La con­fir­ma­ción de Ti­ller­son co­mo je­fe de la di­plo­ma­cia con­ti­núa en la cuer­da flo­ja. Tan­to es así que se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos co­mo Mar­co Ru­bio o John McCain si­guen sin te­ner su vo­to cla­ro y po­drían com­pli­car su ra­ti­fi­ca­ción co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

Paul Ryan, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, ha si­do uno de los úl­ti­mos en des­mar­car­se de Trump al ca­li­fi­car a Ru­sia y a su pre­si­den­te co­mo «una ame­na­za pa­ra el mun­do en­te­ro». «Él sim­ple­men­te frus­tra nues­tros in­tere­ses. In­ten­ta des­le­gi­ti­mar a otras de­mo­cra­cias pa­ra que su ré­gi­men no pa­rez­ca ile­gí­ti­mo», di­jo Ryan de Vladimir Pu­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.