«Pa­ra o sec­tor é po­si­ti­vo, por­que é po­ñer en va­lor a pro­fe­sión, dán­do­lle in­clu­so un ma­tiz cul­tu­ral»

La Voz de Galicia (Vigo) - - Galicia -

Jor­ge Balado for­ma par­te de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una sa­ga de em­pre­sa­rios fu­ne­ra­rios de Lu­go. «Na­cín nis­to», di­ce. Y en esa ac­ti­vi­dad lle­va to­da la vi­da, hoy en el mo­derno ta­na­to­rio As Gán­da­ras, de la ca­pi­tal lu­cen­se. Tie­ne una am­plia ex­pe­rien­cia en el sec­tor, pe­ro aho­ra tie­ne tam­bién el re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal que cer­ti­fi­ca ese ba­ga­je acu­mu­la­do du­ran­te años de tra­ba­jo: Jor­ge fue de los pri­me­ros en con­se­guir esa cer­ti­fi­ca­ción en el pro­ce­so que la Xun­ta abrió el año pa­sa­do.

Jor­ge es un de­fen­sor con­ven­ci­do de ese re­co­no­ci­mien­to. «Le­va­ba moi­to tem­po pe­le­xan­do pa­ra que se re­co­ñe­ce­se o tí­tu­lo de ta­na­to­prac­tor, así que non o du­bi­dei, e can­do ti­ven a opor­tu­ni­da­de, fí­xen­me con el». Y no so­lo por­que sea una co­sa bue­na pa­ra él. Jor­ge cree que «é un­ha fi­gu­ra que vai me­llo­rar a pro­fe­sio­na­li­za­ción do sec­tor. Eu creo que pa­ra o sec­tor é po­si­ti­vo, por­que é po­ñer en va­lor a pro­fe­sión, dán­do­lle in­clu­so un ma­tiz cul­tu­ral».

Has­ta aho­ra, «quen fir­ma­ba un­ha con­ser­va­ción temporal tran­si­to­ria ou un em­bal­sa­ma- men­to, in­clu­so un­ha ex­trac­ción de pró­te­ses, era un mé­di­co. A le­xis­la­ción per­mi­tía rea­li­zar a ta­re­fa sem­pre que fo­se su­per­vi­sa­da por un mé­di­co. Con es­te re­co­ñe­ce­men­to po­de­mos fir­mar nós». Es una de las ven­ta­jas de es­ta nue­va nor­ma, con la que, re- co­no­ce Balado, «Ga­li­cia vai un pa­so por dian­te».

Pa­ra con­se­guir esa acre­di­ta­ción, los pro­fe­sio­na­les tie­nen que de­mos­trar su dominio en cin­co uni­da­des de competencia, ex­pli­ca Balado. «Acre­dí­ta­che pa­ra que a Ad­mi­nis­tra­ción che re­co­ñe­za co- ma pro­fe­sio­nal». Un pro­fe­sio­nal que en­tre sus co­me­ti­dos tie­ne no so­lo la pre­pa­ra­ción de los ca­dá­ve­res o su re­cons­truc­ción cuan­do el as­pec­to fí­si­co es­tá de­te­rio­ra­do, sino que incluye otros as­pec­tos no me­nos im­por­tan­tes, en­tre los que ci­ta la aten­ción a fa­mi­lia­res o la pre­ven­ción de ries­gos.

El em­pre­sa­rio lu­cen­se es­tá tan a fa­vor del re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal que cree in­clu­so que de­be­ría ha­ber unos es­tu­dios y una ti­tu­la­ción pro­pia que dé ac­ce­so a es­te tra­ba­jo. Es al­go por lo que lle­van tiem­po pe­lean­do, y lo se­gui­rán ha­cien­do, en la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Ser­vi­zos Fu­ne­ra­rios (Fe­ga­ser­fu), de la que for­ma par­te, así que Balado es­pe­ra «que ago­ra saia a ti­tu­la­ción pa­ra que o pro­ce­so se­xa na­tu­ral».

En prin­ci­pio, la de Jor­ge Balado no pa­re­ce una pro­fe­sión muy atrac­ti­va. Pe­ro «ul­ti­ma­men­te pú­xo­se moi­to de mo­da por­que en al­gun­has em­pre­sas de for­ma­ción se di­xo que non ha­bía cri­se, por­que a xen­te se­gue mo­rren­do igual», se que­ja. Es, ase­gu­ra el em­pre­sa­rio, «to­tal­men­te fal­so». «No­ta­mos a cri­se co­ma ou­tro sec­tor cal­que­ra», ase­gu­ra.

Ó. CELA

Balado, en las ins­ta­la­cio­nes del ta­na­to­rio del que es ge­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.