«La in­no­va­ción edu­ca­ti­va no se li­mi­ta a con­gre­sos, es­tá en las re­des so­cia­les»

Pro­fe­sor, con­sul­tor y for­ma­dor, ayu­da­rá a di­se­ñar las pro­pues­tas que pre­sen­ten los edu­ca­do­res al con­cur­so de la pla­ta­for­ma

La Voz de Galicia (Vigo) - - Galicia - SA­RA CA­RREI­RA

Mar­cos Ga­ra­sa fue pro­fe­sor, des­pués se hi­zo con­sul­tor y for­ma­dor de pro­fe­so­res y aho­ra ha vuel­to al au­la «por­que la echa­ba de me­nos». Cla­ro que su au­la es uni­ver­si­ta­ria, en el más­ter de pro­fe­so­ra­do de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los, de Ma­drid. Ga­ra­sa tam­bién se en­car­ga de ase­so­rar a los pro­fe­so­res que quie­ran pre­sen­tar­se al cuar­to con­cur­so Pro­yec­ta In­no­va­ción, que or­ga­ni­za la Pla­ta­for­ma Pro­yec­ta, el es­pa­cio edu­ca­ti­vo de la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga y la Fun­da­ción Santiago Rey Fer­nán­dez-La­to­rre. El pla­zo ter­mi­na el 20 de abril.

—¿Qué pue­de apor­tar a los pro­fe­so­res que quie­ran pre­sen­tar­se al con­cur­so Pro­yec­ta In­no­va­ción?

—La vi­sión de 360 gra­dos de ha­ber es­ta­do en el au­la, coor­di­nan­do pro­yec­tos y ges­tio­nán­do­los y aho­ra en la con­sul­to­ría. A ve­ces ocu­rre que se prepara al­go con la vi­sión de tú­nel del au­la, y de­be ha­cer­se al­go más pro­fun­do y no so­lo con el ob­je­ti­vo in­me­dia­to de los alum­nos de una cla­se.

—Ha si­do ju­ra­do de los pre­mios Pro­yec­ta In­no­va­ción. ¿Qué des­ta­ca­ría de las pro­pues­tas que vio?

—El va­lor de los pro­fe­so­res pa­ra ha­cer co­sas nue­vas. He vis­to co­sas que no ha­bía pen­sa­do que se hi­cie­sen en Ga­li­cia. En cen­tros ru­ra­les o de vi­llas pe­que­ñas se ha­cen pro­yec­tos fan­tás­ti­cos.

—¿Ha­cia dón­de va la in­no­va­ción?

—Creo que es una mez­cla de tra­ba­jo por pro­yec­tos, ga­mi­fi­ca­ción (que no es otra co­sa que psi­co­lo­gía apli­ca­da pa­ra mo­ti­var al alumno) y uso de la tec­no­lo­gía pa­ra co­sas como la flip­ped class­room. A ve­ces pien­so que so­mos con un dis­yó­quey, que la va­lía es­tá en ad­mi­nis­trar co­rrec­ta­men­te to­dos nues­tros re­cur­sos.

—¿Qué im­por­tan­cia tie­nen las nue­vas tec­no­lo­gías?

—No po­de­mos de­cir nue­vas tec­no­lo­gías, por­que ya no lo son. La tec­no­lo­gía de­be ser trans­pa­ren­te, lí­qui­da, que nos per­mi­ta rea­li­zar ta­reas de una ma­ne­ra ágil y rá­pi­da, sin no­tar­lo. En los úl­ti­mos años el hard­wa­re ha evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo, pe­ro tam­bién ha cam­bia­do el soft­wa­re. Hoy hay pro­gra­mas bue­ní­si­mos pa­ra ha­cer de to­do. Los pro­fe­so­res de­ben uti­li­zar la tec­no­lo­gía como un me­dio, como en su vi­da per­so­nal. Pe­ro creo que en ge­ne­ral la competencia di­gi­tal do­cen­te hay que me­jo­rar­la un po­co.

—Us­ted siem­pre ha­bla del tra­ba­jo en red, de com­par­tir ex­pe­rien­cias y apren­di­za­je.

—Es lo pri­me­ro que les di­go cuan­do doy un cur­so a pro­fe­so­res. La en­do­ga­mia de los cen­tros se de­be a que no se abren las ven­ta­nas, y si lo hi­cié­se­mos ve­ría­mos co­sas ma­ra­vi­llo­sas. En las re­des hay un mun­do fan­tás­ti­co pa­ra co­la­bo­rar y crear con­jun­ta­men­te. An­tes ibas a un con­gre­so y es don­de coin­ci­días con otros pro­fe­so­res e in­ter­cam­bia­bas ideas y ex­pe­rien­cias. Aho­ra, to­da la in­no­va­ción se mue­ve en la re­des so­cia­les, el en­jam­bre del que ya ha­bla­ba Jean Pia­get.

—¿Una ex­pe­rien­cia ga­lle­ga se pue­de tras­la­dar a An­da­lu­cía?

—Es que creo que no de­pen­de del pro­fe­sor, sino del pro­ce­so de apren­di­za­je, y los jó­ve­nes apren­den igual en to­das par­tes.

—¿Qué les di­ría a quie­nes cri­ti­can las in­no­va­cio­nes en la es­cue­la?

—Que la cla­se ma­gis­tral no hay que aban­do­nar­la. La cla­se tra­di­cio­nal y la me­mo­ri­za­ción del alumno son muy ne­ce­sa­rias, ha­cen fal­ta, pe­ro la cues­tión es que no son su­fi­cien­tes, no pro­du­cen apren­di­za­je sig­ni­fi­ca­ti­vo. Lo que ocu­rre es que los pro­fe­so­res lle­va­mos tres­cien­tos años de tra­yec­to­ria aca­de­mi­cis­ta y nos cues­ta de­jar­la. Pe­ro si lo ha­ces, las ex­pec­ta­ti­vas se ven re­com­pen­sa­das tan rá­pi­da­men­te que cuan­do se prue­ba uno no vuel­ve atrás.

—¿Có­mo se da el sal­to de lo tra­di­cio­nal a la in­no­va­ción?

—For­mán­do­se, mi­ran­do a otros..., aun­que creo que se­ría muy in­tere­san­te que una vez se pa­se me­dia vi­da útil del pro­fe­sor [ri­sas], es­te pue­da dis­po­ner de dos años pa­ra in­ves­ti­gar, pa­ra sa­lir del au­la y ana­li­zar­lo to­do. Cam­bia­ría su prác­ti­ca do­cen­te, ya que el flu­jo del río de la cla­se mu­chas ve­ces nos impide re­fle­xio­nar.

B. OR­DÓ­ÑEZ

Ga­ra­sa di­ce con hu­mor que el maes­tro es como un dis­yó­quey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.