Una co­mi­sión pa­ra ajus­tar cuen­tas

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNEGA

Ya te­ne­mos un nue­vo ju­gue­te po­lí­ti­co: ¡la co­mi­sión! Me re­fie­ro a las co­mi­sio­nes par­la­men­ta­rias de in­ves­ti­ga­ción de Ban­kia, del desas­tre de las ca­jas y de có­mo se pro­du­jo la cri­sis fi­nan­cie­ra. Y el pre­vio em­pe­zó de la peor for­ma que po­día em­pe­zar: con los par­ti­dos dán­do­se co­da­zos pa­ra de­mos­trar que el ma­lo ha si­do el ad­ver­sa­rio. Pri­me­ro fue Po­de­mos, pa­ra de­mos­trar que to­do lo an­te­rior a ellos es­tá po­dri­do y lo vie­nen a sa­near. El PSOE se su­mó a la pro­ce­sión por­que, cla­ro, no va a de­jar que su iz­quier­da se lle­ve el san­to y la li­mos­na. El PP se di­jo «vie­nen a por no­so­tros», y su por­ta­voz Her­nan­do se opu­so con una de sus vehe­men­cias: aquí es­ta­mos a le­gis­lar, no a in­ves­ti­gar, vino a de­cir. Lle­gó el asun­to a oí­dos de Luis de Guin­dos y pu­jó al al­za: hay que in­ves­ti­gar, pe­ro a Za­pa­te­ro. Oye­ron tal co­sa los so­cia­lis­tas y vol­vie­ron a ele­var el lis­tón del ca­len­da­rio: in­ves­tí­gue­se des­de el año 2000, no por­que sea co­mien­zo de si­glo, sino pa­ra me­ter el de­do en el ojo a Jo­sé Ma­ría Aznar. No es­ta­mos an­te una ho­nes­ta co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción. Es­ta­mos an­te un ajus­te de cuen­tas.

Po­si­ción de es­te cro­nis­ta: el des­ba­ra­jus­te de las ca­jas ha si­do de tal mag­ni­tud que nun­ca es­tu­vo tan justificado in­ves­ti­gar por qué ha cos­ta­do 62.000 mi­llo­nes de eu­ros al con­tri­bu­yen­te. Pe­ro con dos con­di­cio­nes. La pri­me­ra, que la co­mi­sión no se con­vier­ta en un jui­cio pa­ra­le­lo al de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Fe­li­pe Gon­zá­lez sos­te­nía que no de­be ha­ber una in­ves­ti­ga­ción del Par­la­men­to al mis­mo tiem­po que se efec­túa una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial. El Par­la­men­to bus­ca una ver­dad po­lí­ti­ca, na­tu­ral­men­te in­tere­sa­da, que se de­ci­de por vo­tos e ideo­lo­gía. La Jus­ti­cia bus­ca en prin­ci­pio la ver­dad de los de­li­tos que se ha­yan po­di­do co­me­ter. Se­ría te­rri­ble que hu­bie­se con­tra­dic­ción en­tre las con­clu­sio­nes par­la­men­ta­rias y la sen­ten­cia ju­di­cial.

La se­gun­da, que la co­mi­sión, si lle­ga a cons­ti­tuir­se, no ten­ga los ai­res de ven­gan­za que es­tá em­pe­zan­do a te­ner. ¿Qué se bus­ca de Aznar? Ha­cer­lo cul­pa­ble de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. ¿Y qué bus­can Guin­dos y su par­ti­do de Za­pa­te­ro? Re­cu­pe­rar la teo­ría de la he­ren­cia re­ci­bi­da, echar­le en ca­ra sus erro­res en la ges­tión de la cri­sis, otro ajus­te de cuen­tas. Y to­do el Par­ti­do Po­pu­lar in­clu­so pue­de bus­car al­go tan hu­mano como apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar­se a sí mis­mo y a su Go­bierno como sal­va­do­res del hun­di­mien­to al que nos ha­bía lle­va­do el za­pa­te­ris­mo.

Res­ba­la­di­zo te­rreno: si hay que mi­rar atrás, PP y PSOE de­be­rán acep­tar que se in­ves­ti­gue a los go­bier­nos au­tó­no­mos que am­bos tu­vie­ron en sus ma­nos y que tra­ta­ban a las ca­jas como fin­cas pri­va­das, lle­nas de ami­gos y fi­nan­cia­do­res. Y no se li­bran ni Iz­quier­da Uni­da ni los sin­di­ca­tos, que es­ta­ban en sus con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.