Los úl­ti­mos cam­bios de es­ca­ño ele­van al 64 % la re­no­va­ción en el Par­la­men­to

La pro­por­ción de mu­je­res su­pera ya el 45 % y el Blo­que se con­vier­te en la pri­me­ra for­ma­ción don­de son ma­yo­ría

La Voz de Galicia (Vigo) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAMPEDRO

La úl­ti­ma ro­ta­ción de es­ca­ños lle­va­da a ca­bo por el PP en O Hó­rreo, al pe­dir­les a cin­co con­se­llei­ros que en­tre­ga­ran el ac­ta de dipu­tado pa­ra que se cen­tren en su la­bor en el Eje­cu­ti­vo, es­ta­bi­li­zó la si­tua­ción en el Par­la­men­to gallego y con­for­mó la que pro­me­te ser la fo­to fi­ja de la dé­ci­ma le­gis­la­tu­ra au­to­nó­mi­ca. Y lo pri­me­ro que sal­ta a la vis­ta es la abun­dan­cia de ca­ras nue­vas. El gra­do de re­no­va­ción es el más ele­va­do de to­da la his­to­ria, por cuan­to el 64 % de sus se­ño­rías, prác­ti­ca­men­te dos de ca­da tres, no te­nían pla­za en el he­mi­ci­clo cuan­do Nú­ñez Fei­joo di­sol­vió la Cá­ma­ra el pa­sa­do mes de agos­to y con­vo­có elec­cio­nes.

La re­no­va­ción de la plan­ti­lla de dipu­tados es am­plia en to­dos los gru­pos, pues su­pera siem­pre la mi­tad. Y de en­tre to­dos ellos es el gru­po de En Ma­rea —de­bu­tan­te en es­ta le­gis­la­tu­ra, pe­ro a la vez he­re­de­ro de Al­ter­na­ti­va Ga­le­ga de Es­quer­da (AGE)— el que se lle­va la pal­ma, pues 12 de sus 14 re­pre­sen­tan­tes se es­tre­nan como dipu­tados, y so­lo fue­ron res­ca­ta­dos Eva So­lla y An­tón Sán­chez de las fi­las de la pre­cur­so­ra AGE.

Le si­gue el BNG en im­por­tan­cia, con cua­tro de sus seis dipu­tados de­bu­tan­do en es­ta fa­ce­ta, lo que si­túa su gra­do de re­no­va­ción exac­ta­men­te en los dos ter­cios, un 66,6 %. Los so­cia­lis­tas se si­túan en la me­dia de la Cá­ma­ra —re­no­va­ción del 64,2 %—, pues­to que de su gru­po an­te­rior de 18 dipu­tados so­lo re­pi­tie­ron cin­co, y se in­cor­po­ra­ron nue­ve ca­ras nue­vas a la ca­so­na de O Hó­rreo.

El gru­po ma­yo­ri­ta­rio, el PP, es que registra ma­yor ro­ta­ción de es­ca­ños des­de el 2009, de­bi­do a que mu­chos de sus elec­tos son re­cla­ma­dos pa­ra en­gro­sar el plan­tel de al­tos car­gos de la Xun­ta, lo que en mu­chos ca­sos lle­va apa­re­ja­da la re­nun­cia al ac­ta de dipu­tado por in­com­pa­ti­bi­li­dad. El gra­do de re­no­va­ción de es­te gru­po es del 56 %, en tan­to que 23 de sus 41 dipu­tados no te­nían un es­ca­ño cuan­do se di­sol­vió la Cá­ma­ra, aun­que al­gu­nos como Die­go Cal­vo, Pau­la Pra­do, Bea­triz Ma­to o Al­ber­to Pa­zos sí ejer­cie­ron como par­la­men­ta­rios au­to­nó­mi­cos en eta­pas an­te­rio­res.

Otro de los ras­gos dis­tin­ti­vos de la dé­ci­ma le­gis­la­tu­ra au­to­nó­mi­ca es la ele­va­da pro­por­ción de mu­je­res, que tam­bién es la más al­ta de la his­to­ria: 34 de un to­tal de 75. Des­te­rra­da que­da ya aque­lla ima­gen de la cons­ti­tu­ción del Par­la­men­to de ha­ce 35 años, que con­ta­ba en­tre sus fi­las con 68 dipu­tados y so­lo tres dipu­tadas.

Por pri­me­ra vez, un gru­po po- lí­ti­co de­sig­nó a una mu­jer como je­fa de fi­las pa­ra ha­cer el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra de un pre­si­den­te de la Xun­ta, como es el ca­so de Ana Pon­tón, por­ta­voz del BNG, que ya lo ha­bía si­do efí­me­ra­men­te en el 2012. Es­te gru­po es, ade­más, el que registra la ma­yor pro­por­ción de dipu­tadas en sus fi­las: cua­tro de un to­tal de seis, lo que equi­va­le al 66 %.

En el gru­po En Ma­rea, el número de mu­je­res es exac­ta­men­te la mi­tad, sie­te de un to­tal de 14, mien­tras en el PS­deG des­cien­de al 42,8 %, con seis mu­je­res y ocho hom­bres, aun­que es el Par­ti­do Po­pu­lar el que mues­tra el re­gis­tro peor en es­te apar­ta­do, 17 mu­je­res so­bre un to­tal de 41 dipu­tados o, lo que es lo mis­mo, un por­cen­ta­je del 41 %.

Per­fi­les de En Ma­rea

Tam­po­co ha­bían desem­pe­ña­do car­gos ins­ti­tu­cio­na­les las na­cio­na­lis­tas Ola­lla Rodil, pe­rio­dis­ta, ni Noa Pre­sas, te­le­ope­ra­do­ra, si bien es la de­bu­tan­te En Ma­rea la for­ma­ción don­de hay más per­so­nas que cum­plen con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: el economista Ma­nuel La­go; el pro­duc­tor Pan­cho Ca­sal; la ac­triz Án­xe­les Cu­ña; Car­men San­tos, fun­cio­na­ria; Jo­sé Mer­lo, in­ge­nie­ro; Mag­da­le­na Ba­raho­na, pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria; Lu­ca Chao, po­li­tó­lo­ga en pa­ro; Pau­la Quin­tei­ro, en­fer­me­ra; o el pro­pio Luís Vi­lla­res, ma­gis­tra­do en ex­ce­den­cia, nun­ca tu­vie­ron an­tes un car­go de re­pre­sen­ta­ción pú­bli­ca.

El ori­gen y la ex­trac­ción de los dipu­tados es uno de los as­pec­tos que más con­di­cio­na los de­ba­tes y el tra­ba­jo dia­rio que se desa­rro­lla en el Par­la­men­to. Aun­que to­dos los gru­pos com­bi­nan en sus fi­las al­gu­nas do­sis de ex­pe­rien­cia con re­no­va­ción, lo cier­to es que en un gru­po como En Ma­rea la fal­ta de ag­gior­na­men­to es al­go que sal­ta a la vis­ta no so­lo en las in­ter­ven­cio­nes de sus dipu­tados, que son mu­cho más di­rec­tas, sino tam­bién en el des­co­no­ci­mien­to que en oca­sio­nes mues­tran de las me­cá­ni­cas par­la­men­ta­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.