Oba­ma su­pri­me los pri­vi­le­gios a los cu­ba­nos que hu­yen de la is­la

Los mi­gran­tes la­men­tan lo que creen un ges­to ha­cia Cas­tro

La Voz de Galicia (Vigo) - - International - ADRIA­NA REY

«Lo per­di­mos to­do ¿Qué es­pe­ran­zas pue­do te­ner si no po­de­mos ir a Es­ta­dos Uni­dos?», se pre­gun­ta Jo­sé En­ri­que Man­re­sa. Él es uno de los mi­les de cu­ba­nos que en­tre lá­gri­mas ha re­ci­bi­do la no­ti­cia de que Ba­rack Oba­ma ha pues­to fin a los pri- vi­le­gios mi­gra­to­rios que des­de 1995 te­nía su pue­blo en EE.UU. A sus 47 años, Man­re­sa lle­va 48 días via­jan­do por Su­da­mé­ri­ca, Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co, lu­gar en el que se en­cuen­tra acom­pa­ña­do de su hi­ja Arian­ne. «De na­da nos va­lió to­do el via­je que hi­ci­mos», se la­men­ta en BBC. Tie­ne ra­zón. Jo­sé En­ri­que ya no po­drá en­trar en EE.UU. sin vi­sa­do y tam­po­co op­tar a la re­si­den­cia le­gal des­pués de un año.

Otros tu­vie­ron más suer­te, co­mo Jo­sé An­to­nio Batista Sil­va, el úl­ti­mo cu­bano en lle­gar a EE.UU. ba­jo la nor­ma «pies se­cos, pies mo­ja­dos»: «Soy el úl­ti­mo», de­cía llo­ran­do an­te la pren­sa en la fron­te­ra de La­re­do (Te­xas). Ho­ras an­tes y tras más de un año de ne­go­cia­cio­nes, am­bos paí­ses anun­cia­ban el nue­vo acuer­do mi­gra­to­rio que po­nía fin a la con­tro­ver­ti­da po­lí­ti­ca y se­gún la cual, to­do cu­bano que con­si­guie­se pi­sar tie­rra es­ta­dou­ni­den­se (pies se­cos) per­ma­ne­ce­ría en el país de ma­ne­ra le­gal, con la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner un per­mi­so de tra­ba­jo y al ca­bo de un año so­li­ci­tar la re­si­den­cia. La nor­ma­ti­va im­pli­ca­ba tam­bién que quie­nes fue­sen in­ter­cep­ta­dos por mar (pies mo­ja­dos) se­rían de­vuel­tos a la is­la.

La de­ci­sión es la res­pues­ta a un re­cla­mo his­tó­ri­co de La Ha­ba­na, que ase­gu­ra­ba que el tra­to pre­fe­ren­cial mi­gra­to­rio a sus ciu­da­da­nos era una for­ma de alen­tar la mi­gra­ción ile­gal. Y es que el ré­gi­men de los Cas­tro lle­va años in­ten­tan­do fre­nar un éxo­do que en los úl­ti­mos me­ses se ha du­pli­ca­do. De 2015 a 2016 ca­si 47.000 cu­ba­nos lle­ga­ron a EE.UU.

«Es un re­ga­lo de des­pe­di­da pa­ra Raúl Cas­tro», car­gó To­más Re­ga­la­do, al­cal­de de Mia­mi, ca­pi­tal del éxo­do cu­bano. Los la­men­tos tam­bién se es­cu­cha­ron en la se­de de Mo­vi­mien­to De­mo­cra­cia, don­de con­si­de­ran que la eli­mi­na­ción de la po­lí­ti­ca es «con­tra­pro­du­cen­te» y «una ac­ción irres­pon­sa­ble de Oba­ma». «Es­ta­mos tra­tan­do a los in­mi­gran­tes cu­ba­nos de la mis­ma for­ma que a los de otros paí­ses», se de­fen­dió es­te.

El nue­vo acuer­do en­tre Oba­ma y Raúl Cas­tro, im­pli­ca tam­bién la eli­mi­na­ción del pro­gra­ma «Pa­ro­le de Mé­di­cos Cu­ba­nos», que per­mi­tía a es­tos pro­fe­sio­na­les so­li­ci­tar asi­lo en bri­ga­das in­ter­na­cio­na­les. Sin em­bar­go, en es­te ca­so, el se­na­dor re­pu­bli­cano de ori­gen cu­bano, Mar­co Ru­bio, ha in­si­nua­do que Trump po­dría res­ta­ble­cer el pro­gra­ma. «Soy op­ti­mis­ta res­pec­to a que la Ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te re­ver­ti­rá es­ta par­te de la or­den eje­cu­ti­va y per­mi­ti­rá que los mé­di­cos pi­dan asi­lo en con­su­la­dos y em­ba­ja­das de EE.UU.», di­jo tras re­co­no­cer que la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria cubana ha­bía da­do pie a «abu­sos cre­cien­tes».

En cuan­to a la eli­mi­na­ción de la po­lí­ti­ca «pies se­cos, pies mo­ja­dos», coin­ci­de con la pos­tu­ra de Trump, por lo que no pa­re­ce pro­ba­ble una re­con­si­de­ra­ción. El mag­na­te de­jó cla­ro que si Cu­ba no ha­ce con­ce­sio­nes en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, re­ver­ti­rá el des­hie­lo con la is­la.

R. ARANGUA

Pa­ra es­tos ni­ños cu­ba­nos, va­ra­dos en Pa­na­má, la en­tra­da en EE.UU. se ha con­ver­ti­do aho­ra en una mi­sión im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.