Ré­cord de per­ce­bes en cin­co años

Las subas­tas de es­te pre­cia­do crus­tá­ceo en las lon­jas ga­lle­gas au­men­ta­ron el año pa­sa­do un 23 %, mien­tras que la fac­tu­ra­ción se dis­pa­ró otro 26 %

La Voz de Galicia (Vigo) - - Maritima - F. FER­NÁN­DEZ

Las lon­jas ga­lle­gas con­ta­bi­li­za­ron el año pa­sa­do la ven­ta de ca­si 400 to­ne­la­das de per­ce­bes. Es la ma­yor can­ti­dad subas­ta­da en Ga­li­cia al me­nos des­de el 2012. Así se pue­de com­pro­bar en el por­tal es­ta­dís­ti­co de la Con­se­lle­ría do Mar, Pes­ca­de­ga­li­cia.gal. En con­cre­to, du­ran­te el 2016 se ven­die­ron 387.000 ki­los de es­te pre­cia­do crus­tá­ceo, un 23,2 % más que el año an­te­rior. La fac­tu­ra­ción, por su par­te, se dis­pa­ró un 26,6 %, al pa­sar de 7,5 mi­llo­nes en el 2015 a 9,5 en el 2016. El ki­lo de per­ce­be al­can­zó un pre­cio má­xi­mo de 207 eu­ros, in­fe­rior al re­gis­tra­do en los dos años an­te­rio­res: 216 eu­ros en el 2015 y 254, en el 2014. El pre­cio me­dio, en cam­bio, fue pa­re­ci­do al de ejer­ci­cios pre­ce­den­tes y ron­dó los 24 eu­ros.

Los 9,5 mi­llo­nes de eu­ros del per­ce­be se fac­tu­ra­ron en 23 de las 59 lon­jas ga­lle­gas, pe­ro la ma­yor par­te de las ven­tas se con­cen­tra­ron en las de A Co­ru­ña, con 2,4 mi­llo­nes; Ce­dei­ra, 1,6; y Agui­ño, 1,5 mi­llo­nes.

Pe­ro no so­lo las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les cons­ta­tan la me­jo­ría del ne­go­cio. Tam­bién lo ha­cen los pro­fe­sio­na­les, aun­que con ma­ti­ces. Un ve­te­rano per­ce­bei­ro ce­dei­rés ex­pli­ca que el año pa­sa­do, efec­ti­va­men­te, «tra­ba­lla­mos máis» y me­jo­ra­ron las cap­tu­ras, pe­ro por­que las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas les per­mi­tie­ron sa­lir a fae­nar a los acan­ti­la­dos du­ran­te más días.

Po­cas crías en Ce­dei­ra

Sin em­bar­go, el es­ta­do del re­cur­so si­gue sin ser óp­ti­mo, ya que, ex­pli­ca es­te pro­fe­sio­nal, las crías de per­ce­be es­tán des­apa­re­cien­do de las ro­cas «por­que so­mos de­ma­sia­dos, hai tan­tos fur­ti­vos co­mo pro­fe­sio­nais e non pa­sa na­da», sub­ra­ya es­te per­ce­bei­ro. Así, mien­tras que los le­ga­les de­ben cum­plir to­pes má­xi­mos de cap­tu­ras y su­pe­rar en nu­me­ro­sas oca­sio­nes los con­tro­les que se efec­túan a su lle­ga­da a puer­to por par­te de los ins­pec­to­res, los fur­ti­vos ac­túan de for­ma im­pu­ne ro­ban­do los ki­los que les vie­ne en ga­na.

El per­ce­bei­ro ce­dei­rés ex­pli­ca que la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal que con­vier­te el fur­ti­vis­mo en un de­li­to pe­na­do in­clu­so con cár­cel no ha ser­vi­do pa­ra aca­bar con los ile­ga­les: «Rin­se da lei to­dos os días», de­nun­cia re­sig­na­do.

La agru­pa­ción de per­ce­bei­ros de Ce­dei­ra ca­re­ce de di­rec­ti­va des­de ha­ce un año, tras la di­mi­sión de su pre­si­den­te Ser- xio Ces. La di­rec­ti­va in­ten­tó po­ner en mar­cha un plan de ges­tión pa­ra or­ga­ni­zar el tra­ba­jo, de mo­do que se ex­plo­ta­sen tra­mos de cos­ta por tem­po­ra­das, pa­ra per­mi­tir así la re­ge­ne­ra­ción del re­cur­so el res­to del tiem­po. Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia no fue bien aco­gi­da y fra­ca­só.

Sin fur­ti­vos en O Ron­cu­do

En la mi­lla de oro del per­ce­be gallego, en O Ron­cu­do, en la cos­ta de Cor­me, los pro­fe­sio­na­les mi­man los re­cur­sos co­mo te­so­ros que son, y se or­ga­ni­zan des­de ha­ce un año pa­ra ayu­dar a los dos vi­gi­lan­tes de la co­fra­día a con­tro­lar los acan­ti­la­dos y evi­tar las in­cur­sio­nes de los fur­ti­vos.

Ro­ber­to Vidal Pom­bo lle­va 14 años en la du­ra fae­na, y sub­ra­ya que, gra­cias a esas me­di­das, los ile­ga­les ca­si han des­apa­re­ci­do de las cos­tas de Cor­me. Los per­ce­bei­ros, en gru­pos de cua­tro o cin­co per­so­nas, re­fuer­zan la vi­gi­lan­cia cuan­do se acer­can fe­chas se­ña­la­das y tam­bién cuan­do sa­ben que va a ha­cer buen tiem­po. Gra­cias a esas me­di­das y a que el buen tiem­po les per­mi­tió fae­nar más días el año pa­sa­do, la co­se­cha fue bue­na, tan­to en ca­li­dad co­mo en can­ti­dad, pre­ci­sa.

Los pro­fe­sio­na­les de Cor­me lle­van años, ade­más, tra­tan­do ca­si con amor los pro­duc­ti­vos acan­ti­la­dos, que man­tie­nen en ve­da al me­nos du­ran­te seis me­ses al año pa­ra per­mi­tir a las crías po­ner­se bien oron­das. La fae­na ca­si se re­du­ce a la se­ma­na de las fies­tas de ve­rano y a las ce­le­bra­cio­nes na­vi­de­ñas. Ade­más, es­te año acu­die­ron en la se­ma­na de Re­yes. Los per­ce­bes de O Ron­cu­do se sue­len subas­tar en la lon­ja de A Co­ru­ña.

FE­RREI­RO

Un per­ce­bei­ro en la cos­ta de Ca­ma­ri­ñas a fi­na­les de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.