«Lle­va­mos tres me­ses en­sa­yan­do con la ori­na»

La Voz de Galicia (Vigo) - - A Fondo - JO­SÉ MA­NUEL PAN

«Nos es­tá sor­pren­dien­do lo que ha­ce el ja­ba­lí. No so­lo rom­pe las ma­llas de las va­llas, sino tam­bién los re­fuer­zos que he­mos pues­to. Y ves el agu­je­ro que ha­cen y es tre­men­do. Son ani­ma­les de 120 ki­los con un cen­tro de gra­ve­dad muy ba­jo. Son au­tén­ti­cos trac­to­res». Así de­fi­ne al ja­ba­lí Gon­za­lo Váz­quez Ca­bo, in­ge­nie­ro téc­ni­co de Obras Pú­bli­cas en la Axencia Ga­le­ga de In­fra­es­tru­tu­ras. Tra­ba­ja en el ser­vi­cio pro­vin­cial de Lu­go y co­no­ce como po­cos el com­por­ta­mien­to de es­te ani­mal y su in­fluen­cia en los ac­ci­den­tes de trá­fi­co.

—¿Qué se pue­de ha­cer?

—En Lu­go nos ade­lan­ta­mos un po­co y es­ta­mos pro­ban­do co­sas pa­ra que cuan­do se de­ter­mi­nen las zo­nas de más ries­go po­da­mos in­ter­ve­nir y apor­tar las so­lu­cio­nes que ha­yan da­do re­sul­ta­do.

—Una de ellas es el va­lla­do.

—El va­lla­do en au­to­vías y co­rre­do­res es muy efi­caz con el cor­zo. Pe­ro con el ja­ba­lí plan­tea más pro­ble­mas. Las ma­llas ac­tua­les las rom­pe, las des­ha­ce. Y las ins­ta­la­cio­nes tra­di­cio­na­les de ma­llas en­tre pos­tes las le­van­ta por aba­jo, las rom­pe ex­ca­van­do. Ade­mas, el va­lla­do fun­cio­na si los ani­ma­les tie­nen pa­so al­ter­na­ti­vo, por­que si no aca­ban rom­pien­do las va­llas. El ja­ba­lí es muy to­zu­do y en al­gún ca­so rom­pe la va­lla igual y vuel­ve a pa­sar por el mis­mo si­tio.

—¿Qué más han pro­ba­do?

—Ins­ta­la­mos se­ña­les de avi­so de pre­sen­cia de ja­ba­líes en una de las ca­rre­te­ras de Lu­go más com- pli­ca­das, en­tre Bó­ve­da y Mon­for­te, en la zo­na de más ac­ci­den­ta­li­dad con ja­ba­líes. Pe­ro la in­fluen­cia de esa se­ña­li­za­ción ha si­do pe­que­ña.

—¿Y los reflectores?

—Los ins­ta­la­mos el año pa­sa­do. Re­fle­jan la luz de los co­ches ha­cia el cam­po pa­ra ahu­yen­tar al ja­ba­lí. Los pu­si­mos en el co­rre­dor y en la ca­rre­te­ra pa­ra­le­la, la LU-546. Es­ta­mos ha­cien­do prue­bas y los pri­me­ros da­tos apun­tan a que al­go se ha re­du­ci­do la si­nies­tra­li­dad en esa zo­na. Pue­de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo.

—Pe­ro lo más no­ve­do­so es lo de la ori­na sin­té­ti­ca de lo­bo como re­pe­len­te.

—Lle­va­mos dos o tres me­ses con los re­pe­len­tes y atra­yen­tes ol­fa­ti­vos. Es­ta­mos po­nien­do ori­na sin­té­ti­ca de lo­bo don­de que­re­mos evi­tar que pa­sen los ja­ba­líes. Y en las zo­nas de los pa­sos de fau­na co­lo­ca­mos unos atra­yen­tes con fe­ro­mo­na de ja­ba­lí. Que­re­mos que cam­bien sus ru­ti­nas y don­de de­tec­ta­mos ro­tu­ras de ma­llas echa­mos el re­pe­len­te pa­ra que se ha­ga una ba­rre­ra invisible de olor y los ja­ba­líes se va­yan des­pla­zan­do por ella ha­cia el pa­so de fau­na, don­de es­tá la sus­tan­cia atra­yen­te. In­ten­ta­mos que el ja­ba­lí co­ja la ru­ti­na de ca­mi­nar por ahí.

—¿Hay re­sul­ta­dos?

—Es muy pron­to pa­ra te­ner re­sul­ta­dos. Y nos que­da la du­da de que el ani­mal en al­gún mo­men­to pue­da acos­tum­brar­se.

—¿La peor épo­ca pa­ra el trá­fi­co por la pre­sen­cia de ja­ba­líes?

—Los peo­res me­ses son no­viem­bre y di­ciem­bre. Los de me­nos ac­ci­den­tes son ju­lio y agos­to.

A. L.

Váz­quez Ca­bo es in­ge­nie­ro téc­ni­co en la Axencia de In­fra­es­tru­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.