Un de­cre­to obli­ga a los con­ser­va­do­res de ca­dá­ve­res a ob­te­ner una cre­den­cial

La Xun­ta ac­ti­va un pro­ce­so pa­ra re­co­no­cer la competencia de 150 tra­ba­ja­do­res del ra­mo

La Voz de Galicia (Vigo) - - Galicia - MA­RÍA SANTALLA

En el 2015 en­tra­ba en vi­gor en Ga­li­cia el De­cre­to de Sa­ni­da­de Mor­tuo­ria, en el que se re­co­gen las nor­mas en ma­te­ria de con­ser­va­ción, tra­ta­mien­to y des­tino de los ca­dá­ve­res. En ese tex­to le­gal se re­co­gía la obli­ga­to­rie­dad de que las téc­ni­cas de ta­na­to­pra­xia, es de­cir, las que se apli­can pa­ra la con­ser­va­ción temporal de los cuer­pos sin vi­da, sean prac­ti­ca­das en sa­las es­pe­cia­les y ba­jo la su­per­vi­sión y la responsabilidad de per­so­nal con cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal.

Con el fin de ga­ran­ti­zar esa cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal de las per­so­nas que in­ter­vie­nen en esos pro­ce­sos, la Xun­ta abrió en el 2016, por pri­me­ra vez, un pro­ce­so pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de las com­pe­ten­cias en ta­na­to­pra­xia de 150 per­so­nas. Es­te año ha abier­to una se­gun­da con­vo­ca­to­ria, ya en pro­ce­so, que per­mi­ti­rá que otros 150 tra­ba­ja­do­res del sec­tor con­si­gan el tí­tu­lo.

Ga­li­cia ha si­do pio­ne­ra en apos­tar por es­te pro­ce­so de re- co­no­ci­mien­to de com­pe­ten­cias en ta­na­to­pra­xia, di­ce la Xun­ta, cu­yo de­par­ta­men­to de Eco­no­mía ha si­do el en­car­ga­do de im­pul­sar es­ta con­vo­ca­to­ria. Pre­ci­sa­men­te, el he­cho de que no exis­tan ape­nas pro­ce­sos de es­te ti­po en el res­to de Es­pa­ña ha pro­vo­ca­do que mu­chos pro­fe­sio­na­les de otras co­mu­ni­da­des ha­yan acu­di­do a Ga­li­cia pa­ra ob­te­ner la ti­tu­la­ción. Así ocu­rrió el año pa­sa­do y se es­pe­ra que tam­bién su­ce­da en el pro­ce­di­mien­to abier­to ha­ce al­gu­nas se­ma­nas y que con­ti­núa en cur­so.

Mues­tra del in­te­rés que sus­ci­tó el cur­so es que se arras­tra­ba del año an­te­rior una lis­ta de es­pe­ra de 39 per­so­nas, a la que se han aña­di­do es­te año otras 111 pla­zas pa­ra con­fi­gu­rar es­ta nue­va con­vo­ca­to­ria, de 150.

Pa­ra la pa­tro­nal del sec­tor, dar pa­sos ha­cia la pro­fe­sio­na­li­za­ción es po­si­ti­vo. Por el mo­men­to, la ley es­ta­tal que re­gu­la las prác­ti­cas mor­tuo­rias no re­co­no­ce es­ta ti­tu­la­ción, y cual­quier prác­ti­ca de em­bal­sa­ma­mien­to o si­mi­la­res de­be ser fir­ma­da por un pro­fe­sio­nal mé­di­co. So­lo al­gu­nas co­mu- ni­da­des, como Ga­li­cia, han ela­bo­ra­do su pro­pia nor­ma­ti­va le­gal y han re­co­gi­do la obli­ga­ción de que el per­so­nal que apli­que téc­ni­cas de con­ser­va­ción a los ca­dá­ve­res dis­pon­ga de la acre­di­ta­ción pro­fe­sio­nal co­rres­pon­dien­te. Josep Ven­tu­ra, res­pon­sa­ble de for­ma­ción de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ser­vi­cios Fu­ne­ra­rios (Pa­na­sef) cree «po­si­ti­vo to­do lo que apun­te ha­cia la pro­fe­sio­na­li­za­ción del sec­tor».

«No­so­tros apos­ta­mos por que la ley re­co­noz­ca la pro­fe­sión, por­que es una for­ma de ase­gu­rar que las prác­ti­cas se ha­gan bien y ga­ran­ti­zar un ni­vel de ca­li­dad», ex­pli­ca Ven­tu­ra. Tan­to es así que la aso­cia­ción apues­ta por una for­ma­ción re­gla­da en el fu­tu­ro. De mo­men­to, las per­so­nas que desean for­mar­se pa­ra desem­pe­ñar es­te tra­ba­jo tie­nen que par­ti­ci­par en cur­sos que ofre­cen em­pre­sas pri­va­das o, en ca­so de que ten­gan ex­pe­rien­cia y quie­ran acre­di­tar su competencia la­bo­ral, par­ti­ci­par en pro­ce­sos como el gallego.

Es el Ins­ti­tu­to Ga­le­go das Cua­li­fi­ca­cións el que ha abier­to es­te pro­gra­ma que lle­va­rá a cen­te­nar y me­dio de per­so­nas a con­tar con el re­co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra rea­li­zar prác­ti­cas de con­ser­va­ción a los ca­dá­ve­res. Los can­di­da­tos tie­nen que acre­di­tar ex­pe­rien­cia la­bo­ral o for­ma­ción no for­mal re­la­cio­na­das con las com­pe­ten­cias pro­fe­sio­na­les que se quie­ren acre­di­tar. En el ca­so de la ex­pe­rien­cia la­bo­ral, de­be jus­ti­fi­car por lo me­nos tres años, con un mí­ni­mo de 2.000 ho­ras tra­ba­ja­das en los úl­ti­mos diez años. Si se ac­ce­de a tra­vés de for­ma­ción, de­ben acre­di­tar­se al me­nos 300 ho­ras en los úl­ti­mos diez años. Los can­di­da­tos ad­mi­ti­dos ten­drán que pa­sar una fa­se de ase­so­ra­mien­to y des­pués una se­gun­da de eva­lua­ción. Su­pe­ra­das am­bas, re­ci­bi­rán la acre­di­ta­ción de re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal.

El pro­ce­so pues­to en mar­cha por la Con­se­lle­ría de In­dus­tria re­co­ge las com­pe­ten­cias de ta­na­to­pra­xia, pe­ro pa­ra­le­la­men­te se ha abier­to pa­ra otras pro­fe­sio­nes como la aten­ción a do­mi­ci­lio, la aten­ción a per­so­nas de­pen­dien­tes en ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les, con­trol de pla­gas, so­co­rris­mo o ex­tin­ción de in­cen­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.