Las mu­je­res mal­tra­ta­das ga­lle­gas ten­drán una cre­den­cial pa­ra fa­ci­li­tar­les asis­ten­cia

El sis­te­ma de iden­ti­fi­ca­ción so­lo fun­cio­na aho­ra en el País Vasco

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - E. V. PI­TA

Las mal­tra­ta­das de Ga­li­cia po­drán con­tar en po­co tiem­po con una cre­den­cial que les per­mi­ta acre­di­tar que son víc­ti­mas pro­te­gi­das de vio­len­cia ma­chis­ta sin ne­ce­si­dad de ex­hi­bir la sen­ten­cia o la or­den de ale­ja­mien­to a las au­to­ri­da­des, como has­ta aho­ra. Es­ta nue­va me­di­da fa­ci­li­ta­ría la vi­da y pre­ser­va­ría la in­ti­mi­dad de las per­ju­di­ca­das cuan­do acu­den a un or­ga­nis­mo pú­bli­co a so­li­ci­tar ayu­das como una pen­sión no con­tri­bu­ti­va o piden pro­tec­ción a la po­li­cía lo­cal si, en un mo­men­to pun­tual, su agre­sor la aco­sa o mo­les­ta por la ca­lle.

La ini­cia­ti­va par­tió del juez de­cano de Vi­go y miem­bro de la sa­la de go­bierno del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia, Ger­mán Se­rrano, que el pa­sa­do vier­nes pro­mo­vió es­te pun­to en el pleno a par­tir de la ex­pe­rien­cia vas­ca. El de­cano re­sal­ta que es­te ti­po de cre­den­cial evi­ta que los fun­cio­na­rios que exa­mi­nan la do­cu­men­ta­ción de la sen­ten­cia co­noz­can de­ta­lles es­ca­bro­sos so­bre có­mo ocu­rrie­ron los he­chos y los da­tos de sus pro­ta­go­nis­tas, lo que aho­ra in­co­mo­da a las víc­ti­mas. Ade­más, la acre­di­ta­ción so­lo ocu­pa uno o dos fo­lios im­pre­sos y li­be­ra a la víc­ti­ma de car­gar siem­pre por la ca­lle con un fa­jo de do­cu­men­tos ju­di­cia­les.

La cre­den­cial de víc­ti­ma pro­te­gi­da so­lo es­tá ope­ra­ti­va en las ciudades del País Vasco, pri­me­ra co­mu­ni­dad en im­plan­tar­la. Ga­li­cia se­ría la se­gun­da. En los mo­de­los ex­pe­di­dos por la Jus­ti­cia vas­ca, el le­tra­do ju­di­cial cer­ti­fi­ca en un do­cu­men­to que la or­den de pro­tec­ción ha si­do ex­pe­di­da por un tri­bu­nal de vio­len­cia ma­chis­ta a fa­vor de la víc­ti­ma y con­tra de­ter­mi­na­do mal­tra­ta­dor, cu­yas me­di­das cau­te­la­res tam­bién son es­pe­ci­fi­ca­das.

Idea del de­cano de Vi­go

Se­rrano ex­pli­có ayer que la idea sur­gió tras oír al de­cano de Bil­bao ha­blar de los be­ne­fi­cios que su­po­nía pa­ra las víc­ti­mas. Se­rrano acla­ró que la cre­den­cial «no es un car­né de mal­tra­ta­da», sino un do­cu­men­to más com­ple­to y com­ple­jo. El sis­te­ma es tan no­ve­do­so que fuen­tes del juz­ga­do de vio­len­cia so­bre la mu­jer de Vi­go ase­gu­ra­ron ayer que es­tán ex­pec­tan­tes por­que, has­ta aho­ra, des­co­no­cen la ini­cia­ti­va.

El TSXG in­di­có ayer que la pro­pues­ta de la cre­den­cial fue de­ri­va­da al ob­ser­va­to­rio gallego de vio­len­cia so­bre la mu­jer, don­de hay re­pre­sen­ta­ción de la sa­la, pa­ra que desa­rro­lle un mo­de­lo que se apli­ca­rá en to­dos los juz­ga­dos de Ga­li­cia com­pe­ten­tes en la ma­te­ria. El TSXG pre­ci­só que pa­ra po­ner en mar­cha la idea se re­quie­ren cier­tos trá­mi­tes que se es­tán es­tu­dian­do. Si se aprue­ba, el for­mu­la­rio se­ría in­cor­po­ra­do por la Xun­ta en el sis­te­ma in­for­má­ti­co Mi­ner­va de los juz­ga­dos pa­ra que los fun­cio­na­rios lo im­pri­man y se lo en­tre­guen a las mal­tra­ta­das pro­te­gi­das. La Con­se­lle­ría de Xus­ti­za so­pe­sa­ba ayer el al­can­ce de la me­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.